El "Efecto AMLO", los votos y el proyecto; avance territorial o consolidación política

*Desde 1988, López Obrador confirma su capacidad en las urnas *Aunque explícitamente no esté en las boletas, está en la contienda *El desafío ya no es ganar sufragios, sino asegurar su propuesta

ES UN PERSONAJE polémico, pero puede afirmarse que hasta el momento Andrés Manuel López Obrador también es un fenómeno electoral. Sus adversarios han buscado etiquetarlo en una corriente populista –recordemos que Barack Obama se asumió como "populista"-, otros más presentarlo como la reencarnación del PRI hegemónico, en tanto que sus simpatizantes lo reclaman como un líder histórico. Frente a las palabras están los números en la política: desde sus primeras incursiones en las elecciones, AMLO demostró tener un alto rendimiento en las urnas.

En 1988 logró hacer saltar a la oposición de mínimos registros del 2 y 3 por ciento, hasta poco más de un 20%. Esto a pesar del fraude y el uso de todo el aparato de Estado. Seis años después, todavía remando contra el inmenso poder del sistema y enfrentado a Roberto Madrazo por la gubernatura, López Obrador consiguió que le reconocieran el 41.75% de la votación; a su rival le dieron oficialmente el 56.10%. También hubo documentados señalamientos de fraude.

Pero el tema hoy es el alto rendimiento electoral que siempre ha tenido AMLO de manera que se acuñó el término "efecto López Obrador". Sobre todo estando en la boleta, como se vio en los comicios por la Jefatura de Gobierno del DF en el 2000, y la Presidencia en 2006, en 2012 y en 2018.

Sin embargo, aun no estando en la boleta sus números le son favorables. Así por ejemplo en Tabasco sus candidatos obtuvieron en 1991 las primeras cuatro diputaciones y los primeros gobiernos de oposición en las alcaldías (mediante concejos municipales) y desde entonces su movimiento fue en ascenso.

También buenas cuentas entregó como dirigente nacional del PRD y qué decir de la primera incursión electoral con Morena en 2015, con el salto extraordinario que dio en 2018.

Salvo que suceda una catástrofe política o un milagro para los opositores, la presencia de López Obrador seguirá siendo determinante en 2024.

ENCUESTAS Y DEMOCRACIA

LAS ENCUESTAS son la herramienta preferida de la coalición gobernante. AMLO anunció ya que se aplicará a la selección de quien los represente en los comicios presidenciales. También las utilizarán para los aspirantes a las gubernaturas y otros cargos. Por demás está decir que los sondeos, su aplicación y resultados no están exentos de carga política. Aquí hemos comentado sobre la importancia que los partidos retomen una participación más activa, con debates internos, asambleas, ejercicios de democracia. Pero no se quieren exponer a las rupturas.

Las encuestas son utilizadas intensamente para tratar de adelantar los posibles resultados de las elecciones. Son material noticioso, y en algunos casos mecanismos de presión a los competidores. Las de junio próximo en seis estados no son la excepción. De acuerdo a los sondeos Morena ganaría las elecciones para gobernador en Oaxaca, Hidalgo y Quintana Roo; también incrementó sus posibilidades en Tamaulipas.

En Oaxaca, una alianza de Morena-PT-PVEM-Unión Popular, aventaja a la coalición PRI-PRD, mientras que el PAN va por su cuenta, lo mismo que MC. En Quintana Roo, se mantiene en la delantera el bloque de Morena y sus aliados; PAN va con el PRD y el PRI sigue por su cuenta. Como se puede observar sucede lo contrario que en Oaxaca donde el tricolor se acompaña de los solaztequistas.

En Hidalgo, a pesar de que PRI-PAN y PRD, lograron construir una coalición hasta el momento no logran superar los números de Morena en las encuestas (un bloque en el que están PT y Panal, partido que sobrevive localmente).

En Tamaulipas también compite la triple alianza PRI-PAN-PRD contra Morena-PT-PVEM, y los sondeos dan unos nueve puntos de ventaja a estos últimos.

Las mismas encuestas dan en Aguascalientes a la alianza PRI-PAN-PRD una ventaja de unos 10 puntos frente a Morena, que no concretó su coalición con el PVEM y PT, que juntos acumulan un 5% por ciento de las intenciones del voto. Otro 10 por ciento lo tiene MC.

En Durango, aunque los resultados previos (2015, 2021) le otorgaron delantera al PAN, en las semanas recientes se fue cerrando el margen: la coalición tripartita (PAN-PRI-PRD) registra una muy endeble ventaja frente Morena-PT y PVEM.

Como le decía al principio, la figura de López Obrador sigue siendo un activo determinante en las votaciones. De esta forma, donde la oposición tiene un escaso margen, las posibilidades de triunfo de Morena aumentan el día de los comicios.

AL MARGEN

TENIENDO Morena la casi seguridad del triunfo con el candidato o la candidata que sea, el reto de López Obrador es lograr que su coalición escoja no a quien asegure la mayoría de votos –eso se da por hecho-, sino quien garantice el proyecto de la 4T. Más válido es para quien los abandera a la Presidencia. (vmsámano@hotmail.com)