MUNDO

NOTICIAS

MUNDO



04/12/201708:33 a.m.Autor: RedacciónEditor: Alejandra LizaldeFuente: Agencias
Gobierno rebelde yemení anuncia la muerte de expresidente Ali Abdalá Saleh

Saleh había muerto por disparos de combatientes hutíes

La alianza rebelde en Yemen está rota desde el momento en que, esta mañana, las milicias hutíes han volado la casa de su hasta ahora aliado el expresidente Ali Abdulah Saleh en Saná. Saleh habría sido muerto en un ataque, según anunció la televisión de los hutíes. Sin embargo, fuentes próximas a Saleh dijeron al canal saudí Al Arabiya que éste sigue vivo y al frente de sus fuerzas en la capital yemení.

El partido-milicia Ansar Allah, más conocido como los hutíes, y los leales a Ali Abulah Saleh llevan una semana enfrentados, mientras la coalición encabezada por Arabia Saudí continúa bombardeando pero ahora en apoyo de Saleh, que se manifestó partidario de llegar a un acuerdo con la facción del presidente Abd Rabo Mansur Hadi y sus patrocinadores saudíes.

Mansur Hadi ha aprovechado la quiebra de la alianza rebelde para ordenar un avance sobre la capital desde la vecina Marib, a unos 100 kilómetros, cuyo alcance y posibilidades de éxito están muy lejos de poder predecirse. Siete batallones han recibido la orden de ponerse en marcha, según France Presse.

En esta situación cada día más dramática para la población yemení, seis agencias de Naciones Unidas han hecho un llamamiento conjunto pidiendo el levantamiento total del bloqueo a la ayuda humanitaria al territorio en manos de los rebeldes. Unicef, Acnur, el Programa Mundial de Alimentos, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Internacional para las Migraciones y la coordinadora de asuntos humanitarios, OCHA, demandan que se restablezca el acceso a los puertos de mercancías comerciales (el 90% de los alimentos proceden del exterior) y se amplíe el de las cargamentos de ayuda. Más de 8 millones de personas podrían morir de hambre.

La ONU señala varios aspectos de extrema gravedad. Entre otros:

-El precio de la harina de trigo ha aumentado en un 30 por ciento, mientras que el precio del combustible se ha duplicado y agua transportada por camión se ha disparado en un 600 por ciento en algunos lugares.

-Las redes urbanas de suministro de agua en siete ciudades se han quedado sin combustible y ahora dependen de las organizaciones humanitarias para compensar esa carencia. Otras ciudades pronto estarán en una situación similar si el bloqueo no se levanta, lo que dejaría a 11 millones de personas sin agua potable.

-En otras áreas, las personas están reduciendo su consumo de alimentos a niveles peligrosos para pagar el creciente costo del transporte por agua o están recurriendo a fuentes de agua contaminadas para satisfacer sus necesidades básicas.

-Menos de la mitad de las instalaciones de salud están funcionando y se cerrarán más hospitales y centros de salud si los suministros de combustible y agua no mejoran.

En la última ola de bombardeos han muerto al menos 125 personas y los combates en Saná entre los antiguos aliados han costado unos 60 muertos. La capital es una ciudad muerta. El sábado pasado, el expresidente Saleh dijo estar dispuesto a negociar si cesaban los bombardeos y si se levantaba el bloqueo.

La oferta de Saleh fue tachada de “gran traición” por los hutíes, lo que llevó a que los efectivos de cada bando se atrincheraran en las zonas que controlan en Saná. Los hutíes controlan los accesos al centro y han desplazado tropas desde el norte del país.




Loading...



DEJA UN COMENTARIO