OPINIÓN

ESCALA CRÍTICA

Escala Crítica
11/10/2018

*Se les rescatará, pero no a ciegas; pide AMLO que rindan cuentas

*Necesario un plan integral para todo el sexenio, el déficit creciente

*El nuevo gobierno comprometido a no desamparar a los trabajadores

Víctor M. Sámano Labastida

DESDE principios de los años ochenta se habla en México de una crisis presupuestal. "Apretarse el cinturón" fue la frase preferida de los gobernantes durante más de cinco sexenios; a partir del régimen de Enrique Peña Nieto se pasó al régimen de los "recortes presupuestales" . El primer tijeretazo fue en enero de 2015, con una merma de 124 mil millones de pesos. Comenzaron los efectos en cascada. Esto a pesar de que año con año se anunciaba un uso racional de los dineros públicos, pero las fugas continuaron.

Recientemente, Andrés Manuel López Obrador, refirió en Michoacán cuatro "lineamientos generales" para el presupuesto de 2019, actualmente en elaboración: 1).- Conservación de infraestructura; 2).- continuar con obras en proceso y garantizar el mantenimiento de las existentes; 3).- el programa de bienestar (acciones sociales); y, 4).- los convenios conjuntos con estados.

El eje sobre el que gira la revisión y futura asignación presupuestal es la austeridad, complementada con el combate a la corrupción que va de la mano con la rendición de cuentas y la transparencia.

¿DÓNDE ESTÁ EL DINERO?

HAY falta de recursos en las dependencias federales, gobiernos estatales y municipales. Aunque también de manera contradictoria existen subejercicios y derroche. Entre las instituciones que pasan por serios problemas para ajustar sus nóminas y otros gastos comprometidos están las universidades.

Durante su visita a Cuernavaca, Morelos –que fue a huelga en septiembre y hubo un nuevo emplazamiento para esta semana-, López Obrador ofreció atender a las instituciones superiores. Dijo ante cientos de estudiantes y trabajadores: "Sí vamos a rescatar a las universidades, pero necesitamos rendición de cuentas".

Son diez las universidades que están solicitando a la Secretaría de Educación Pública y Hacienda y Crédito Público un respaldo extraordinario por 19 mil millones de pesos. Ocurre con las casas de estudio de Morelos, Chiapas, Michoacán, Oaxaca, Sinaloa, Zacatecas, Estado de México, Nayarit, Veracruz y Tabasco. En este último caso, el senador Javier May Rodríguez, quien estuvo en una reunión de los legisladores con los rectores, dijo que la UJAT tenía un déficit por 2 mil millones de pesos.

En declaraciones recientes, el rector José Manuel Piña Gutiérrez afirmó que están en negociaciones para enfrentar un faltante presupuestal y obtener recursos para culminar los últimos tres meses del presente año (10/01/2018).

A decir de Piña Gutiérrez, la situación de la UJAT es resultado de los recortes realizados por la Federación y el Estado. El gasto para la nómina es esta universidad es de unos 110 millones de pesos mensuales. Durante este año a la Casa de Estudios le fueron asignados un mil 950 millones de pesos, a los que se suman los fondos extraordinarios como escuelas al CIEN y fondos de aportaciones múltiples. Con estos últimos se construyó la recientemente inaugurada "Ciudad del Conocimiento"  (carretera a Villahermosa-Macuspana); el costo declarado para la infraestructura es de 173.5 millones de pesos.

Para el año próximo, la rectoría está solicitando un presupuesto base de 2 mil 400 millones de pesos.

AUDITORÍAS EN PUERTA

COMO le decía, son diez las instituciones declaradas en problemas de pagos; aunque otras tantas debe revisar sus riesgos a corto plazo. De acuerdo a la Secretaría de Hacienda, parte del déficit presupuestario está relacionado con el pago de prestaciones no reconocidas en el modelo de educación superior SEP-SHCP, al igual que por la contratación de plantilla que no fue establecida por el mismo modelo.

Fuentes consultadas por este columnista sostienen la necesidad de una auditoría de personal y pagos –hay universidades con duplicidad o aviadurías-, lo mismo que la revisión de los esquemas de "recursos etiquetados", que llevan al absurdo de la multiplicación de infraestructura –por ejemplo- sin prever el mantenimiento y la asignación de recursos humanos.

Desde agosto pasado, los integrantes de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), presentaron a AMLO una para modificar el financiamiento, adoptar nuevas tecnologías para ampliar la matrícula y otros mecanismos.

Dijo López Obrador en Morelos: "No es a ver, cuánto quieren, y les vamos a dar lo que piden; no, primero voy hacer una revisión a los gastos de las universidades, porque es dinero del pueblo...Y ya no vamos a permitir que haya corrupción en ninguna parte, nada de que como la universidad es autónoma van poder hacer negocios..."

AL MARGEN

ORIGINALMENTE el gobierno del estado fue autorizado a solicitar un crédito por 626 millones 329 mil pesos para el Sistema de Justicia Penal de la Federación, recursos que provendrían de Banobras. El 28 de octubre de 2015 se informó oficialmente que el monto de lo que se solicitaría sería menor, en total 450 millones de pesos, y ya no de Banobras sino de otras instituciones bancarias que ofrecieran las mejores condiciones.

El gobernador Arturo Núñez pidió al Congreso local –de mayoría de Morena- que le sea autorizado el uso de 120 millones que no se han ejercido para atender las necesidades urgentes del sector salud. Se prevé la aprobación, aunque por supuesto no podrá ser utilizado para el pago de salarios y prestaciones, sino para gastos de inversión. (vmsamano@hotmail.com)





DEJA UN COMENTARIO