MÉXICO

NOTICIAS

MÉXICO



30/05/201812:14 p.m.Autor: RedacciónFuente: Sin embargo
Nada obliga a Peña Nieto a cumplir sus compromisos de campaña firmados ante notario

Actualmente permanecen inconclusos más del 50 por ciento de los 266 compromisos adquiridos

"Te lo firmo y te lo cumplo", fue el lema con el que Enrique Peña Nieto inició su campaña electoral en el 2012, a través del cual hizo 266 compromisos que firmó ante un notario público. A casi seis meses de que termine su gestión como Presidente de la República, sólo ha cumplido alrededor del 40 por ciento de éstos, y a pesar que firmó dichos convenios ante notario público no hay nada que lo obligue a cumplirlos.

"Si la persona que declaró no es cabal, es responsabilidad de esa persona, lo notarios no tenemos ninguna atribución legal para ir más allá. Como elemento público sirve, pero no existe una obligación para cumplir un compromiso, lo cual no está regulado para su cumplimiento en ninguna ley", indicó José Antonio Manzanero Escutia, presidente del Colegio Nacional del Notariado Mexicano.

Actualmente permanecen inconclusos más del 50 por ciento de los 266 compromisos adquiridos, pues no se han cumplido pendientes como obras de infraestructura, conectividad y proyectos para recuperar la seguridad en ciudades víctimas de violencia, tan sólo al cierre del año pasado sólo había cumplido el 38.5 por ciento.

A finales del 2017 la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) emitió un comunicado en el que instaba al Presidente de la República a hacer efectivas dichas promesas, "solo se han cumplido el 40 por ciento de dichos compromisos, lo cual significa que seis de cada 10 promesas de gestión, no han sido honradas en los hechos", acusaba la cúpula patronal.

Para que el Presidente pudiera consumar aquello que ofreció sería necesario concluir más de treinta proyectos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, doce de la Secretaría de Educación Pública, y dieciséis en materia de Salud en los estados, afirmó el organismo, que acusó además a Peña Nieto de enfocar su atención en la coyuntura electoral en vez de robustecer las acciones y mejorar la eficiencia de su gestión para cumplir con los compromisos, programas y metas del gobierno.

Manzanero Escutia explicó que un notario es receptor de una manifestación de voluntad y la figura del notario no es ni autoridad sancionadora ni autoridad en diversos órdenes en materia de amparo. Así, un acta notarial es un documento público que constata lo que una persona manifestó, pero no hay ninguna figura que sea coercible o que obligue al cumplimento de algo.

"Los notarios sólo dan fe pública de lo declarado, no así de su cumplimiento, ni de su seguimiento", dijo el especialista.