OPINIÓN

OPINIÓN

Cierres sexenales complejos; unos más que otros
04/08/2018

En unos meses más el gobernador del estado, Arturo Núñez Jiménez, pasará la estafeta al ganador del pasado proceso electoral estatal. Con ello se cerrarán los seis años de trabajo que inició en el año 2013 al obtener el triunfo como candidato de una coalición de izquierda sobre el partido que durante más de 80 años gobernó Tabasco. 

Con Núñez Jiménez por primera vez ganaba el PRD la gubernatura del estado, junto a varios municipios, el Congreso del estado también se vistió de amarillo.

Haciendo un balance justo hay que señalar que Núñez Jiménez hizo lo que pudo al frente de la administración estatal que vivió tiempos difíciles. Para algunos puede ser mucho, para otros el trabajo puede ser insuficiente. Lo que no se puede negar es la entrega que realizó de forma personal y familiar para sacar del atolladero al estado.

En su gobierno los recursos destinados a salud, educación y seguridad pública llegaron a montos nunca antes ejercidos en la entidad. Además de que las buenas relaciones con la federación permitieron enfrentar de forma más certera asuntos tan sensibles como la delincuencia organizada.

Creó los programas sociales Corazón amigo y Casa Amiga que junto a Cambia tu Tiempo han sido reconocidos a nivel nacional, logrando que se incluyera en leyes en la materia por lo que ya son de carácter obligatorio. Podrán perfeccionarlos, pero difícilmente eliminarlos.

En esta administración fue posible conocer el estado que guarda las finanzas públicas. La información se puso al alcance de la ciudadanía y se conocieron algunos esfuerzos de integrar un presupuesto ciudadano, un documento sencillo en la que menciona la distribución de los recursos públicos que se ejercen cada año.

Desde principios de la actual administración empezaron las turbulencias económicas provocadas por una crisis petrolera de la cual todavía no se ve fin. Al ser Tabasco el principal proveedor de crudo en tierra y detenerse la actividad, provocó que miles de trabajadores que se empelaban en la actividad petrolera, ya sea con PEMEX o con alguna empresa que le laboraba a la ex paraestatal, fueran despedidos. Las pérdidas de espacios laborales se cuentan por miles y no han parado. 

Una de las consecuencias directas de la pérdida de plazas en la actividad petrolera fue la reducción de flujo económico y el incremento de la demanda de servicios públicos que antes satisfacía la iniciativa privada.

La federación intervino para sobrellevar los impactos de estas crisis del petróleo en el año 2016 mediante un programa de reactivación económica en los estados de Tabasco y Campeche. Se comprometieron diversos apoyos a estas dos entidades. Entre ellos la creación de una Zona Económica Especial y la apertura de la pesca en el golfo de México. Las dos propuestas quedaron en eso y todo indica que concluirá el sexenio y corresponderá a la futura administración concretarlos y modificarlos.

Ante lo prolongado de la crisis económica, la federación comprometió una segunda etapa de la reactivación económica que aún no vemos claro. Otra promesa en el archivo.

A pesar de estar en la última etapa de su gobierno, Arturo Núñez Jiménez no ha detenido su actividad. Se le ha visto entregando obras o inaugurando otras, en los municipios y en la capital del estado. Es cierto que no todo es miel sobre hojuelas, y hay déficits sobre los cuales se avalanzarán los críticos; se entiende, es parte de la democracia y de la lucha por el poder.

Fiel a las instituciones ha reconocido el triunfo de Morena y mantiene pláticas con el gobernador electo, Adán Augusto López Hernández, quien ha señalado su interés en participar en la integración de lo que será el presupuesto de egresos del año 2019.

El propio Núñez Jiménez reitera que le tocó gobernar en tiempos difíciles. Sin embargo, no puede ni lejanamente compararse la situación que vive actualmente Tabasco frente a la que se padeció al término de la administración de Andrés Granier Melo.  De alguna manera, los frutos de las bases colocadas en este sexenio deber rendir frutos en los tiempos que siguen.

POSTDATA

Contra las especulaciones y las prisas, se confirmó que será el miércoles 8 de agosto cuando los magistrados del Tribunal Electoral declaren oficialmente Presidente Electo al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador. A partir de entonces se le entregará la constancia de mayoría y se notificará a la Cámara de Diputados. Los jueces rechazaron las impugnaciones de algunos presuntos afectados por el cómputo del INE. Todo sigue su curso legal.





DEJA UN COMENTARIO