OPINIÓN

Adán: reconciliación y reencauzamiento económico
05/07/2018

Será un mandatario con ventajas históricas a su favor, la clave será en saber cómo aprovecharlas. Al recibir la Constancia de Mayoría del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPCT) el próximo domingo 8 de julio, Adán Augusto López Hernández abandona el periodo de campañas, y se convierte en el Gobernador Electo de Tabasco, que a partir del primero de enero del 2019 sustituirá al actual mandatario estatal Arturo Núñez Jiménez.

Como el mismo reconoció (en entrevista realizada en Diario Presente por el colega periodista Víctor Sámano Labastida), que aunque no les causó sorpresa, no se esperaban la votación tan apabullante de los tabasqueños en las urnas este primero de julio. 

Con 21 diputados seguros para la próxima legislatura, y 15 de las 17 alcaldías en las que el Programa de Resultados Preliminares de Tabasco (PREPET) del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPCT) los señala como ganadores de la jornada electoral, el virtual Gobernador Electo estará en condiciones de gobernar sin contrapesos en el marco de la política de reconciliación y el reencauzamiento de la economía y la seguridad que viene anunciando como ejes de lo que será su gobierno.       

Sin duda, Tabasco de la mano de Adán Augusto López, tiene muy buenas opciones para que desde el mismo periodo de transición que arrancará en breve, perfile un proyecto a corto y mediano plazo que enfrente con eficiencia, pero sobre todo con fortaleza, la titánica tarea de reconstruir el Estado, minado y disminuido por una confrontación política – partidista añeja, pero que se agudizó durante el periodo de la alternancia 2012- 2018, cuando por primera vez el Partido Revolucionario Institucional (PRI) perdió la gubernatura por la fuerza del voto.   

Si bien el sexenio que terminará el próximo 31 de diciembre estuvo marcado por batallas campales e inverosímiles, entre las autoridades y los nuevos opositores (del sexenio que concluirá en diciembre); el nuevo gobierno, que en sí mismo representa la segunda alternancia en Tabasco, tendrá menos problemas para gobernar, y si se hacen bien las cosas, podrá convertir sin mayores obstáculos aquellas propuestas  de la izquierda mexicana enfocadas al combate de la pobreza y la desigualdad, combate a la corrupción y a la impunidad, etc.

Definitivamente, en sexenio que viene es promisorio para Tabasco, todos sabemos que tiene la particularidad que por primera vez en la Historia de México, México tendrá un Presidente de la República tabasqueño. Punto que hace especial la ocasión y materializa una inmejorable oportunidad para que los vientos de reconciliación y unidad social, de  crecimiento y oportunidad de desarrollo en todas las  áreas y de todos los tabasqueños, se haga realidad.   

Por lo pronto, Adán Augusto López Hernández, como virtual Gobernador y próximo mandatario estatal para el periodo 2018-2014, apoyado por un leal y hábil Leonel Cota Montaño, y el exdiputado Marco Rosendo Medina Filigrana, tejen los acuerdos para una transición en el marco del respeto, en tanto se prepara el equipo de entrega recepción de la administración pública estatal entre el actual y próximo gobierno.      

Será un mandatario con ventajas históricas a su favor, la clave será en la integración de su gabinete y él saber cómo aprovecharlas.

Agradeceré sus comentarios al email:  rusbeldominguezjj@gmail.com





DEJA UN COMENTARIO