MUNDO

NOTICIAS

MUNDO



06/08/201807:40 p.m.Autor: RedacciónFuente: Milenio Digital
Cambio climático podría matar a 85% de la población

Un estudio sobre el cambio climático, publicado este lunes, indica que un clima incontrolable podría aumentar la temperatura global hasta 5 grados centígrados.

Aunque la humanidad reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero, como se prevé en el Acuerdo de París, el planeta podría caer en un clima incontrolable. De ser así, la temperatura media de la Tierra podría estabilizarse entre 4 o 5 grados centígrados más caliente con respecto a la era preindustrial y un planeta en esas condiciones no podría albergar a más de mil millones de personas.

Así lo plantea un estudio publicado este lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Hans Joachim Schellnhuber, director del Potsdam Institute for Climate Impact Research y coautor del estudio, señaló que "estos acontecimientos en cascada podrían llevar al sistema Tierra en su conjunto a un nuevo modo de funcionamiento".

Las emisiones de gases de efecto invernadero ya provocaron un alza de 1ºC de la temperatura media de la Tierra, aumentando las probabilidades y la intensidad de canículas, sequías y tormentas.

Los científicos señalaron puntos de inflexión del "sistema Tierra", que actualmente son neutros o beneficiosos, pero que podrían volverse nefastos, provocando más emisiones de CO2 y de metano hacia la atmósfera que todas las actividades humanas combinadas. Estos puntos de inflexión están vinculados a unas temperaturas más allá de las cuales la liberación de estos gases sería inevitable.

"Cuando se alcanza un umbral crítico, el proceso de reacciones se automantiene", señala el estudio, que expresa preocupación porque la Tierra pueda acercarse a un umbral que la condene a convertirse en un invernadero: para fines de siglo, o incluso antes, los ríos se desbordarían, las tormentas causarían estragos en las comunidades costeras y el deshielo polar llevaría a niveles del mar mucho más altos, inundando las tierras costeras que albergan a cientos de millones de personas.

"Pozos de carbono" debilitados

Los bosques y los océanos absorbieron en las últimas décadas más de la mitad de las emisiones de carbono. Pero los bosques se achican y los océanos dan muestras de saturación de CO2, según estudios recientes. Su papel de esponja podría debilitarse.

Permafrost

El metano y el CO2 atrapados en el permafrost, la parte del suelo permanentemente congelado en Rusia y Canadá, equivale a unos 15 años de emisiones humanas. En caso de que se descongele, los gases liberados acelerarían el calentamiento, liberando aún más gases.

De forma similar, los hidratos de metano, compuestos en apariencia de hielo y presentes en los fondos marinos, también son vulnerables al cambio climático, pero los científicos no saben a qué ritmo. Se sospecha que se encuentran en el origen de episodios rápidos de cambio climático ocurridos hace varios millones de años.

Reducción de las selvas

Un calentamiento de tres grados centígrados podría condenar a la larga al declive del 40% de las selvas amazónicas, según un reciente estudio. Y los incendios, que no se tienen en cuenta en este modelo, podrían acelerar esta destrucción susceptible de liberar a la atmósfera miles de millones de toneladas de CO2.

Menos banquisa

El espejo blanco helado del hielo marino reenvía el 80% de los rayos de sol. Pero con el derretimiento de éste, el océano que lo remplaza absorbe el 80% de las radiaciones, acelerando el calentamiento. En el Ártico, el primer verano sin esta banquisa está previsto antes de mediados de siglo. La situación podría repetirse cada cuatro años en un mundo a dos grados más de temperatura respecto a la era preindustrial.

Casquetes glaciares

Los científicos concuerdan en que existe una temperatura de equilibrio más allá de la cual los casquetes glaciares que recubren la Antártida y Groenlandia se fundirán. Otra cuestión a saber es el tiempo que le llevará a estos casquetes fundirse, liberando volúmenes enormes de agua dulce en los océanos. Las consecuencias serían devastadoras: dos tercios de las grandes ciudades están instaladas a menos de 10 metros por encima del nivel del mar, al igual que las planicies agrícolas que las alimentan.

El derretimiento del hielo de la Antártida occidental y de Groenlandia conduciría a un aumento del nivel del mar de 13 metros. El casquete de la Antártida oriental, más sensible al calentamiento climático de lo que se creía, representa potencialmente 12 metros más.

Efecto dominó

Según los autores del estudio, todos los mecanismos están interconectados, y uno podría desencadenar otro, y así sucesivamente. 



Loading...