Hogares y colonias, objetivo de vigilancia epidemiológica; por ahora en Cd de México

*Focaliza el gobierno de Sheimbaum el combate al COVID-19 *Se trata de adelantarse a los contagios, evitar que sucedan

MUCHO se ha discutido sobre qué tan acertado es o ha sido el manejo de la campaña contra la epidemia del COVID-19 en nuestro país. El debate no está exento de tintes ideológicos, posiciones políticas o cálculos electorales…y hasta económicos. En este espacio hemos dado cuenta de las recomendaciones de especialistas que se podrían resumir en una frase: aplicar las medidas más eficaces. ¿Cómo? Aprender de la experiencia y de las mejoras prácticas comparadas.

Ayer la titular de la Jefatura de Gobierno de Jefa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció dos programas para reforzar el combate a los contagios y disminuir los efectos que la emergencia sanitaria tiene en la capital del país.

“Hogares responsables y protegidos”, así como “Colonias de atención prioritaria”, son las dos nuevas acciones anunciadas por Sheinbaum. Hace un mes, también se puso a la cabeza de lo que fue definido como un cambio de estrategia en relación a lo que se venía haciendo en el país. Informó, entonces, del inicio del “rastreo de contactos” de personas que se habían contagiado, “detección temprana” de casos y el aceleramiento del “regreso gradual” a las actividades tras el confinamiento.

Como bien lo comentó en una entrevista el investigador universitario Alberto Olvera, la “anormalidad” –que no nueva normalidad- que estamos viviendo y que se prolongará por mucho tiempo, consistirá en abrir las actividades, cerrar, volver a abrir, regresar…y hacernos el hábito de disminuir el riesgo de los contagios.

ATENCIÓN TEMPRANA, LA CLAVE

VIETNAM, Costa Rica y Nueva Zelanda, lo mismo que Uruguay, son algunas de las experiencias exitosas que comentamos en esta columna sobre cómo habían logrado reducir la letalidad y el número de contagios. Un caso extraordinario es el de los vietnamitas que “domaron” la epidemia con cero fallecimientos, como se lo mencioné desde finales de mayo. Es cierto que Costa Rica, Uruguay y Nueva Zelanda, son países con poca población; pero no es el caso de Vietnam que tiene más de 90 millones de habitantes.

Aprovechar las buenas prácticas es, sin duda, un modelo exitoso y recomendable.

El gobierno de la Ciudad de México está retomando medidas que ya demostraron su eficacia en el mundo. ¿Podrán ser extensivas para el país?

A principios de junio, en una de las urbes más pobladas del  mundo (Cdmx), se inició el uso de brigadas que llevarían información casa por casa, al tiempo que se intensificaría el monitoreo de los casos activos y de sus contactos a través de un cuestionario vía telefónica. El objetivo: aplicar un protocolo de atención temprana de síntomas y de enfermedades que pueden agravar el estado de los contagiados por el virus, como la diabetes y la hipertensión.

Clave también en la estrategia es reducir los tiempos de entrega de resultados de las pruebas. Garantizar, por supuesto, una estructura para la atención de casos sospechosos, la aplicación de pruebas y el seguimiento.

FRENAR LOS CONTAGIOS

EN MÉXICO se optó inicialmente por el mecanismo de “mitigación”, en lugar de “contención”. Ahora, en la capital del país se refuerza el esquema de la contención para evitar que se sature la demanda en los servicios de salud. Uno de los nuevos programas que aplicará el gobierno de Sheinbaum consiste en la fórmula de “Hogares responsables y protegidos”.

Se trata de reforzar el apoyo a personas contagiadas y proteger a las familias en las cuales hay un caso de coronavirus. Buscarían que todos los miembros de la familia permanezcan en casa, por lo menos, 15 días para evitar mayores contagios. Para que esto sea posible, recibirán apoyo médico, alimentario y económico. También asesoría legal ante riesgo de perder su trabajo.

Esto me recuerda una reflexión hecha por Firdaus Jhabvala, doctor en Planeación, quien sugería un modelo de contención firme y coordinado: en lugar de frenar las actividades económicas y establecer el confinamiento durante meses, hacerlo sólo un máximo de 30 días pero todos al mismo tiempo, de manera disciplinada y con apoyos alimentarios del gobierno. Me comentó: resulta más barato eso, aun entregando subsidio a todos los habitantes del país, que el costo que tendremos que pagar.

El otro programa en la Cdmx es el de “Colonias de atención prioritaria”. Conforme a éste se focalizaría la intervención en áreas donde hay más personas contagiadas. En tales sitios se colocarán kioscos de salud, habrá programas especiales de “sanitización” y apoyos económico para los comerciantes que tengan que dejar de trabajar.

Existe un consenso entre especialistas consultados que mucho se lograría si, de manera efectiva se aplicaran las recomendaciones básicas: 1.- Quedarse en casa el mayor tiempo posible (no salir sin necesidad); 2.- Mantener una distancia que evite los contagios; 3.- No acudir a sitios en donde se propicie la aglomeración y menos en locales cerrados; 4.- Lavarse las manos continuamente.

Por parte de la autoridad, se requiere una estructura que responda de manera rápida a los requerimientos de auxilio. Cada caso no atendido puede multiplicar al infinito los contagios.  

AL MARGEN

EL PRESIDENTE López Obrador dio instrucciones para reforzar la infraestructura hospitalaria en Tabasco, Nayarit, Puebla y Guanajuato. Se ha logrado revertir la saturación y la falta de camas con la apertura de nuevos sitios. Tabasco llegó a estar al 14 por ciento de su tope y ahora amplió la oferta a 30 por ciento de camas, dijo el gobernador Adán Augusto. Sin embargo, de seguir creciendo el ritmo de contagios se corre el riesgo de un colapso. (vmsamano@hotmail.com)