OPINIÓN

OPINIÓN

Las razones de lo irrazonable; obstáculos a la 4T
07/12/2019

Los adversarios de AMLO se inquietan por el tamaño del cambio a corto y mediano plazo. El largo plazo, les tiene sin cuidado, a juzgar por las acciones ejecutadas para frenar el ímpetu de la 4T. Se trata de obstáculos empresariales, políticos e institucionales, que se difunden con cartel democrático. Cada sector social hace su luchita, faltaba más. Lo interesante es que visto así las etiquetas ‘fifí’ o ‘conservadores’, en el vocabulario del Presidente, definen realidades económicas, políticas y jurídicas, que representan intereses opuestos a su proyecto de nación. La política requiere identificar intereses en juego. 

Veamos rápidamente el quehacer de adversarios a AMLO y la 4T:

1) Inversión económica a cuentagotas y colaboración en espera. Parte de la cúpula empresarial se saca la foto. Hay división de opiniones frente a la 4T. Una cosa es la agresiva COPARMEX (Gustavo de Hoyos) y otra cosa es el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (Oscar Salazar). Una cosa es Carlos Slim y otra cosa es Claudio X. González. Véase el punto siguiente, para comprender mejor la historia con X. 

2) Amparos promovidos que pretendieron frenar la obra estratégica del gobierno (nuevo aeropuerto) y que colocan el énfasis en violaciones a derechos humanos. Organizaciones ciudadanas con alma empresarial (la citada X) dieron una batalla jurídica que obligó al gobierno de la 4T a echar mano del argumento “por razones de seguridad nacional”. Sólo así el Poder Judicial concedió la suspensión de amparos y se procederá a la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, que sustituyó a Texcoco. Por cierto, inundados los terrenos de Texcoco por estas fechas, ¿qué estaría publicándose, como tromba mediática, si se hubiera continuado la obra insignia del Peña?    

3) Extraña solicitud de expediente médico presidencial, que incluye valoración psicológica. AMLO capoteó: “macaneo bien”, dijo. La bola de nieve se detuvo. Quizá los promotores visualizaron enganchar a AMLO en un terreno que tiene el antecedente público del supuesto alcoholismo de Felipe Calderón, expuesto en 2008 por Gerardo Fernández Noroña (manta en el Congreso) y retomado como tema periodístico por Carmen Aristegui y Julio Scherer, que lo abordó por boca de Manuel Espino, exdirigente nacional del PAN y ahora integrado políticamente a Morena. Las ganas de levantar polvo aparecen en esas solicitudes democráticas. 

4) Lentitud y confusión en el manejo de los programas sociales vía bancaria. Cual mala orquesta, la banca y la burocracia de mandos medios meten la pata: bloqueos de órdenes de pago y desaparición de documentos de jóvenes estudiantes y personas de la tercera edad. Es cierto, son millones de nuevos usuarios y las filas crecen exponencialmente. Pero ése no es el problema, sino la falla documental para diferir pagos. ¿Se quiere provocar malestar en los beneficiarios y sus familias, o de plano desvían el dinero, o sólo es incompetencia? Asignatura pendiente de la 4T: mejorar los sistemas de pago de sus programas asistenciales.

5) Descalificaciones políticas con lenguaje florido y bombardeos mediáticos en puntual correspondencia a obuses mañaneros, dicho sea con todo respeto.  Aquí la querencia la trae el PAN, con los expresidentes Fox y Calderón al frente, más Diego a un lado. Es significativo que las figuras distinguidas del PRI prefieran observar los toros desde la barrera. AMLO sigue en lo suyo, caracteriza al PRIAN como ‘la mafia del poder’ e identifica a Carlos Salinas como “el padre de la desigualdad moderna en México” y de las concertacesiones.   

BOTONES DE MUESTRA

¿Por qué los adversarios del nuevo gobierno son reactivos, no propositivos? Una respuesta lógica es la orfandad de hábitos por derribo del sistema. Ni el Congreso, ni la Suprema Corte, ni las instituciones económicas y financieras del gobierno responden a los enjuagues antiguos. El cambio de reglas no fue mero ornato. Los adversarios añoran reglas del futbol o matatena, cuando ahora se juega beisbol. Aprender un juego diferente es dura transformación de hábitos. Hay accidentes y frenos, incluso desde dentro de Morena (¿hasta cuándo Yeidckol?), pero no puede negarse que la voluntad de cambio es intensa.

Mientras tanto, el cambio se materializa en cifras significativas dadas a conocer  recientemente: en los últimos dos sexenios, se condonaron impuestos por 400 mil millones de pesos a empresas representadas por 9 mil personas físicas o morales, de acuerdo con información del Sistema de Atención Tributaria (SAT). En promedio, según estos números, cada contribuyente de la lista fue beneficiado con 44 millones 444 mil pesos de las arcas gubernamentales. A Lolita le surgieron muchos dolores en 12 años. Por cada año, 25 mil millones de pesos llegaron a bolsillos de particulares que, al contrario, tenían que cooperar con el erario.

Otra cifra del cambio: 1997 cuentas bancarias intervenidas, por investigaciones de lavado de dinero y delincuencia organizada. Lo informó Alfonso Durazo, secretario de Seguridad. Se entiende así que los adversarios de AMLO y la 4T estén muy inquietos: sus territorios ya no son inexplorados.




DEJA UN COMENTARIO