INVESTIGACIONES

NOTICIAS

INVESTIGACIONES



29/09/201810:48 a.m.Autor: Wilber AlbertFuente: DIARIO PRESENTE
Tren en Teapa, época de oro en economía

Extranjeros inyectaban una fuerte derrama económica al municipio y parte del estado

El ferrocarril en Tabasco tiene su propia historia. A tal grado que en aquella vieja estación de Teapa, en la Sierra tabasqueña, llegaba habitualmente un tren turístico de la línea Finelyne, que traía en sus vagones de lujo visitantes norteamericanos, eran personas jubiladas de los Estados Unidos de Norteamérica, quienes inyectaban una fuerte derrama económica al municipio y parte del estado.

"De aquí, de Teapa, los turistas se trasladaban a Villahermosa, a Comalcalco o a Palenque, para luego regresar y continuar su viaje hacia Mérida y de ahí hacía la Ciudad de México", recuerda Miguel Ángel García Jiménez, teapaneco de nacimiento y ferrocarrilero.

Esos trenes, que llegaron hace unos 30 años, eran de primera clase, con dormitorios, comedor, baños, mirador además con camareros "y todo el personal que los atendía", rememora y agrega con aires de nostalgia: "aquí les surtíamos de hielo, de agua, de todo lo que necesitaban".

Aunque no tenían una fecha establecida para su llegada a la zona, el ferrocarril con turistas norteamericanos no era el único que hacía su arribo en Teapa, "también llegaban trenes con mexicanos, que pasaban por aquí y dejaban mucho dinero para varios rubros", señala don Miguel.

Hablar del ferrocarril es hablar de una tradición para varias familias originarias de la Sultana de la Sierra. Daniel Mora Ramírez, periodista de profesión, pero de familia ferrocarrilera por abolengo, ya que su abuelo, su padre y tíos, así como sus hermanos, son o fueron ferrocarrileros.

Con un trabajo de investigación sobre los orígenes del ferrocarril en aquella zona de Tabasco, Mora Ramírez señala que como parte de la ampliación de la ruta Coatzacoalcos-Teapa-Tenosique y Mérida, la fue en 1938, y era manejada por Clemente Ramírez Jara, su abuelo, quien fue el primer capacitado a nivel nacional para operar estas máquinas eléctricas con planta a diesel, que vinieron a substituir a las antiguas de vapor.

Era el único capacitado para manejar este tipo de máquinas, y también fue quien operó la última a vapor de la época de Porfirio Díaz, que llegó hasta San Manuel, por Estación Chontalpa.

El comienzo de una tradición

Teapa, de la ruta de Coatzacoalcos a Mérida, se convierte en la estación de mayor importancia con la llegada del ferrocarril y de los ferrocarrileros, "porque aquí se genera la mayor zona comercial de toda la región, la que incluía al norte de Chiapas, y de Villahermosa tenían que venir a Teapa para comercializar sus productos", afirma Mora Ramírez.

Así, Teapa, se convierte en un punto estratégico para el comercio y el asentamiento de los ferrocarrileros en el lugar, marcando un hito histórico por ser el factor que permite detonar el desarrollo económico de la zona.

En ese entonces, agrega el teapaneco, "habían varias corridas, estaba el tren de pasajeros o rápido, que llegaba a las 11 de la mañana, aunque había otra corrida en la noche, pero aquí era donde más tardaba, por el cambio de combustible o servicios como mantenimiento y otros más. También estaban las corridas como el tren mixto y el tren de trabajo".

Los trabajadores que llegaron con el ferrocarril eran igual de importantes que los que había en Mérida, por eso se asentaron y crearon familias, contribuyendo así al desarrollo de la localidad, "a pesar de que hubo oposición porque existía una diferencia social, una costumbre casi tribal de los pobladores, que no permitían que gentes ajenas se establecieran en la zona, a pesar de que los que trajeron la economía fueron los trabajadores del ferrocarril, ya que tenían que abastecerse víveres en los negocios y comercios locales".



Loading...