PRD, reorganización o extinción; inicia la disputa por los liderazgos

PRD, reorganización o extinción; inicia la disputa por los liderazgos

*Por lo menos en diez estados perdió el registro local

*Falta un análisis a fondo de sus corrientes y alianzas

*El año próximo, clave para la supervivencia solaztequista

EN LAS ELECCIONES federales del 2006, el Partido de la Revolución Democrática, con Andrés Manuel López Obrador como su candidato a la Presidencia estuvo a un paso de la victoria, si atendemos a las cifras oficiales. También con base en esos registros vemos que el PRD y sus aliados –con el mayor aporte solaztequista- obtuvieron: en el año 2000 un total de 6 millones 256 mil votos; en el 2006, un total de 14 millones 756 mil sufragios y en el 2012 un total de 15 millones 800 mil votos.

Sirva esa referencia para entender el tamaño de la caída en el 2018, ya sin AMLO ni Cuauhtémoc Cárdenas en ese partido, una polémica alianza con el Partido Acción Nacional (PAN) y un éxodo del obradorismo hacia Morena. Este año, el PRD sumó apenas 2 millones 338 mil sufragios (5.3%). Y eso en la votación para diputados para diputados federales, porque en la de Presidencia consiguió sólo el 2.3%, cifra que no le alcanzaba para mantener su registro.

Ayer se realizó el Congreso Nacional Extraordinario de Morena, el partido surgido de una ruptura en el PRD y de la suma de decenas de organizaciones y activistas de izquierda. En la asamblea morenista –de la cual abundaremos en otra entrega-, estuvo como telón de fondo la crisis solaztequista. Sin duda que en la perspectiva del movimiento de López Obrador está la suma que puede haber de quienes todavía militan en el perredismo.

RELEVOS OBLIGADOS

EL PRD tiene previsto renovar su dirigencia nacional y las dirigencias estatales a más tardar en octubre de este año. Está obligado a cumplir un mandato del Tribunal Electoral federal. Gerardo Gaudiano, ex candidato de la alianza con el PAN en Tabasco, ha dicho que los 189 mil votos que obtuvo en las recientes elecciones, le dan derecho a buscar la dirigencia nacional apoyado en Nueva Izquierda (Los Chuchos); por su parte, la corriente comandada por Héctor Bautista, Alternativa Democrática Nacional (ADN), enarbola el millón de sufragios logrados por Juan Zepeda en 2017 en el Estado de México. Como sea, el acuerdo entre las tribus perredistas no será un día de campo; los inconformes tienen la muy ancha puerta abierta de Morena…o del PRI en reestructuración.

En Tabasco precisamente, su dirigente estatal Darvin González Ballina reconoció que fue un error aliarse con el PAN para impulsar a Ricardo Anaya a la Presidencia. Sostuvo el también fundador del PRD: “estratégicamente no nos ayudó apoyar la candidatura del panista, ya que los militantes me decían que votarían por nuestro candidato Gerardo Gaudiano para gobernador, pero en los comicios por la presidencia lo harían por Andrés Manuel López Obrador”.

Dijo González Ballina en el programa Tele-reportaje que “gran parte del triunfo de Andrés Manuel en su tierra, se lo debe a los perredistas de Tabasco, todos los tiempos difíciles para la formación política y el liderazgo de Andrés Manuel lo hizo en el PRD, y le debe a los perredistas gran parte de su triunfo”. Pero también habría que decir que López Obrador construyó el PRD y el denominado movimiento democrático.

Más allá de los matices que requiere la revisión del proceso solaztequista, en este espacio analizamos antes de los comicios cómo en las alianzas estatales que el PRD había hecho con el PAN, los beneficios eran para este último partido. En el caso de la lucha por la Presidencia de la República el futuro del solaztequismo y de sus candidatos se complicaba aún más porque tenían que enfrentar a López Obrador, quien los tuvo a las puertas de Los Pinos y gracias a cuyo impulso ganaron varias gubernaturas, sobre todo la de Tabasco en el 2012. Pudimos observar que los candidatos del PRD en la entidad estaban políticamente impedidos de criticar a AMLO a riesgo de que fueran repudiados en las comunidades.

UNA MORENA TENTACIÓN

EN LA COLUMNA Bajo Reserva de El Universal se comentó que ante la debacle del uno de julio había quienes estaban proponiendo desaparecer el PRD, en una especie de “muerte asistida”. Lo editores del diario capitalino anotaron: “desde Morena siguen acercándose a liderazgos perredistas para que dejen de una vez por todas el PRD. El objetivo es desfondar al sol azteca”.

Esteban Iliades, en el diario Milenio, escribió: “Hoy el PRD no está en crisis. Hoy el PRD simplemente no existe” (17/08/2018). Como muestra refiere que el coordinador de la bancada en el Senado, Miguel Mancera, no es ni militante.

El portal Político-mx adelanta que “algunos grupos dentro del Partido de la Revolución Democrática (PRD) evalúan y proponen la idea de eliminar al partido existente y posteriormente fundar uno nuevo”. Añade que la elección del primero de julio “y sin ser catastrofistas, la debacle se confirma con un dato revelador: se perdió el registro en 10 estados al no alcanzar la votación requerida”. El sol azteca pierde su registro local en Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Colima, Jalisco, Nuevo León, Querétaro, Sinaloa, Sonora y Tamaulipas.

Ivonne Acuña Murillo, investigadora de la Universidad Iberoamericana, dijo Alberto Nájar de los servicios de la BBC que uno de los principales retos en la sobrevivencia del PRD es que disputa el mismo nicho de votantes que López Obrador: “Muy probablemente seguiremos viendo la desbandada de gente que se va a ir a Morena, porque creen mejor estar con este gran partido que con el que está en enorme riesgo de desaparecer”.

Añadió: “Si las corrientes y liderazgos que pelean por la dirección del partido no logran limar asperezas y ponerse de acuerdo, van a darle la puntilla al PRD”. (vmsamano@hotmail.com)