OPINIÓN

ESCALA CRÍTICA

Gas, materia prima para el desarrollo; Yucatán, Chiapas, Tabasco, en la mira
31/01/2020

EL PRESIDENTE López Obrador anunció que este fin de semana se inicia la construcción del gasoducto de la frontera de Chiapas y Tabasco hasta la Península de Yucatán. Los empresarios yucatecos, esperaban que se tratara del arranque de las obras para terminar el tramo de 16 kilómetros que separa al ducto de Tuxpan a Zempoala (Veracruz) para conectarlo con el de Mayakán (Yucatán). Esta estación es la que suministra a la Península.

Dijo el mandatario federal en otra de sus intervenciones: “Estamos por licitar un ducto que va a conectar desde Tuxpan (Veracruz) hasta Mérida y luego hasta Cancún para tener gas y generar energía eléctrica, para evitar apagones en la península de Yucatán y, al mismo tiempo, con ese gas ayudar al desarrollo del sureste”.

De acuerdo a la agenda presidencial, AMLO estará en la Ranchería La Ceiba, Chiapas, para el arranque del gasoducto Cuxtal Fase 1.

El debate, al parecer, es también si el abasto se realiza con gas de los yacimientos mexicanos o el procedente de Texas. La intención presidencial es que, por lo menos en el sureste, el combustible sea de las reservas locales.

POBREZA DE LA RIQUEZA

LA REGION vive la paradoja de tener grandes yacimientos pero carece del abasto necesario. En Tabasco la oferta de gas es insuficiente como lo señaló la titular de Desarrollo Económico, Mayra Jacobo, lo que impide detonar el desarrollo industrial; Yucatán, que tiene una larga tradición industrial, apenas recibe 70 millones de pies cúbicos diarios de gas natural, cuando sus necesidades son de unos 600 millones de pies cúbicos.

Otro es el caso de Chiapas, donde por su limitado desarrollo industrial estuvieron a punto de cancelar el proyecto de un gasoducto Salina Cruz-Tapachula. La alternativa era que se surtiera al estado mediante pipas, poco viable por los constantes bloqueos de carreteras en una entidad con históricos conflictos. Se sabe que finalmente un clúster de empresarios chiapanecos logró el contrato para la construcción de un gasoducto que –trascendió- podría inclusive continuar hasta Guatemala.

Debemos anotar que en diciembre de 2018 el gobierno mexicano y los representantes oficiales de Estados Unidos firmaron una carta de intención para invertir 632 millones de dólares en el gasoducto proyectado por la empresa automotriz Rassini en Chiapas y que también pretende llevar combustible a Oaxaca.

Actualmente existe un gasoducto submarino desde Texas (EEUU) hasta Tuxpan. De construirse el tramo hasta Zempoala, como lo quieren los empresarios yucatecos, el gas provendría de proveedores estadunidenses. Es lo que sucede en la región centro-norte del país. Actualmente el energético para Yucatán procede de Ciudad Pemex, Tabasco.

Como le decía líneas arriba, un sector del equipo de AMLO insiste en que el gas para el sur-sureste sea de los yacimientos locales, en especial de Tabasco. El potencial de regiones como Macuspana puede resultar atractivo para un mejor aprovechamiento del recurso.

El energético se ha vuelto indispensable para disminuir los costos del transporte y la industria, pero sobre todo en la generación de electricidad por parte de la CFE (uno de los compromisos presidenciales). Se estima que el uso de gas reduce en una quinta parte los costos, indispensable para una región históricamente empobrecida…aunque origen de los recursos naturales que han desarrollado otras regiones.

EL SUPER GABINETE

SEGURAMENTE el tema del gas, como el del petróleo y las refinerías, estará entre las prioridades del Gabinete para el Crecimiento (y el Desarrollo) Económico, que presentó esta semana el presidente López Obrador y que será coordinado por Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia. Esta especie de consejo estará integrado por las secretarías de Hacienda, Energía, Comunicaciones y Transportes, Economía y Medio Ambiente, aunque seguramente se sumarán otras que tengan que ver con proyectos específicos.

Según el anuncio oficial este comité deberá procesar la información, el análisis y la agilización de procesos impulsar las inversiones, pero sobre todo “para suprimir la burocracia y que no nos falle la implementación” de los proyectos. En cierto sentido puede observarse una necesidad de romper inercias ante la urgencia de un modelo distinto, como lo propuso López Obrador. 

Hay proyectos prioritarios como el Tren Maya y Transístmico, los del acuerdo nacional de infraestructura con el sector privado y otros 137 proyectos de infraestructura que serán anunciados a mediados de febrero.

Desde antes del inicio de la administración de López Obrador se planteó la necesidad de un Consejo Económico y Social, similar al establecido en España al término del franquismo y el inicio de una etapa de democratización y desarrollo. Una idea en la que su principal promotor fue el fallecido Manuel Camacho Solís. Algo parecido se sugería para cada entidad del país.

AL MARGEN

EN EL AÑO 2009 una epidemia de “influenza porcina” (AH1N1) paralizó las actividades económicas y provocó la muerte de 18 mil 449 muertes de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque estudios independientes refieren que el saldo pudo ser diez veces mayor. Esta vez, con la aparición de una mutación del coronavirus, las autoridades sanitarias no quieren correr riesgos y declararon una emergencia sanitaria internacional. Este evento confirma la fragilidad de las fronteras y el creciente grado de vulnerabilidad de las comunidades. Nos alerta sobre la insuficiencia de los mecanismos institucionales y la necesidad de la salud preventiva. (vmsamano@hotmail.com)




DEJA UN COMENTARIO