OPINIÓN

Componentes del crecimiento económico
11/11/2019

En lo que va del año ya ha sido muy escuchado que México no está creciendo a los niveles esperados y que estados como Tabasco, donde se van a llevar a cabo fuertes proyectos federales, aún están esperando el anhelado repunte. En este contexto de falta de crecimiento y ante la duda de si es simplemente por ser el primer año de gobierno o si ya se debería de haber reflejado en las variables macroeconómicas, me gustaría aprovechar para recordar los componentes de la variable que tanto esperamos su crecimiento, el Producto Interno Bruto. 

Para los primeros macroeconomistas, claro, estamos hablando de Sir John Maynard Keynes y sus promotores, una manera de registrar la actividad económica realizada en un país o espacio geográfico definido a lo largo de un periodo de tiempo, es por medio del valor, ya sea a precios corrientes o constantes, de los bienes y servicios producidos en ese lugar. A este valor es al que llamamos en la actualidad Producto Interno Bruto. Se le llama Interno porque es solo la producción dentro del país, no toma en cuenta nuestras empresas mexicanas en el extranjero y bruto porque no se le quita el consumo de capital en el proceso, un tipo de depreciación. Por el lado de la oferta este Producto interno Bruto se calcula por medio del pago a los factores de la producción y por medio de la demanda con la suma del consumo, la inversión, el gasto gubernamental y las exportaciones netas (exportaciones menos importaciones).  Este segundo método de cálculo es el que más comúnmente se usa para análisis, ya que nos permite identificar si el problema con el estancamiento del PIB es por el extranjero, exportaciones netas bajas, si es por la baja fortaleza de la economía interna, bajo consumo, por la falta de actividad empresarial, baja inversión o incluso si es que el gobierno está gastando menos recursos. Entonces, ahora que hemos explicado un poco más de esta variable, que podemos comentar acerca de la dinámica de sus componentes y en cuál de estos podría estar reflejándose un problema, obviamente sabiendo que la relación no es mutuamente excluyente. 

Empezando por el consumo. tenemos que, según el índice de consumo privado en el mercado interno del INEGI, el mismo se ha mantenido con un nulo cambio de enero a la última publicación del mismo que corresponde al mes de agosto y respecto al año anterior con un crecimiento moderado. Por lo tanto, los consumidores se han presentado con las mismas necesidades y al parecer de una u otra manera las han seguido complaciendo de la misma manera. Por el otro lado, la inversión fija bruta tanto en construcción como en maquinaria y equipo ha tenido grandes contracciones desde que empezó el año, la misma según el índice de inversión fija bruta ha caído durante 7 periodos seguidos, registrando incluso mínimos históricos en el mes de julio. Esto nos demuestra que uno de los grandes problemas en el actual periodo con el PIB es la falta de inversión por parte de las empresas, el motivo podría llevarnos mucho más que esta aportación y probablemente ni siquiera tendríamos certeza de la respuesta, pero ahí hay un primer punto rojo. Pasando al gasto gubernamental el mismo se estima que cerrando el año habrá tenido un aumento de aproximadamente 3%, lo que cambio considerablemente es la forma en la que se está ejerciendo ese presupuestó, probablemente llevando a efectos diferentes al de los años anteriores. Terminando con el sector interno pasaremos a la relación productiva que tenemos con el exterior, exportaciones e importaciones. En este componente externo nuestro país ha tenido fuertes contracciones en la cantidad de productos que vende en el exterior, según la balanza comercial del INEGI las exportaciones mexicanas han caído aproximadamente un 1.3% y aunque en ella hay grandes contracciones por ejemplo en exportaciones petroleras, también hay crecimiento de sectores como el agropecuario. Las importaciones de bienes también han disminuido considerablemente pero aun así nuestro país sigue teniendo un déficit comercial. Esta parte del análisis es la que le puede dar un poco de aliento a la postura de que no estamos creciendo por una desaceleración mundial, la demanda y oferta mundial de productos está disminuyendo. 

En conclusión, realizando un análisis por medio de los componentes del PIB podríamos resumir que para este año los problemas se han encontrado en una baja inversión, una disminución en la interacción productiva con el resto del mundo y probablemente en que los efectos del reajuste del presupuesto gubernamental estén dando resultados por el momento diferentes a lo que esta variable estaba acostumbrada. 




DEJA UN COMENTARIO