DiarioPresenteLogoDiaDeMuertosDesktop

OPINIÓN

ESCALA CRÍTICA

Celebraciones, protestas, cacerolazos; se cierran ciclos, la realidad se impone
02/12/2019

En SPIUJAT, el continuismo; más de 18 años en el poder. UN FIN DE SEMANA intenso. Hechos con simbolismo y, en algunos casos, con elementos comunes. La atención política se enfocó al cumplimiento del Primer Año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador y su celebración dominical; ayer mismo, la oposición al régimen de AMLO buscó mostrar su fuerza. Pero también hubo expresiones masivas contra el neoliberalismo, bandera con la que se identifica el mandatario mexicano: el llamado cacerolazo latinoamericano.

Al mismo tiempo, en varias ciudades de México y del mundo, un reclamo va en incremento: frenar la violencia contra las mujeres. Tomando como ejemplo la protesta del colectivo Las Tesis (Chile), una singular y emotiva toma de calles es protagonizada por mujeres de todas las edades. Surgida como una denuncia a la brutalidad de los Carabineros chilenos (una especie de Guardia o Gendarmería Nacional), estas manifestaciones se replicaron contra las agresiones sexuales, el patriarcado y la corrupción de los jueces.

Hay signos sobre el cierre de un ciclo y el inicio de otro. 

CELEBRACIÓN Y PROTESTA

SE CUMPLIÓ el primer año con Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia. En su discurso dominical ratificó el propósito de establecer un modelo distinto del neoliberalismo. Como era previsible, los simpatizantes de AMLO colmaron en Zócalo capitalino en lo que fue su Cuarto Informe, de acuerdo a las etapas que él mismo ha marcado. Mientras, en Colombia, Ecuador, Brasil, Perú, Venezuela, Bolivia, Paraguay, Chile, Argentina, y en prácticamente toda Latinoamérica, organizaciones populares realizaron ayer una singular protesta: el cacerolazo internacional.

Los organizadores dijeron en su convocatoria: "Un grito ancestral, masivo, contundente, contra el imperialismo, el neoliberalismo y los rezagos coloniales que nos oprimen y nos condenan a la pobreza, la miseria, la exclusión y la violencia mientras depredan y destruyen la naturaleza. Contra el fascismo y por la vida".

En un documentado texto ("Cacerolazo: la `banda sonora´ de la protesta latinoamericana", EFE/El Espectador), Luis Amaya publicó: "Hace 189 años, en una Francia empobrecida por las Guerras Napoleónicas y las malas medidas económicas que precedieron a la Monarquía de Julio (la de Luis Felipe I, "El Rey Ciudadano"), los manifestantes comenzaron a usar las cacerolas como método de protesta ante pronunciamientos de políticos cercanos al oficialismo. 

"La Revolución de 1830 llevó a la corona francesa a Luis Felipe I tras la abdicación de Carlos X, pero apenas dos años después el descontento popular se vio manifestado de nuevo en intentos de asonadas por todas las calles del país". El golpe de las cacerolas se volvió simbólico. Más que un sello ideológico, es una manifestación de necesidad. Usada por la izquierda más radical o la derecha recalcitrante, "la voz de las cacerolas" tiene sentido cuando los platos están vacíos. Es lo que sucede ahora cuando se hablan de una crisis del neoliberalismo o del capitalismo depredador, al tiempo que otros señalan a un populismo ineficiente. Los rezagos pesan y marcan el ritmo.  Bolivia mostró la posibilidad de una vía alterna en lo económico, pero sin capacidad para construir una sólida propuesta institucional democrática.

Como telón de fondo, la violencia cotidiana (no sólo criminal, también económica y política) que tiene a las mujeres como sus víctimas históricas y ahora visibles. Miles de féminas de todas las edades encontraron en el grito y canto de las chilenas una forma reclamo. "El patriarcado es un juez, que nos juzga por nacer...", dice el himno que ahora entonan y que apunta a la columna vertebral de la impunidad. 

AL MARGEN

EL VIERNES pasado se realizaron elecciones en el Sindicato de Profesores e Investigadores de Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (SPIUJAT), y de no prosperar las impugnaciones el grupo que asumió el control del gremio desde hace 18 años -con el apoyo de Candita Gil Jiménez- sumará un periodo más al frente de la dirigencia, hasta el 2024.

Las esperanzas de los opositores de marcar un cambio en el SPIUJAT se esfumaron desde mucho antes de las votaciones. Los que planteaban un cambio se presentaron divididos, de manera que a Melchor Hernández de la Planilla Verde le bastaron 550, votos de un padrón de 2600 sindicalizados, para obtener la mayoría. Independientemente de que el comité saliente mantiene la hegemonía del proceso.

En total se contabilizaron un mil 675 sufragios, disputados por seis planillas. Tan sólo la suma de los votos de las fórmulas Rosa (297), Blanca (201) y Guinda (99), superaría a la Verde. Las otras planillas Azul y Amarilla sumaron cada una 295 y 233.

De acuerdo al registro de los sindicalizados del SPIUJAT un grupo se mantiene en el Comité Ejecutivo desde que Fuentes Milla fue impulsado por la ex rectora Gil Jiménez y de quien se dice busca ser un factor de decisión en la sucesión de José Manuel Piña en enero próximo.

**

EL CONOCIDO activista Pedro Manuel Olivé González, del Colectivo Cultural Corazón de Piedra Verde y quien participó en la organización Maíz Tabasco, requiere apoyo para sus medicamentos, según informan sus familiares. Se encuentra delicado de salud y sin recursos. Los teléfonos para mayor información: 9934 361972 y con su hijo Pedro Balam, 9933 444186.

**

CONCLUIDO su ciclo en el Sistema Estatal Anticorrupción, el comunicador Fernando Vázquez se incorpora al equipo de Juan A. Ferrer en el Instituto Nacional del Bienestar.

(vmsamano@hotmail.com)




DEJA UN COMENTARIO