OPINIÓN

OPINIÓN

Hidrocarburo, dentro de la reforma fallida
12/05/2018

Una de las promesas de la llamada Reforma Energética aprobada en el Congreso de la Unión durante el año 2013 luego de que la Suprema Corte se negara a una consulta popular nacional, fue que los energéticos -entre ellos el gas Lp y la gasolina- bajarían en sus precios de mercado, ya que con la entrada de empresas privadas al sector energético estas lucharían entre sí para ofrecer los precios más bajos y el consumidor seria el beneficiado de esta competencia. Así se aseguró.

A más de cuatro años hoy sabemos que esto fue solo la zanahoria para que muchos mexicanos vieran con buenos ojos la aprobación y desestimaran a aquellas voces que decían lo contrario. El precio de la gasolina y la energía eléctrica están por los cielos. La versión oficial es que no fue resultado de la reforma sino de los problemas en el mercado mundial.

El caso es que hoy ya tenemos 37 diferentes marcas que comercializan combustibles en nuestro país, además de Pemex. Los nuevos jugadores representan ya el 20 por ciento del mercado mexicano. A pesar de ello, en México, unos de los países productores de petróleo más importante del mundo, se vende una de las gasolinas más caras del continente americano y no por calidad sino por el negocio que se realiza a expensas de los mexicanos.

Especialistas afirman que ni en el corto ni en el mediano plazo habrá competencia en precios, pues el esquema actual no lo permite, ya que su precio depende en mucho del mercado internacional. Aunque para otros, es el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) y  el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que se reflejan en ingresos por pagos a las entidades federativas y a la federación lo que no permite se reduzca el precio del combustible. A quienes han pugnado eliminar el IEPS se les ha respondido que con qué ingreso compensarían estos recursos. El silencio es la respuesta y habla de la mala recaudación de impuestos que tenemos en el país.

El problema es aún mayor. No solo es que se venda gasolina cara en nuestro país, es que mucha de la gasolina que consumimos los mexicanos, a  pesar de que de nuestro suelo se extrae cerca de dos millones de barriles de petróleo diario, este no se procesa y se ha privilegiado la compra del combustible al extranjero. Datos difundidos señalan que casi el 75% de la gasolina que hoy se consume en territorio mexicano viene del exterior, principalmente del vecino país del norte...al que le vendemos nuestro petróleo. Mientras que nuestra refinerías siguen sin alcanzar, por alguna extraña razón, las capacidades de producción que tienen. Se están dejando morir dicen algunos, y con ello privilegiar el negocio de la importación.

El otro dato preocupante es que se está dejando de extraer petróleo. PEMEX ha reportado el cierre de pozos de forma temporal y definitiva tanto en tierra como en mar, a la par que la producción disminuye. Esto se ha atribuido a la crisis del precio del petróleo y a que Hacienda ha cerrado los recursos a la empresa mexicana para obligarla a que deje de producir. Esto último resulta grave en un país que en la que todos los servicios que ofrece a la sociedad se pagan con los ingresos petroleros.

La importación de gasolina será mayor en las próximas fechas. Y el impacto final se reflejara en nuestros bolsillos. La sociedad seguirá pagando los errores y negocios de nuestros políticos.

POSTDATA

Una de las facetas de los candidatos y la candidata al gobierno del estado en el debate de año pudo ser apreciada por el público: su desempeño frente a las cámaras y micrófonos, así  como su capacidad argumentativa y la manera de comunicar sus propuestas. Adán Augusto López (Morena), Georgina Trujillo (PRI), Gerardo Gaudiano (PRD), Manuel Paz (Panal), Oscar Cantón (PVEM) y Jesús Alí, tendrán en junio otra oportunidad para debatir según las reglas del Instituto Electoral. 





DEJA UN COMENTARIO