OPINIÓN

CUENTAS Y CUENTOS
21/05/2019

A supervisar los trabajos del programa "Sembrando Vida". A eso vino el presidente de la república Andrés Manuel López Obrador; visitó Balancán, y escuchó a los ejidatarios que se inscribieron en el programa. "Hacía mucho que no nos visitaba un Presidente", refirió uno de los ejidatarios que habló durante la ceremonia.

Quienes no conocen el lugar, deberían darse una vueltita, porque el municipio siempre ha adolecido de abandono, ausencia de ley, y carencia de inversiones reales orientadas a desarrollar esa zona. En su momento el entonces presidente Luis Echeverría intentó poblar la zona, allá por la década de los setenta del siglo pasado, pero el resultado no fue  verdaderamente el esperado.

Tierra de nadie, dicen, Balancán ha recibido poca atención. Es bueno saber, según refieren los campesinos, que ahora parece mejorar el panorama; al menos el programa les da cierta autonomía que antes les era imposible tener.

Corazón azul, ciricote, guanábana, son algunos de los árboles que se encuentran ya en viveros para posteriormente ser ubicados en las hectáreas que corresponda. Ojalá que los promotores y técnicos respondan a la responsabilidad del programa, no sólo por la inversión económica sino por el contenido social.

Los programas que impulsan el desarrollo e integración social, siempre van a estar en la mira, sobre todo porque tiene que ver con la llamada "Cartilla Moral", que dicho sea de paso, a mucha gente se le pasó fundamentar esos programas en esa propuesta del presidente de México. Pero están en la mira porque tiene que ver con la cuestión ética y moral de cada persona, asociación y grupo que integra ésta desmantelada sociedad, que entre otras cosas deberá cultivar la paciencia, esa sí que requiere de riegos diarios y constantes de tolerancia, misma que no es muy barata que digamos, accesible menos.

De comprometerse las personas que participan en los programas de "Sembrando vida", es factible que se tenga un país reforestado; no en la cantidad que quisiéramos, pero viene a resarcir mucho del daño que hemos ocasionado. Por cierto, deben investigarse la versión de que varios de los incendios forestales recientes tiene relación con la actitud especulativa de quienes buscan acabar con la flora para entrar a los subsidios. Sería criminal.

Pues bien, mirar hacia las comunidades es un factor determinante que muchos no han entendido en este país. El porcentaje de las mismas que componen el total de población de la nación, es importante a la hora de las elecciones, y mucho han descuidado esa parte. Nadie quiere caminar entre las personas de las comunidades, apoyarlos, acompañarlos, y vuelta a reaprender. Tanto ellos como nosotros estamos en este territorio para aprender; unos más que otros, sin duda. Pero, ni los partidos políticos más jóvenes dan paso hacia las comunidades. Eso implica, como dije arriba, poner en uso paciencia y tolerancia, el trabajo diario de construir a futuro una plataforma no sólo para la generación de políticos que pretenden acceder al poder, sino que implica la organización de un país que le urge trascender, no por vanidad, sino por organización social superior.

Andrés Manuel López Obrador apuesta por la paz a partir de la educación, el trabajo, y la solidaridad, cosa que muy pocos toman en cuenta. A veces los problemas grandes, tienen soluciones tan simples. Y el actual presidente lo sabe. Si queremos paz, no puede abonar por la paz con la actitud del guerrero; más bien será con la del economista y el planificador, las acciones que llevará acabo apoyándose en las personas, es su mayor apuesta. ¿Estarán las personas a la altura de ese desafío?

AL MARGEN

Impulsar un Plan de Desarrollo que mueva la economía de El Salvador, Honduras y Guatemala, para detener los movimientos migratorios, mejorar por la vía de la paz, y no violentar más la zona, es la finalidad que tiene el plan presentado ayer durante el espacio de entrevistas que ofrece el presidente Andrés Manuel López Obrador. Este plan le fue encargado a la maestra Alicia Bárcena Ibarra, secretaria general de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina).

Alicia Bárcena,  presentó este lunes el Plan de Desarrollo para México y Centroamérica con el que busca impulsar a la región en materia económica, social y migratoria.

Bárcena sostuvo que se trata de un plan que cambia de paradigmas, al establecer como base la seguridad humana en cuatro ejes: desarrollo económico; bienestar social; sostenibilidad ambiental y gestión integral del ciclo migratorio. Una extraordinaria apuesta.





DEJA UN COMENTARIO