OPINIÓN

Competencia reñida; trabajo de estructuras
26/06/2018

Con los cierres de campaña preparados, todos los candidatos al gobierno del estado afinan detalles para las elecciones de este domingo. Los eventos con los que van a concluir sus actos de proselitismo son minucias comparados con la operación el día primero de julio. Los batallones de representantes de partidos se ejercitan, tienen la gran responsabilidad de cuidar los votos.

El fantasma de la violencia se asoma en una elección marcada por la muerte de más de un centenar de personas en todo el país. Cada uno de estos crímenes debe aclararse, con mayor razón porque aunque sea de manera circunstancial están inscritas en el proceso y contribuyen a generar tensión. Por fortuna, en Tabasco las diferencias se han mantenido dentro del margen de la normalidad. Y lo deseable es que así se mantengan.

Incluso con toda la tranquilidad en que se espera que se desarrollen los comicios, las cosas pueden tomar un giro inesperado. Encuestas aparte, el diablo está en los detalles y es de primera importancia que la gente salga a votar. Y que sepa cómo hacerlo. Otro detalle crítico es que los funcionarios de casilla sepan cómo contar los votos en los que se manifiesta la voluntad popular. Queda confiar en las labores de capacitación que han hecho los órganos electorales.

De antemano, se aprecia que a la hora de la votación hay muchos detalles que podrían no estar del todo claros tanto para la ciudadanía como para los funcionarios de casilla. Son las elecciones más complejas de la historia. De ahí que no esté de más darle una repasada a los temas de cómo se cuentan los votos para las coaliciones, los independientes, y el uso de nombres o apodos como  marcas en toda la boleta que pueden llegar a ser válidos siempre y cuando quede claro a qué candidato benefician.

Faltan apenas unos días para la prueba de fuego que enfrentarán las coaliciones. Polémicas desde su conformación, tanto por las diferencias ideológicas entre los partidos que las conforman como por los señalamientos de oportunismo político, estás alianzas impensables hace apenas una década demuestran que el debilitamiento de los partidos los ha orillado a aliarse porque en solitario carecen de la fuerza necesaria para obtener triunfos importantes.

Ya se verá el 2 de julio quiénes son los ganadores y los perdedores de esta decisión, porque cuando a la ciudadanía no le gustan este tipo de decisiones políticas, por fuerza alguien tiene que pagar los platos rotos. Y muchos institutos políticos ya muestran señas de graves debilidades internas.

Los ciudadanos deben reflexionar las implicaciones que pueden tener sus decisiones. Las elecciones sirven no nada más para llevar a alguien a ocupar un cargo, también sirven para definir el presupuesto para los partidos por los siguientes tres años. Un voto más es dinero, mientras que un voto menos los limita. En algunos casos podrían verse castigados al punto de su desaparición, sean grandes o pequeños.

Preocupados por ganarse la confianza de la gente, es poco probable que los candidatos aborden algunos de estos temas en sus cierres de campaña. El triunfalismo no da cabida a la autocrítica. Sin embargo, los partidos deben preocuparse también porque sus simpatizantes y representantes electorales tengan todo muy claro. Todo indica que la votación unánime por partidos o coaliciones es el único escenario que no se va a dar. Al final, los votos siempre serán para el partido que mejor trabaje y consolide sus estructuras, lo que debería ser el trabajo de los partidos. Arriesgarse a dejar todo en manos del candidato puede llegar a costar hasta el registro.

PRIMERA PARADA

El gobernador Arturo Núñez ha dado muestra plena de su respeto a la política de "piso parejo" que ofreció para los contendientes en este proceso electoral. Además de que promovió la firma de un compromiso en ese sentido con los integrantes de la Conferencia Nacional de Gobernadores, Conago.  Aunque los gobernadores no tienen, o no deben tener injerencia en los órganos electorales, sí pueden aportar mucho procurando que sus funcionarios no desvíen recursos.

SEGUNDA PARADA

Este columnista escuchó varias "quejas" de candidatos del partido en el poder que esperaban que el Ejecutivo estatal ordenara "abrir la cartera" para financiar las campañas del Frente. Pero se equivocaron y no escucharon con atención las instrucciones que Núñez dio a sus funcionarios: plena libertad para participar y expresar sus opiniones, pero siempre atentos a la Ley. Sobre todo en el manejo de recursos.

PARADA ESPECIAL

Mañana cierran campaña dos de los competidores más fuertes por la gubernatura: Adán Augusto López Hernández, favorito según las encuestas, de la coalición que encabeza Morena y Gerardo Gaudiano, de la alianza que lidera en Tabasco el PRD. La abanderada del PRI, Gina Trujillo, optó por los cierres regionales en esta etapa. López Hernández será respaldado por el abanderado a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador. Un miércoles movido.





DEJA UN COMENTARIO