OPINIÓN

COSA PUBLICA

Cosa pública
11/09/2018

Víctor Manuel Acosta  

La visita que el presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, realizará este viernes 14 para presidir el 60 aniversario del programa de noticias "Telerreportaje" no solamente permite advertir el futuro de la política de comunicación en Tabasco, de forma concreta, también el trazo de la historia que este político tabasqueño ligado a la izquierda, surgido de la más profundo de la sociedad local,ofrece en el ascenso al poder –el máximo posible- que podría obtenerse en el país: la Presidencia de la República con el control total del Poder Legislativo.

TODO EMPEZO AQUÍ

     Una fotografía de Andrés Manuel Presidente de México, con el actual Rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers permite el recuerdo. Ahí, pide: "dialogo, más diálogo y otra vez diálogo, para  resolver el conflicto. La reunión tiene como meta revisar el conflicto en la UNAM donde hubo agresiones de grupos. Un impecable traje azul marino oscuro y su corbata azul mas claro, con nudo perfecto.

     "(...) ahí en su departamento de Copilco, en aquel 1983 –mediados- el recuerdo para el columnista es muy nítido. Andres Manuel estaba escribiendo su libro "Entre la Historia y la Esperanza". Es el cimiento. Y me dice:

      " he decidido concluir la carrera de ciencias políticas. Me inscribí de nuevo y me cuesta trabajo hacerme el nudo de la corbata".  No puedo olvidar ese detalle. Viajaba con frecuencia al DF y siempre lo visitaba ya instalado en su oficina del INCO. ( guardo una colección de libros del consumidor que me regalo) Este primer acercamiento a la memoria, de cara a su visita para el 60 aniversario, es inevitable, porque en aquellos entonces, leia a Blonch, concretamente "Introducción a la Historia" . Y tenia presente esta frase que ya no me abandonara jamás:

    "( hay hombres que se sientan en la banqueta a ver pasar la historia (...) y hay otros que deciden ser parte de esa historia (...)".

 Y describe: "(...) la diferencia entre la naturaleza y el hombre, es la capacidad de transformación. Una montaña puede ser historia –tener historias- pero un hombre con sus obras puede ser histórico. La diferencia, entre el hombre y la naturaleza,  es la capacidad de transformar. Y ciertamente, Andrés Manuel López Obrador, es hombre que transforma. Ya no son sus charlas, de antes y de ahora, "anécdotas cualquiera". Ya no es Andrés Manuel, el hombre común; tiene el poder constitucional y meta constitucional. No advertirlo, es una fatalidad.

¿CUANDO INICIO TODO?

    Es difícil precisar el inicio, pero tiene tres tiempos:

  A.-) su salida de Tabasco en 1983

   B.-) retorno como candidato a gobernador en 1988

    C.-) su segunda candidatura para gobernador en 1994.

   LA POLITICA BANQUETERA

     Cuando dejo el PRI y se quedó sin recursos ( no le pagaron los meses que laboro) . Andrés siempre ha sido un personaje muy desinteresado del dinero para uso personal. Casi un dilema. Debía acudir "a los amigos", pero tras la renuncia ( yo era director del Diario de Tabasco) me llamó e invitó a su toma de posesión como Oficial Mayor de Gobierno. No se indisciplinó, pero renunció de inmediato con una sencilla carta: "renuncio".

Y comentaba con sorna, luego

     "(...) los que eran mis amigos, se cambiaban de banqueta para evitar el saludo". De ahí viene esa expresión que acuño como propia: en Tabasco se practica política banquetera. Ciertamente.

 COMO ERNESTO CARDENAL

    Lo acompañe en el intento de 1988 y parte del 94. ( indudablemente estuve con Adan Augusto en la campaña local de este feneciente año del 2018) Andres Manuel tiene la costumbre de regalar libros. Me hizo llegar uno, que conservo perdido en algún cartón ignorado ( me he cambiado en tres ocasiones de casa) . En el inicio de los ochenta, la revolución sandinista nos hizo soñar ( hoy Daniel Ortega es un dictador) y Cardenal, el sacerdote nicaragüense que fundo una comunidad en la Isla de Solantiname. El libro que me regaló Andres Manuel, marco mi amor hacia la poesía de este personaje. De sus epigramas, en el forro del libro escribió:

    "bang,bang ¿Quién vive?.. Un hermano, contra otro hermano".

        Pero no puedo dejar de recordar esos poemas/epigramas debo rescatar de la memoria, los nombres de Samuel Soto Giles, Luis Enrique Martinez, Luis Andrés Pampillon, que ciertamente, "juntos hicimos historia". Siempre periodistas, siempre necios. La historia que ahora se escribe, obliga con el personaje, a no ignorar ese trazo que el propio Andrés Manuel muestra. Entre el tabasqueño que no podía construir el nudo de la corbata para ir por segunda ocasión a la Facultad de Ciencias Políticas, al que ahora  -impecable- mandata ¡diálogo, más diálogo y otra vez diálogo, se debe precisar: la lucha en contra de la corrupción,  va en serio. (CONTINUARA





DEJA UN COMENTARIO