OPINIÓN

ESCALA CRÍTICA

Gobernantes y la entrega-recepción; entre el proceso de facto y las formas
05/09/2018

*Adán presentó ayer a su equipo para la transición administrativa

*En 2012, esta etapa la cubrieron Núñez y Granier hasta noviembre

*No hay prisa, se dice, pero buscan un relevo sin sobresaltos

 

LOS TIEMPOS se adelantan. Así como en el orden federal el proceso de entrega recepción entre la administración de Enrique Peña Nieto y la de Andrés Manuel López Obrador comenzó desde julio pasado, apenas unos días después de las votaciones, en Tabasco –aunque transcurrieron unas semanas más-, ayer el gobernador electo Adán Augusto López Hernández (Morena) acudió con su equipo de trabajo al Palacio de Gobierno, para comenzar esta acción con el mandatario en funciones, Arturo Núñez Jiménez (PRD).

A nivel federal, oficialmente se anunciaron tres etapas para la entrega recepción: la que inició en julio,  con información de 289 dependencias federales sobre el periodo del primero de diciembre de 2012 hasta el 31 de diciembre de 2017; una segunda etapa, que abarca de los datos de este año al 30 de junio y una tercera fase en la que ya sólo se incluye la información del segundo semestre de este 2018.

Como usted habrá observado, el relevo entre Peña Nieto y López Obrador ha sido en cierta forma acelerado, pero sin sobresaltos. O quizá para evitar inquietudes el primer encuentro entre AMLO y Peña fue el 3 de julio, cuando aún no concluían los cómputos distritales. Había que mandar un mensaje tranquilidad a los mercados...y a las fuerzas políticas.

En Tabasco, la primera reunión "de cortesía" pasados los comicios entre López Hernández y Núñez Jiménez fue el 5 de julio. Ese día, de acuerdo a las declaraciones de uno y otro, se pactó una "transición ordenada".

PRIMERO LA CALMA

OTROS tiempos, otro ritmo. Recordemos que en el 2012, pasadas las votaciones del primero de julio de aquel año en Tabasco, fue hasta mediados de septiembre cuando Andrés Granier Melo y Arturo Núñez tuvieron su primer encuentro de carácter privado. Acompañaron al entonces gobernador electo –el primero de la alternancia lograda por el impulso del movimiento lopezobradorista-, Ricardo Fitz y Dolores Gutiérrez, ahora diputados del PRD.

Acordaron entonces que el inicio de la entrega recepción sería hasta "después del informe" último de Granier. Nada presagiaba la tormenta posterior. Según el comunicado oficial de aquella época: "El proceso de entrega recepción se realizará con apego a los tiempos y mecanismos previstos en las leyes que regulan la administración pública estatal y las que establecen los derechos y responsabilidades de los servidores públicos, siempre con plena transparencia y de cara a la ciudadanía tabasqueña".

La entrega recepción del 2012 arrancó formalmente el 16 de noviembre, quedando a la cabeza del equipo de Núñez la ex senadora Rosalinda López Hernández "por su conocimiento y experiencia en materias financiera, fiscal y administrativa". Por cierto que en aquella comisión estuvo también Ricardo León Caraveo, quien ahora colabora con Adán Augusto.

Los denominados comités de entrega recepción tienen como objetivo, se dice, que los servicios de la administración pública no se interrumpan, para que haya un cambio ordenado. Lo que siguió después, una vez conocido el estado real de la administración pública, rompió inercias y es historia conocida.

Ayer, como le decía el gobernador electo López Hernández y el gobernador en funciones Núñez Jiménez declararon iniciados los trabajos de entrega recepción para el periodo que comienza el primero de enero de 2019. Aunque legalmente el cambio de estafeta ocurrirá hasta finalizar el actual periodo constitucional. Las labores previas son necesarias para elaborar las leyes de ingresos y egresos del año próximo.

El equipo de Adán Augusto está encabezado por Emilio Contreras y lo integran Oralia Canepa, Armando Piña Gutiérrez y Óscar Palomera Cano, así como Javier Mollinedo, Jorge Chávez Rivera, Hernán Contreras Yedra, Luis Salinas Falcón, Míriam Carolina Martínez y Jaime Humberto Lastra Bastar. A los que se irán agregando otros colaboradores, según se explicó.

Aunque de alguna manera los futuros funcionarios han estado al tanto de la administración pública, es hasta ahora cuando ya tendrán acceso formal a la revisión área por área. La responsabilidad oficial de la administración que encabezará López Hernández correrá a partir del primero de enero próximo.

AL MARGEN

LOS HECHOS. Hasta un mil 500 millones de pesos son recortados en el presupuesto del Senado, según confirmó Martí Batres, presidente de la Cámara Alta; pero también anunció la cancelación de una bolsa por la que cada senador entrante dispondría de 392 mil pesos para adquirir auto, computadora y disponer de un recurso para iniciar sus labores. Se acabó, dijo, no habrá ningún privilegio. Además, subastarán 170 vehículos; eliminan seguros de gastos médicos mayores, retiro individualizado y complemento de aguinaldo...y lo que falta. En la Cámara de Diputados federal meterán tijera hasta un 35% del presupuesto legislativo, según cálculos de Porfirio Muñoz Ledo.

OTROS hechos, la presentación de las iniciativas para eliminar el fuero el fuero constitucional al presidente de la República y a otros funcionarios públicos y para suprimir las pensiones a los ex mandatarios, fue opacada por la noticia de una extraña maniobra para que Manuel Velasco pudiera ser a la vez senador y gobernador de Chiapas mediante una manipulación de las licencias al cargo. Se impuso el viejo esquema del cabildeo y el pevemista se salió con las dos suyas. (vmsamano@hotmail.com)





DEJA UN COMENTARIO