OPINIÓN

Empezar de cero, un dilema para la reflexión
20/07/2018

Un ejercicio que desde hace años se olvidó en los diferentes partidos políticos fue el de formar cuadros. Tal preocupación tenía como objetivo alentar a los jóvenes en oratoria, debates y mesa de análisis, en resumen, capacitarlos para los futuros puestos públicos y destacar sus competencias.

El PRI, quien hoy quedó borrado del mapa electoral, y por tal razón su más reciente dirigente, René Juárez, indicó en su discurso de renuncia que ese instituto político llegó a la debacle porque se dejó a un lado a la militancia, la desatención dentro y fuera del instituto los dejó fuera de toda esperanza para ser mayoría en el congreso y el senado.

El tricolor fue quien más se caracterizó hace muchos años por darle a sus afiliados una formación para la gestión pública, especializarlos temas de acción gubernamental y hacerlos participar en la vida pública del país.

Se sabe que es obligación de los partidos formar y educar a sus cuadros. Deben fortalecerlos porque se necesita buscar para el Estado gente preparada, y que pueda desempeñar los cargos públicos de una manera eficiente.

Sin embargo, pasa todo lo contrario, se ha fallado una y otra vez, porque al final, la mayoría de los nuevos políticos que ostentaron algún cargo traicionaron sus propios principios, cayendo en escándalos que los llevaron hasta la cárcel, destacaron el PRI, PAN y PRD.

De forma curiosa, los partidos de oposición en lugar de formar sus propios cuadros prefieren llevar y adoptar a ex militantes ya sea del PRI, PAN o del PRD. Lo que indica que falta una concepción propia, un origen, se perdió.

Con el anuncio de que partidos como el de Encuentro Social, del Trabajo, Movimiento Ciudadano, e incluso el PAN en Tabasco perdieron sus registros, hoy ven un panorama gris, sin aliento para resurgir y poder regresar.

No cuentan con los mecanismos para hacerlo, comentan algunos especialistas. Estar en la derrota no les da fuerza para empezar de nuevo y hacer el análisis de la reflexión.

Un dato que puede rescatarse es el de Andrés Manuel López Obrador, quien compitió tres veces para buscar la Presidencia de la República, y en las primeras dos, después de perder, de manera inmediata llevó a cabo un recorrido por todo el país para continuar con su objetivo. No se dio por vencido, su fuerza y voluntad lo hicieron llegar a ser hoy el Presidente.

En el caso de los partidos, es momento para demostrar su fortaleza, seguir ese ejemplo, y estar de nuevo en la competencia, no quedarse en la orfandad.

Reconstruirse significa darse el valor agregado, y ahora sí, pensar en los cuadros que más adelante le darán brillo a cada uno de los partidos que se quedaron en la oposición o fuera del escenario.

PARÉNTESIS

CONTINÚA la muerte de manatíes en la entidad. Nadie sabe, nadie supo. Aunque los pescadores –con toda la experiencia- dicen que tales acontecimientos se deben al hidrocarburo que se derrama por esa zona, un problema que las autoridades federales en el estado no quieren reconocer. Tarea.





DEJA UN COMENTARIO