OPINIÓN

La cuesta de enero y los siguientes meses para Meade
12/01/2018

Puntos Suspensivos

La cuesta de enero y los siguientes meses para Meade

Wilber Albert

José Antonio Meade, aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a la presidencia de México, rechazó que sea el autor intelectual del llamado "gasolinazo". En la precampaña electoral, sus adversarios han hecho de esa cuestión un tema de cuestionamiento. Será, sin duda, parte del debate. Por lo pronto, el abanderado tricolor sostuvo que no hubo una autoría personal en la decisión de liberar los precios de los combustibles e incrementar los precios, sino que fue una decisión del Congreso federal y que a él como responsable de las finanzas le tocó aplicarlo. Sin embargo, defendió la medida al señalar que con un precio adecuado a los costos se generaron nuevos espacios de inversión y mayor seguridad al sector energético.

Meade Kuribreña y su equipo saben que tienen que enfrentar serios retos. Y los asumen.

Por ejemplo, aparte de las medidas hacendarias, necesariamente impositivas, el aspirante debe remontar la impopularidad de una administración que decidió –se argumenta- atender las reformas estructurales y no rehuir los problemas. Gobernar para el futuro y no para la popularidad, sostienen.

Pero la impopularidad deriva de la percepción de la corrupción que a lo largo del sexenio de Enrique Peña Nieto se convirtió en tema de polémica, aunque también de una serie de medidas cuyo alcance lo medirán los electores.

En el caso del combate a la corrupción, ejemplo de ello es lo ocurrido a inicios de 2012 cuando fue detenido Andrés Granier Melo, ex gobernador de Tabasco, por haber desfalcado al estado, y quien hoy todavía permanece bajo la vigilancia de las autoridades. 

En su momento, Peña Nieto se refirió al ex gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, como "la nueva cara" del PRI está ahora preso y acusado de uno de los quebrantos a los estados más grandes en la historia a través de un sofisticado esquema de empresas fantasma.

Otro de los hombres que "defraudaron" al Presidente y a su partido, según ha dicho el equipo de Meade, es Roberto Borge, ex gobernador de Quintana Roo, está ya México, aunque primero estuvo preso en Panamá por daño patrimonial y blanqueo de dinero.

El mismo mandatario federal está catalogado con un 72% de los ciudadanos como una figura corrupta, según un ejercicio independiente de 2016 llamado Corruptómetro.

Lo más reciente es el caso "Chihuahua", donde el gobernador de esa entidad Javier Corral  denunció una triangulación de montos millonarios a las campañas del PRI, dejando a estados ajenos a ese partido sin recursos.

Javier Corral dijo que las autoridades federales le prometieron en diciembre la entrega de millones de dólares para ayudar a sanear las deficiencias presupuestarias en el estado de Chihuahua, que se encuentra en medio de una crisis financiera.

Sin embargo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (donde antes despachó Meade) se ha negado a depositar una parte de esos fondos, según indicó el gobernador en una conferencia de prensa el pasado lunes en Ciudad de México.

Por su parte Peña Nieto -en su defensa- dijo a la prensa local que tanto la conferencia de prensa del gobernador Corral como las acusaciones que hizo parecían ser "un acto político" y un "acto partidario".

El 30 de marzo inicia la campaña política, que terminará el 27 de junio para dar paso a unos días de reflexión antes de la jornada del 1 de julio en la que 87.8 millones de mexicanos saldrán a votar.

Hasta el momento, a los ojos de los potenciales electores, aparecen tres propuestas: la que encabeza Meade (PRI-PVEM-Panal), la de Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES) y la de Ricardo Anaya (PAN-PRD-MC). Quien sin duda tiene la tarea más compleja es el abanderado priista, por lo que siempre ha significado el desgaste del partido en el poder.

PARÉNTESIS

EL INE difundió que presentará demanda ante la PGR y la Fepade contra aspirantes que buscan algún puesto de elección federal por la vía ciudadana, ante la detección de fraude por la obtención de firmas. Muy mal comienza el experimento independiente, cuyos protagonistas no lograron dar mejor ejemplo obligados como estaban a sacudirse las peores prácticas de los partidos. 






DEJA UN COMENTARIO