OPINIÓN

NOTA BENE

Garantizado en Tabasco el respeto a las leyes y la separación de poderes
24/08/2018

En las vísperas de que tome posesión Adán Augusto López Hernández como Gobernador Constitucional del estado se mantienen en la sombra los nombres de quienes van a formar parte de su gabinete. Bien es cierto que hay personas que, de forma natural, se sabe que ocuparán posiciones estratégicas, por la cercanía y  confianza que gozan del futuro gobernante, pero el abanico de los cargos del futuro gobierno es grande y por eso las especulaciones son del mismo tamaño. Pero hay un aspecto que se encuentra en territorio gris y en la más completa incertidumbre: La separación y autonomía de los poderes del estado como el legislativo, el ejecutivo y el judicial. Adán Augusto López ya se ha pronunciado claramente por defender la independencia del poder legislativo con motivo del inicio de los trámites previos para la entrega recepción de los diputados salientes y los electos, aunque también ha advertido que se relación será estrecha y fluida. Hasta ahora hemos venido asistiendo a una especie de visto bueno del gobernador en turno a los que han ocupado la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia, por poner un ejemplo de instituciones que son transexenales, es decir las que eligen liderazgos a caballo de dos legislaturas (el TSJ eligió presidente hasta el 2020). Un Estado de Derecho tiene tres funciones principales: Crear las leyes, gobernar de acuerdo a esas leyes y vigilar que todo el mundo sin excepción, cumpla esas leyes. El Poder Legislativo es el encargado de hacer las leyes. En Tabasco el Poder Legislativo es la Cámara de los Diputados. El Poder Ejecutivo es quien gobierna de acuerdo a las leyes vigentes. En Tabasco lo representa el Gobernador. Y el Poder Judicial es quien se encarga de que todo el mundo respete las leyes. Cada Poder debe ser totalmente independientes de los otros dos, y las decisiones de un Poder no pueden ser invalidadas, anuladas o modificadas por otro Poder. Sí los mismos que hacen las leyes son los que gobiernan según esas leyes y, a la vez, son quienes dicen quién cumple o deja de cumplir la Ley, sería muy fácil para ese grupo de personas hacerse las leyes a su medida (pensando en lo mejor para sus intereses y no para el conjunto de los ciudadanos) violar las leyes pero no recibir ninguna sanción por ello (ya que se vigilarían ellos a sí mismos, y no se sancionarían a sí mismos. Uno de los grandes problemas de México y Tabasco es que es muy delgada la línea de la Separación de Poderes, y eso es lo que permite a la casta política llevar décadas saqueando a los ciudadanos. Adán Augusto López ha demostrado con hechos ser respetuoso de las leyes desde hace años. Ahí está su negativa a violar la ley cuando le ofrecieron ocupar la gubernatura un 31 de diciembre, cuando lo legal era ocuparlo el 1 de enero y se resistió a participar en aquel paripé. Un Poder no puede elegir a otro Poder, ya que en caso contrario no habría independencia entre ellos, convirtiéndose uno en una simple marioneta del otro. También es cierto que han cambiado las circunstancias políticas radicalmente y que por eso se deberían de revisar las actuaciones y conveniencia de que los titulares de los poderes transexenales continúen al frente, o no, en esta nueva etapa de transformación de la realidad social. Para eso se necesita visión y generosidad, circunstancias que parece que se dan completamente en estos momentos en Tabasco.





DEJA UN COMENTARIO