OPINIÓN

¿Educar con golpes o fijar reglas y límites?
07/08/2019

Partiendo de un dicho de la actriz Carmen Salinas, donde aseguró que se debe educar a los hijos con golpes, tal vez se refería a retroceder en el tiempo, cuando en efecto, reinaban más aplicar el cinturón que hablar con los niños para educarlos.

Hoy son varios los talleres, cursos e incluso diplomados los que recomiendan las formas y maneras de comprender y brindarle confianza a los hijos.

Una constante que predomina, de acuerdo a los especialistas es que nos ha faltado es la comunicación familiar, sobre todo ahora con el uso de las tecnologías, donde un claro ejemplo es que a la hora de reunirse cada quien está atendiendo su celular.

Atrás quedaron las pláticas, las historias de los abuelos y los tíos que llegaban de viaje para sorprendernos, y esas actividades igual eran parte de la educación.

Lo que no recomiendan en estos días es escuchar atentamente las cosas que cuenten, mostrando interés por las cosas que les preocupan e intentando ponerse en su lugar.

A lo largo del día hay que aprovechar las distintas ocasiones para charlar, intercambiar experiencias, sentimientos, ideas y planes. Sin embargo, no hemos aprendido a darles tiempo de calidad y respetar sus puntos de vista.

Falta enseñarles a mostrarles sus derechos pero igual sus límites y bajo esas conductas organizarse como núcleo familiar.

La manera en que se decida educar a los hijos tendrá un impacto directo a su desarrollo y dependerá no solo de la forma de ser sino también la  del hijo. En nuestra cultura se piensa que es la madre quien debe agarrar ese papel, quien debería enseñar los valores, comportamientos, reglas, y que el padre es el encargado de la autoridad y la disciplina.

La realidad es que el trabajo es en conjunto. Es un binomio que debe acordar para educar, involucrándose en todas las esferas de ese desarrollo.

Como padres debemos recordar que la crianza no se reduce a la disciplina, más bien contempla el mostrar afecto.

Dar cachetadas y otro tipo de golpes solo se va creando rencores, pero soltarlos demasiados va creando irresponsabilidades por parte del hijo. Es educarlos en la nada. Hacerlos soñar en un mundo irreal, y cuando despiertan puede ser demasiado tarde.

Una de las enseñanzas es ayudarlos a valerse por sí mismos, que piensen en las consecuencias de sus actos, hacerles entender que cuando rompen las reglas existen consecuencias, afirmar sus cualidades, así como fomentar la comunicación abierta. No es colocar en primer término los golpes.

PARÉNTESIS

El gobernador Adán Augusto López Hernández aseguró respecto a la consulta iniciada por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) para ver si inicia una acción de incostitucionalidad contra las reformas  al Código Penal del estado, en las que se contemplan sanciones más severas para quienes extorsionen a través de bloqueos, dijo que ´están en su derecho´. El jefe del Ejecutivo estatal aseveró que él es respetuoso del pronunciamiento de las instancias encargadas de los derechos humanos. (kundera_w@hotmail.com)




DEJA UN COMENTARIO