En México urge revisar producción, consumo y ahorro

Propone seguir el modelo asiático: incorporar a más población en la economía

En México hay algunos errores qué corregir para impulsar un verdadero desarrollo, sostiene el economista y planificador Firdaus Jhabvala Marshall: es necesario seguir el modelo de los países asiáticos y no el de Estados Unidos, se requiere también fomentar el mercado interno con consumo local y combatir conductas antieconómicas como la falta de ahorro.

En México urge revisar producción, consumo y ahorro
- Publicidad -

En esta segunda parte del amplio diálogo con el fundador del Centro de Estudio de Investigación del Sureste (CEIS) y doctor en Teoría Económica por la Universidad de Pensilvania,  es enfático al advertir que tenemos un problema de fondo: producimos lo que no consumimos y consumimos lo que no producimos.

En nuestro país –subraya- “hay una serie de conductas socioculturales que son  antieconómicas. Tienen que ser revaloradas por los propios mexicanos, porque no es trabajo del gobierno. Existe muy baja prioridad para el ahorro, y por eso lo que se tiene es deuda a nivel individual, familiar y gubernamental. Con las tasas de interés observo que todo está pensado para el consumo inmediato”.

imagen-cuerpo

- Publicidad -

DESIGUALDAD Y ESTANCAMIENTO

Firdaus Jhabvala tiene una visión crítica pero también optimista. Sostiene: “En mis más de 45 años que llevo de conocer México, no he visto que ningún gobierno federal, estatal o municipal, arme su presupuesto para combatir la desigualdad socioeconómica de la población. No miden cuánto realmente invierten en esto. Un país con tanta desigualdad está condenado a un estancamiento secular, que es lo que tenemos porque en los últimos 40 años de crisis recurrentes.

Diario Presente: El presidente López Obrador se propone atender a sectores marginados del desarrollo.

Firdaus Jhabvala Marshal: Es correcta su intención. Yo calculo que nos llevará al menos una generación para salir adelante, que pueden ser 20 o 30 años por  los ritmos económicos. Pero cada movimiento correcto tiene su impacto sobre el crecimiento económico. Si construyes un camino en el lugar adecuado quiere decir que va a haber más economía, más productos movilizados. Hay que comenzar con los centavos para hacer los pesos.

DP: Se tienen que enfrentar grandes rezagos…

FJM: El Estado Mexicano está organizado para servir al modelo imperial y no al modelo democrático. Los indicadores de productividad nacional son bajísimos. En otras épocas, como la de Lázaro Cárdenas, con menos hacía mucho más; pero al paso de los años se amarró el crecimiento. En el sexenio pasado el sector público federal comenzó con una deuda de 5 billones de pesos y concluyó en 11 billones de pesos, pero los ingresos crecieron sólo un 6o%. Aquí tenemos un desequilibrio en las finanzas nacionales y la consecuencia de esto es que el Estado está fuera de la zona de sustentabilidad financiera. Existe un endeudamiento improductivo. De ocho pesos que se recaudan uno es para pagar la deuda. Es riesgoso, se necesita muy poco para desestabilizar a la economía.

DP: Es un problema heredado del pasado sexenio

FJM: Definitivamente, el gobierno actual no es responsable de esta problemática de endeudamiento. Pero, ahora sí es su problema y tienen que hacerle frente. Tiene poco, por ello las políticas públicas van a tener su financiamiento. Va estar estrecha y tensa, pero se puede avanzar.

DP: Usted decía que debemos escoger el proyecto correcto.

FJM: Yo veo que el problema para el gobierno de la Cuarta Transformación radica en la dialéctica del financiamiento; pero también la visión mexicana del mundo es esencialmente de los Estados Unidos, porque es el país más exitoso, el más cercano; pero para México los modelos realmente exitosos son los asiáticos, donde sobra mano de obra. En Asia para ser mesero hay 50 candidatos, para ser profesor hay 200. La lucha por un empleo es ardua. México debe proyectarse como otro “tigre asiático”. Estos países llevan un nivel de más de 6 por ciento de crecimiento, porque han entendido el truco de proveer de herramientas para que el trabajo incapaz se vuelva productivo.

Hay que fortalecer el mercado interno, sostiene el también inventor y especialista en sistemas hidráulicos: “En una economía por muy global que sea, hay una preferencia de un gran sector por consumir lo que produce, eso lo podemos ver en grandes ciudades como Nueva York, Montreal o Londres, donde se pueden observar productos locales de una gran calidad”.

DP: Apoyarse en lo local…

FJM: Si se quiere desarrollar Tabasco, por ejemplo, yo pondría un ejemplo sencillo: lograr que tabasqueños consuman agua de coco todos los días, si esto ocurre va a sostener al 30 por ciento de la población con niveles de vida dentro de la media nacional, se beneficia al sector más pobre que es el agrícola. Habrá sobrantes del coco para aprovechar en otro aspecto. Surgirá así una industria fuerte asociada que impacta sobre el resto de la economía. Eso es una revolución económica. No es una utopía, está al alcance.

Hay miles de situaciones favorables para el país, pero falta visión, porque México consume lo que no produce y produce lo que no consume. Una economía desintegrada de esa manera, no va a poder competir contra economías internacionales”


- Publicidad -

También podría interesarte
En México urge revisar producción, consumo y ahorro

Conocidos de la hidrobióloga sospechan que no descendió a la pecera acompañada

En México urge revisar producción, consumo y ahorro

Ante la respuesta del IMSS del caso de Keren, creen que la dependecia oculta algo

En México urge revisar producción, consumo y ahorro

Pacientes jóvenes con artritis reumatoide tienen más riesgo de fracturas antes de los 50 años


- Publicidad -

Loading...