ACTUALIDAD

NOTICIAS

ACTUALIDAD



03/02/201811:01 a.m.Autor: Samantha MartinezEditor: Estefanía Priego
10 sorprendentes verdades que he aprendido en 10 años de matrimonio

Este mes, mi esposo y yo celebramos nuestro décimo aniversario de bodas y hay tanto que he aprendido.

Este mes, mi esposo y yo celebramos nuestro décimo aniversario de bodas. Parece una gran hazaña, algo que solo alcanzarían los “adultos reales”. ¿Podríamos realmente ser adultos reales? Ciertamente no tenemos ganas.

Éstas son las 10 verdades que he aprendido en nuestros 10 años:

1. Tienes que hablar.

Sí, todos lo hemos escuchado antes: la comunicación es la clave. No importa cuánto lo sepas, no es fácil cuando tienes que compartir algo personal, sensible o vergonzoso. Si alguna vez te encuentras guardando algo, pregúntate por qué. Para mí, la respuesta suele ser que solo tengo que soltarlo.

2. Puedes elegir tener razón o puedes elegir ser feliz.

 Esto fue difícil, ¡Especialmente porque estoy segura de que estoy en lo cierto casi todo el tiempo! Lo que he aprendido es que a veces para la armonía de la relación, es más valioso dejarlo ir (cantando Let It Go en mi cabeza) en lugar de luchar para demostrar que tienes razón. Está totalmente bien dejar al otro “ganar” y que cada uno piense en privado que tiene razón.

3. No puedes controlar a otras personas.

Desearía que él y yo perteneciéramos al mismo partido político, que siguiera las instrucciones de una receta, etc. ¡Pero él es quien es! Entonces, aunque desearía poder controlarlo a veces, no puedo. Y si él fuera mi marioneta e hiciera todo lo que yo quisiera todo el tiempo, creo que tendríamos una relación bastante aburrida.

4. Tu pareja no puede ser tu todo.

Mi marido es uno de mis mejores amigos. Durante muchos años, él fue mi único verdadero amigo, hasta que un día me di cuenta de que esperar que él fuera todo para mí era completamente injusto. Después de eso, nuestra relación se puso mucho mejor. Cuando quiero hablar sobre drama familiar, mis amigas están al 100% allí. Cuando quiero desahogarme sobre los problemas en mi negocio, mis amigos de negocios están allí. Mi esposo ya no tiene la presión de serlo TODO.

5. Mantenernos casados para siempre no es lo que estamos buscando.

Este punto es un poco raro, ¿verdad? Realmente va en contra de lo que se nos enseña (y los votos matrimoniales convencionales), pero ésta es mi filosofía: si la relación no es buena, no me interesa permanecer en ella durante 50 años más por el bien de la longevidad. No todas las relaciones están destinadas a ser para siempre y eso está bien. Lo que me parece interesante es que cuando hice este cambio mental, comencé a hacerme más consciente de cómo funciona la relación. Si nada nos mantiene aquí por obligación, ¡es mejor que trabajemos para mantener esto que es tan lindo!

 

 6. El sexo es importante.

Esto es bastante obvio, pero en las prisas del día a día, hacer almuerzos, encargarse del negocio, ir a trabajar, rutinas para irse a la cama, te cansas. El sueño o el tiempo a solas es muy tentador. Pero no creo que nada vuelva a encarrilar tu conexión tan rápido como el sexo.

7. Tienes que ser agradecida.

Es muy fácil darlo todo por sentado y comenzar a fijarte en los aspectos negativos a medida que pasan los años. El cerebro humano está conectado para sobrevivir, y eso significa darse cuenta de los problemas. Es malo para tu relación cuando dejas que ese cerebro de supervivencia primitivo tome el control y note todos los problemas en tu pareja. Para cambiar esto, trata de notar por lo menos una cosa por día que te encanta de tu pareja  y díselo.

8.Tienen que ser ustedes dos contra el mundo.

Los dos estamos de acuerdo en que es el beso de la muerte cuando nuestra mentalidad cambia de "nosotros contra el mundo" a "yo contra ti". Cuando nos damos cuenta de que estamos hablando desde ese lugar, somos rápidos para volver a la mentalidad de equipo. Está bien que haya desacuerdos en la pareja, pero deben darse cuenta de que son ustedes dos contra el desacuerdo, no cada uno de ustedes contra el otro.

9. Nunca dejen de tener aventuras.

¡Intentar cosas nuevas y conocer nuevos lugares juntos es tan bueno para tu relación! No importa si lo hacen solos o con amigos o familiares. Salgan de sus zonas de confort juntos.

10. No es su trabajo hacerme feliz.

Éste es mi favorito. Cada uno de nosotros tenemos el poder de elegir hacernos felices trabajando en nuestros pensamientos. (Ah, y usted sabe que se supone que no debemos ser felices el 100% del tiempo, ¿no?) Somos los únicos que podemos hacernos felices. Obviamente quiero que me respete y sea amable, pero mi propia felicidad es mi trabajo.