OPINIÓN

ESCALA CRÍTICA

El "empate" de AMLO, Meade y Anaya; la carrera por los dos primeros sitios
13/02/2018

*Terminadas las precampañas, López Obrador sigue a la cabeza

*Una lucha cerrada entre los abanderados del PRI y Frente

*Interesante trabajo de Oraculus, para cruzar los datos publicados

Víctor M. Sámano Labastida

UN CONCEPTO se convirtió en fundamental para los partidos y candidatos ahora que terminaron las precampañas: "empatar". Aurelio Nuño, portavoz del candidato del PRI José Antonio Meade, afirmó que en este momento su representado terminó "empatado" con Andrés Manuel López Obrador en las encuestas; por su parte, Ricardo Anaya, del PAN, sostiene que sacó amplia ventaja al priista Meade y logró un "empate técnico" con AMLO. Los voceros de este último, por su parte, aseguran que el PRI y el PAN terminarán "empatados" contra Morena en la recta final de las campañas.

El término "empate" tiene varias definiciones. Se aplica a los competidores que obtienen el mismo número de puntos y en donde no existe un ganador. Pero también puede significar "empalmar", "juntar", "enlazar", "atar un anzuelo".

Me parece que si usamos la variedad de acepciones de la palabra empate, podríamos conceder que López Obrador, Anaya y Meade, puede defender cada uno su propia visión de empate. Tanto el abanderado del PRI como el del PAN necesitan convencer que alcanzaron al puntero de las encuestas, quien además se mantuvo a la cabeza desde hace más de un año...sin rival identificado y para el que construyó el término "la mafia del poder".

Ahora AMLO sostiene que si "para abril o para mayo" los números no ayudan a Meade Kuribreña, "la mafia" apoyará Ricardo Anaya. Esto es se juntarán, enlazarán, empatarán, sus dos rivales.

PAREJERA O TERCIOS

HEMOS comentado aquí que conforme transcurrió la competencia los protagonistas han ido ajustando su estrategia.

Veamos. López Obrador mantiene un eje rector de su campaña que consiste en buscar que la contienda ocurra entre dos: él y sus rivales (PRI y PAN, más sus aliados). Al mismo tiempo fue estableciendo un mecanismo de coaliciones y sumas pragmáticas para restar fuerza a sus oponentes.

El PRI y el grupo de Enrique Peña Nieto primero buscó dispersar a los opositores. En un primer momento simpatizó con la posible alianza del PAN y PRD, para canalizar el voto antisistema; al mismo tiempo que promovió la vía independiente.

Sin embargo, puede ubicarse en la elección estatal en Edomex un momento de ruptura, de modo que el PAN y Ricardo Anaya se convirtieron también en rivales del PRI. Desde entonces comenzaron una serie de denuncias y ataques contra el panista. Puede explicarse en la medida en que tanto el PRI como el PAN pelean el mismo puesto: estar en la recta final contra López Obrador.

Si la pelea es entre tres o cuatro, el PRI corre el riesgo de que una votación de tercios lo envía a un tercer sitio o termine favoreciendo a AMLO. Como este último declaró desde 2014, y más claramente en 2015, su intención de desfondar al PRD, por lógica que quienes se quedaron en el solaztequismo se sumaron al bloque antilopezobradorista.

ANTIS Y PROS

EN LAS PRECAMPAÑAS fuimos testigos de una especie de primera vuelta, de manera que cuando ocurran las campañas formales, estarán más definidas las fuerzas y coaliciones. Todo indica que estaremos frente a dos bloques:  el voto antisistema (anti PRI) y el voto prosistema. Lo determinante será si la inconformidad antisistema se divide entre el Frente y AMLO, o si este último logra mantenerse como cauce del descontento.

Con las reservas que se deben tomar las encuestas, herramientas incorporadas al marketing político, podemos anotar que al término de las precampañas López Obrador sigue encabezando las preferencias de los votantes potenciales.

El sitio ORACULUS-MX, desarrollado por Javier Márquez, presente un interesante ejercicio estadístico ya que da seguimiento a las encuestas publicadas y compara sus resultados. Para este análisis sólo toma en cuenta aquellas que se realizan conforme a los criterios establecidos por el Instituto Nacional Electoral  (INE), organismo que registra la metodología, los resultados y la forma de financiamiento.

En total, la página de ORACULUS-MX recoge 16 encuestas publicadas entre noviembre de 2017 y principios de febrero de este año (seguramente habrá una actualización en estos días).

Allí se muestra que en todos estos ejercicios demoscópicos López Obrador se mantuvo en primer lugar y sólo hubo una disputa relativa por el segundo puesto entre Anaya y Meade.

En nueve de las 16 encuestas mencionadas, fue el panista Anaya quien aparece en segundo sitio; el priista Meade sólo le gana en cuatro –pero siempre superados por AMLO-. Y hablando de empates, en tres del totalidad de la muestra Meade y Anaya empatan....pero en el segundo sitio.

Una diferencia notoria son los puntos que separan a los tres aspirantes. Mientras en algunos de estos ejercicios la ventaja de uno sobre otro es de apenas dos o tres puntos, en otras López Obrador se separa notoriamente de sus adversarios. Dos casas encuestadoras Buendía Laredo (25 de enero) y Parametría (2 de febrero) le dan a AMLO un 40 por ciento de intenciones del voto. Mitofsky (del 14 de enero) es un poco más conservadora y le reconoce 33 por ciento de preferencias.

AL MARGEN

AYER se cumplieron 59 años de la fundación del Diario Presente. Fue un 12 de febrero de 1959 cuando este matutino, en formato clásico de ocho columnas y en blanco y negro, apareció en las calles de Villahermosa. Adaptarse a los cambios tecnológicos no ha sido difícil, lo más complejo es responder a las necesidades e intereses de una sociedad plural. Mucho ha cambiado desde aquel comienzo. (vmsamano@yahoo.com.mx)



DEJA UN COMENTARIO