OPINIÓN

ESTRICTAMENTE PERSONAL

Las preocupaciones de Odebrecht
16/08/2017

La historia de Odebrecht y sus corruptelas en México está llena de misterios y opacidades. En Estados Unidos no confían que la Procuraduría General de la República haga bien su trabajo, y a decir de las últimas filtraciones de la Fiscalía de Brasil sobre el caso mexicano, en aquella nación suramericana tampoco. La corrupción intercontinental del conglomerado brasileño estalló el 21 diciembre pasado, cuando Odebrecht y su filial petroquímica Braskem, aceptaron haber sobornado a políticos y funcionarios de 11 países entre 2011 y 2016, luego de haber sido descubierta tras una investigación en la que participaron Brasil, Estados Unidos, México y Suiza. La sorpresa del espectacular anuncio fue que al darse a conocer, México fue excluido como coparticipe de la investigación. No le dijeron a la PGR que se iba a anunciar sin el conocimiento del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, cuyo desdén jurídico y político sorprendió y molestó a las autoridades mexicanas. A los ejecutivos de Odebrecht también.

El acuerdo de Odebrecht con el Departamento de Justicia de Estados Unidos era pagar una multa de tres mil 500 millones de dólares, la mayor suma desembolsada para resolver un caso de corrupción en los tribunales de ese país, y que la empresa hablara directamente con cada gobierno donde corrompió para reparar el daño y entregarles toda la información que les concernía. Como plazo máximo para cumplir con lo pactado, era junio. Fuentes ligadas a la empresa dijeron que los ejecutivos de Odebrecht no esperaron e hicieron contacto con la PGR para llegar a un acuerdo bilateral similar, que evitara que les congelaran sus obras en este país y actuaran eventualmente contra sus ejecutivos. Según las fuentes, en diciembre viajaron a México ejecutivos de la empresa para hablar con las autoridades mexicanas.

Quienes llegaron de Brasil fueron Guillermo Solís, el responsable del área jurídica de Oderbrecht, y Luis de Meneses Wyell, quien pese a que era el director de la empresa en México, se encontraba fuera de este país por el temor que al estallar el escándalo, pudiera ser detenido. Meneses Wyell es un personaje clave en toda esta trama. Su testimonio ante la Fiscalía brasileña en diciembre es el que señala pagos regulares el ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin entre 2012 y 2016, para beneficiarlos con obra pública. La declaración de Meneses Wyell se refiere a la obra que se le entregó mediante adjudicación directa a Odebrecht y la empresa hidalguense Construcciones Tapia en 2015 para la construcción de vías de acceso y obras de externa para un proyecto de utilización de residuos en la refinería de Tula, por 150 millones de dólares, que en junio pasado fue cancelado por Pemex.

Fuentes vinculadas a Odebrecht dijeron que la refinería en Tula no era el proyecto por el cual estaban preocupados en la empresa brasileña, y que ni siquiera figuraba entre los puntos que querían hablar con las autoridades brasileñas. El proyecto que les provocaba migrañas era el de la construcción del colosal gasoducto de Los Ramones, cuya licitación ganó Odebrecht en 2014 a través de su filial Tag Pipelines, para construir el tramo dos de la obra. El contrato fue de 935 millones de dólares. No hay evidencia en la actualidad que conecte esa licitación con un acto de corrupción, aunque en términos de fechas, la corrupción que reveló el Departamento de Justicia con un alto funcionario de Pemex, coincide más con este proyecto que con el de Tula.


Sin embargo, por las fechas señaladas, los documentos de la Corte neoyorquina sugieren que se dio durante la licitación del gasoducto Los Ramones, ganada por Tag Pipelines, que desde un principio levantó oposición y críticas porque el proyecto llevaba un sobreprecio de 60 por ciento, así como la exigencia de que se frenara al entonces secretario de Energía en el gobierno de Felipe Calderón, Jordy Herrera, que conoció con detalle la obra cuando fue previamente director de Pemex Gas y Petroquímica Básica, el área que supervisó Los Ramones. Nunca pasó nada. Cuando Herrera dejó el cargo en Pemex lo sustituyó Alejandro Martínez Sibaja, quien fue el primer funcionario que removió bruscamente José Antonio González, cuando sustituyó a Lozoya en la dirección general de la empresa. Oficialmente, Martínez Sibaja pidió su jubilación.

Los documentos de la Corte neoyorquina no identifican a ningún funcionario corrupto, pero personas que conocen a exempleados de Pemex estrechamente vinculados al exdirector de la empresa, Emilio Lozoya, señalaron que uno de los más nerviosos por el escándalo de Odebrecht es Froylán Gracia García, coordinador ejecutivo de la dirección general en la administración anterior. 

La Procuraduría General de la República (PGR) rechazó el acuerdo reparatorio que le propuso Odebrecht, el gigante brasileño de la construcción investigado por presuntos sobornos a funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Así lo informó en un informe de avances del caso, ventilado luego de que se diera a conocer que ex ejecutivos de la empresa inculpados en Brasil declararon que el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, habría recibido sobornos por más de 10 millones de dólares.

"Representantes de las empresas brasileñas ofrecieron un acuerdo reparatorio, mismo que no fue aceptado y que bajo ningún supuesto inhibirá el sancionar administrativa y penalmente a los ex funcionarios y/o funcionarios públicos involucrados", indicó la PGR.

REFORMA publicó el 18 de mayo que Odebrecht México ofreció a la PGR un acuerdo de reparación económica y su colaboración para aportar información en la indagatoria que lleva a cabo sobre los presuntos sobornos millonarios.

Pero también pidió no utilizar contra sus empleados y ex empleados la información que revelen y respetar la inmunidad que tienen ante la justicia de Brasil y Estados Unidos, donde han llegado a acuerdos conciliatorios.

En el informe, la PGR asegura que a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales (SEIDF) ha estado en constante comunicación con las autoridades de Brasil para recabar los datos que poseen respecto de la empresa.

"La PGR-SEIDF han realizado las diligencias en torno a esta investigación, así como la apertura formal de canales de asistencia jurídica internacional, especialmente con Venezuela, República Dominicana, Brasil y Chile, y de cooperación internacional para abrir las vías de comunicación correspondientes. La investigación continúa".

En lo que respecta a la carpeta de investigación FED/SEIDF/CGI-CDMX/0000117/2017 , constan ya las declaraciones de 10 servidores públicos y 9 ex funcionarios de Pemex que intervinieron en la adjudicación de tres contratos de obra pública asignados al conglomerado brasileño. 

El Ministerio Público de la Federación también ha tomado declaraciones a tres directivos de la empresa, incluido a Marcelo Bahía Odebrecht, ex presidente de la empresa que lleva su apellido.

Y acusa largas de Fiscalía brasileña

La PGR dijo que su homóloga en Brasil ha ido variando la fecha de entrega de información del caso e, incluso, canceló una reunión de sus fiscales en México.

En junio vencía el plazo dado por la Procuraduría brasileña para entregar a la PGR la información que poseen sobre el caso, a fin de que lleve ante la justicia a los responsables de lo que la PGR ha calificado como hecho de corrupción internacional.






DEJA UN COMENTARIO