OPINIÓN

DÍA CON DÍA

Las complicadas cuentas de la Guardia Nacional
12/02/2020

El gobierno ha dicho que para el año 2022, la Guardia Nacional tendrá 130 mil efectivos. Es una meta ambiciosa, que hay que calcular en términos reales quitándole al menos la quinta parte, un 20%, que estará destinada a labores administrativas, no al despliegue en el campo.

Separada la administración, los efectivos totales de la Guardia llegarían a ser 108 mil en 2022, número que hay que dividir al menos en dos turnos, por lo que quedarían 54 mil guardias nacionales realmente desplegados sobre el terreno.

Distribuida esta fuerza entre las 266 coordinaciones territoriales que ha definido el gobierno, habría una disponibilidad de 203 guardias nacionales por cada coordinación, es decir, un guardia nacional disponible por cada 2 mil 333 habitantes, uno por cada 37 kilómetros cuadrados.

Tomo estas cifras y las que siguen del texto de Alejandro Hope "Guardia Nacional: preguntas y respuestas", publicado en la edición de febrero de la revista de Nexos.

El proyecto declarado del gobierno es que en una primera fase se cubrirían 150 coordinaciones prioritarias, con 450 elementos en cada una, para lo cual necesitarían 67 mil 500 guardias nacionales, 13 mil más de los que piensan tener en 2022.

Quizá esta primera fase pueda cumplirse, desde luego, con las fuerzas del Ejército ya desplegadas, y las de la Policía Militar y la Policía Naval que se han incorporado en auxilio de la Guardia con el uniforme de ésta.

Desplegar sus elementos en el territorio es el concepto fundamental de la Guardia Nacional: no está pensada para hacer operativos aquí y allá, sino para estacionarse en las regiones.

Las cifras previstas de reclutamiento no alcanzarán para cumplir ese objetivo, sin contar con que el reclutamiento de 50 mil guardias nacionales por año necesitará romper todos los récords en la materia.

Entre 1988 y 2018, dice Hope, el crecimiento neto de las fuerzas armadas fue de 30 mil efectivos. Una dificultad adicional es que las pruebas de control de confianza vigentes son difíciles, las pasa solo uno de cada 10 o 12 aspirantes.

La Guardia Nacional de hoy es el Ejército con otro uniforme. Como muestra Hope, las cuentas de la Guardia Nacional propiamente dicha son complicadas.




DEJA UN COMENTARIO