OPINIÓN

SELVA TABASQUEÑA

La cíclica reconfiguración
23/09/2020

Aun no se terminan de lamer todas las heridas que la "piñiza electoral" les dejó, pero cómo ocurre cíclicamente tras cada elección interna, el PRD se reconfiguró, presentando ahora una correlación de fuerzas hacia su interior distinta de la que prevalecía hasta la pos elección de 2018.

El control del partido es detentado ahora por una alianza entre las corrientes comandadas por el senador Juan Manuel Fócil y el ex diputado federal Héctor Peralta Grappin. Juntos lograron sumar los votos suficientes para asegurar la gobernabilidad del consejo estatal, máximo órgano de dirección que finalmente "palomeará" candidaturas y -muy importante ahora- aprobará alianzas y coaliciones. Los citados personajes tendrán en sus manos la posibilidad de refundar o refundir al sol azteca choco; ya se vera que intereses son los que prevalecen, y si las formas -particularmente las de Juanma- siguen siendo rentables política y económicamente.

El resto de las fuerzas internas se han reagrupado (más por instinto de supervivencia que por afinidad o querencia) en una especie de muégano político, en el que caben Tito Filigrana, Elsy Lidia Izquierdo, Darvin González Ballina y lo que queda de Agustín Silva, este grupo es coordinado -que no dirigido- por el jalapaneco Trino Noriega.

Quién resulta más desdibujado, con una representación disminuida y peor aún de apariencia, es Gerardo Gaudiano, pero esta debilidad es camuflada y llevadera tras la fortaleza de personajes como el toro Peralta Grappin y José Sabino Herrera Dagdug, quienes aún son identificados a nivel de tropa cómo afines al ex candidato, pero sólo los enterados saben del enfriamiento de la relación. Al excandidato al gobierno pareciera se le han ido agotando las fuerzas y la popularidad, por lo que entrampado con sus "detalles" legales, su reaparición pública no ha tenido el impacto planeado.

También se debe destacar que incluso el ex gobernador Núñez -en franca retirada de la plaza- ha logrado mantener cierto grado de influencia ¡con eso de que no es suicida!, sobre todo allí donde aún requiere defender ciertos intereses, básicamente en el congreso local, dónde el pleito de los diputados y el consecuente cambio en la coordinación de la fracción parlamentaria, no significo la llegada de un alfil de la nueva dirigencia, como pudiera ser el cardenense Nelson Gallegos Vaca (focilista), o de la tránsfuga Dolores Gutiérrez Zurita, a quién el propio Núñez atajó el paso cuando la alianza Fócil-Grappin le dio luz verde, en una concesión al ala radical representada por Roberto Romero Del Valle, quién con su rijosidad ampliamente conocida, ya les había arrancado la presidencia del Consejo chantajeando con sabotear la unidad alcanzada en torno a Javier Cabrera tras el cónclave celebrado en el rancho Chapultepec.

Con todo este coctel de intereses y personajes, una vez asentada su directiva, el "butifarro" Cabrera ha emprendido una misión exploratoria con sus contrapartes priistas, quienes han manifestado interés en las candidaturas de Francisco Abreu (Tenosique), Efraín Narváez (Tacotalpa), Raúl Cabrera (Teapa), Soraya Pérez (Cárdenas) y Minerva Ocaña (Paraíso); a lo que el presidente estatal del PRD respondió que Tito Filigrana (Jonuta), Nelson Gallegos (Cárdenas), Ana Luisa Castellanos (Paraiso), Sabino Herrera (Huimanguillo), Milady Quevedo (Cunduacán) entre otros, son propuestas no negociables; algunas demarcaciones quedarán encorchetadas por estar sujetas al jaloneo interno, para ejemplo véase Centla, dónde el PRD deberá procesar el choque de trenes entre la diputada Elsy Lidia Izquierdo y Saúl Rodríguez, o Centro, la joya de la corona, dónde la gran aspiración de priistas y perredistas es convencer a Andrés Granier de dar el SI, ya que la otra opción sería Manuel Andrade, con una carga similar de negativos, pero sin la representación social del popular químico, además de que el ex gobernador se metió más presión con el affaire nocturno-pochimovilesco que le ha valido una retahíla interminable de críticas y memes; el pero, en este caso, es la pretensión de asegurar una posición por la vía plurinominal para el junior Fabián (quien ya traza una ruta futuristamente agresiva: congreso, comuna, ...), factor que, aunque ajeno al PRD, contaminará a este instituto político a la hora de aprobar la coalición.

Ya veremos si la cíclica reconfiguración solaztequista logra el cometido de retomar los bríos y triunfos de guerras electorales pasadas; en lo local, hay claridad de que de darse la contra-natura alianza con el PRI, aun serian punta de lanza y detentadores de cierto protagonismo en la competencia, ello en comparación de su escenario a nivel federal, donde los chuchos y su venganza personal contra AMLO, estarían llevando al partido a ser un mero acompañante testimonial de Acción Nacional, y por ende con altas posibilidades de extinción político-partidaria. Al tiempo...

Zarpazo. El anuncio de su regreso de lleno a la vida pública, debe verse como una estrategia para llenar el lugar que hasta ahora FECAL había ocupado como el mas serio y constante opositor al régimen; Ricardo Anaya tiene si la fuerza y edad para ser un referente de la vida política de este país; su gran pero es que esta seriamente tiznado de corrupción, un arma que hasta EPN y compañía usaron en su contra en la pasada contienda presidencial, y que al parecer lo perseguirá a cada paso que de.




DEJA UN COMENTARIO