DEPORTES

NOTICIAS

DEPORTES



21/06/202011:26 a.m.Autor: Otto LópezFuente: El Sol del Sureste
Un padre con anhelo de noquear a la leucemia: Mario "Maravilla" Sánchez

El boxeador tabasqueño Mario Sánchez afronta dura enfermedad desde hace un año sin descuidar la parte familiar

El amor a su hija: verla y ayudarla siempre, motor que impulsan al boxeador tabasqueño Mario "Maravilla" Sánchez, quien ahora hace lo posible por 'noquear' a la leucemia que padece.

El nativo de Huimanguillo, pero radicado en Cancún, donde tiene su clínica base y sobrelleva su enfermedad, compartió lo difícil que ha sido desde hace más de un año que padece cáncer en la sangre, situación que lo alejó de su pequeña Carolina.

"Estoy echándole ganas porque le tengo amor a la vida, el que no le tiene amor a la vida es porque es un tonto, yo quiero ver crecer a mi hija. Desde que ella nació me la he pasado trabajando y entrenando en Cancún, casi no la he visto, siempre estoy al pendiente de ella, hablo con ella, pero no es lo mismo, yo se que necesita de su papá, así como de su mamá, quiero verla crecer, tratar de darle lo mejor", dijo el pugilista que desde 2019 fue diagnosticado con la enfermedad.

La última ocasión que estuvo con su retoño fue hace más de un año, justo después de ser informado que padecía leucemia, por lo que se trasladó hasta su tierra natal, pero debido a las quimioterapia que recibía se regresó a Cancún, donde continuamente lo canalizan a Mérida para recibir terapia.

"Esto no sé lo deseo a nadie, esto es un infierno la verdad, te lo digo enserio, es un infierno todo; desde que llegas son inyecciones para laboratorio que si sales bajo en defensas te tienen que poner defensas por los glóbulos blancos, hay varios quimioterapias que con solo tomar agua vomitas, la comida no me pasa, ahí me ves sufriendo", refirió.

Recalcó que de la familia del deporte de las narices chatas y las oreja de coliflor le han ayudado, tanto de Huimanguillo, Cancún e incluso el Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

"Muchas personas me han ayudado, boxeadores que no creí que me conocían y que me han echado la mano, me han ayudado. Me han apoyado mucho y se los agradezco infinitamente. Siempre le he pedido a Dios y créeme que tengo la fe que Dios me está apoyando".

Actualmente lleva un nuevo ciclo de quimioterapia, esperando mejoras sustanciales y no tener que recibir un trasplante de médula, enfocándose así a criar a su hija con amor y cariño.


Loading...