OPINIÓN

Cruce de Líneas
13/09/2018

Roselbel Domínguez Jiménez

AJUSTES Y REACOMODOS.- Por lo visto el cierre del sexenio de la administración estatal será de balances indeterminados por la situación sui géneris en la parte económica, presionada por la falta de dinero circulante, el rechazo al endeudamiento con la banca comercial y los efectos en el pago de salarios de una burocracia en buena medida partidizada que exige pagos atrasados en las calles. Los problemas se originaron en el núcleo de la misma alternancia, como producto del reacomodo de los factores económicos alineados por lo general a la política.            

PROCESOS INCONCLUSOS.- Tal vez la pausada y lenta forma de aterrizar la reforma energética impulsada por el Gobierno Federal, se debió al temor de no detonar más protestas en tierras del hoy Presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO), como principal defensor del petróleo, y probablemente para evitar que creciera su imagen antisistema y convirtiera la reforma energética en un tema nacional que amenazara la sucesión presidencial y allanara el camino a la presidencia del tabasqueño, lo que finalmente sí ocurrió.    

GIRO DE 360 GRADOS.- Aunque la reforma energética en lo relacionado al petróleo continúa en vías de ajustes, cambios, e incluso, se habla de la posible cancelación de contratos, por lo visto hasta este momento, ninguno superó la etapa de la información mediática manejada desde la Secretaría de Energía (Sener). Es evidente que de ahí para acá no se ha visto nada en firme, salvo anuncios de proyectos que no llegan y posiblemente no llegarán de acuerdo a la forma en la que fueron inicialmente redactados. Se acaba el sexenio de Peña Nieto y sólo hemos tenido los coletazos negativos. Cambio de 360 grados, que al menos subraya que las licitaciones vienen para la construcción de la refinería; pero que para la refinación y la exportación está en revisión.

EL PETRÓLEO MUEVE A LA GENTE.- En resumen, los costos de una reforma aplazada creo un cisma coyuntural manejado políticamente y con resultados adversos para el Presidente Enrique Peña Nieto, pero más para los tabasqueños que no solo fuimos testigos de la desaceleración económica, sino que experimentamos creciente porcentaje de desempleo e inseguridad. Aunque a decir verdad, por mucho seso que le pusieran a una reforma constitucional en la que se renunciara a la rectoría del Estado, simplemente sacaría chispas. Posiblemente el gobierno corrió los riesgos y comprobó que el petróleo despierta pasión y mueva a la gente. La prueba ahí está.   

IMPACTO EN LA ADMINISTRACIÓN.- Reforma que en plena alternancia política marcó un gobierno que como ya se ha escrito con anterioridad, trabajó con una reducción progresiva de recursos federales que terminó en crisis de varios sectores de la administración, sobre todo en el pago de nómina a los trabajadores del Gobierno y en el financiamiento de las obras realizadas en la presente administración. Ciertamente el gobernador Arturo Núñez ha explicado que con la reducción de la actividad petrolera, disminuyó el circulante, el pago de impuestos de empresas y trabajadores en la banca. Aunque a muchos no les guste la decisión de no endeudar más las finanzas públicas, es una medida que contribuye a no comprometer el presupuesto en pagos de créditos a largo plazo, que por muy bajo que se hable de los intereses, siempre representa un compromiso ineludible. El no endeudamiento es algo que agradecerá la próxima administración.

MARCHAS Y PROTESTAS.- La transparencia y la rendición de cuentas que se exige a la Secretaría de Salud, Secretaría de Finanzas, y de Educación, contribuiría a mejorar la imagen del mandatario Núñez Jiménez con los gobernados, a mejorar el clima social y las relaciones de los empleados con las autoridades. En resumen hay que ver que la falta de dinero afecta más a los ciudadanos que no tienen un empleo en el gobierno, que aquellos que si lo tienen. E incluso, la burocracia se prepara para recibir sus aguinaldos. Sin embargo, ellos no se preguntan cuántos tabasqueños no recibirán ni un peso de aguinaldos. Hay tiempo de sacrificios. Este podría ser uno de ellos.





DEJA UN COMENTARIO