Mexicanos y extranjeros por la corrupción

Las fuerzas que se están uniendo no son fuerzas buenas

Ya decía en entregas pasadas que este año la revuelta será encarnizada entre los opositores al gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el Movimiento de Renovación Nacional. Y es que no es fortuito que desde inicio del año se estén dando "descubrimientos de actos de corrupción", oscuros negocios en la asignación de obras, ejecuciones, secuestros, muerte de periodistas, etc., con el "noble propósito" de obtener del rio revuelto, una ganancia de pecadores.

Las fuerzas que se están uniendo no son fuerzas buenas, son energías insanas, son malévolas que, aunque estén en este plano responden a intereses del inframundo. Lo que menos les importa es la población y ya lo veremos más adelante, cuando estas fuerzas oscuras arrastren almas inocentes en su afán de desestabilizar y desquiciar a quienes sólo se dedican a su actividades e invierten en negocios y empresas en el país sin tomar partido y posiciones políticas. A los otros lo que les importa son sus intereses oscuros como los que se promueven desde las entrañas de los Mexicanos por la Corrupción de Claudio X.

Sus declaraciones tratan de arrastrar a sectores de la población a que definan una postura, o están con ellos o son del bando de los chairos y del más corrupto personaje impulsor e ideólogo de la cuarta transformación. Quisieran con el alma en las patas de los caballos que el país se divida en dos únicos grupos, uno que encabecen ellos y el otro el de quienes apoyan a Presidente. Qué poco ingenio el de estos desadaptados ahijados del innombrable.

A sabiendas de lo que traman, tratan de imponer un sello de culpabilidad por los hechos que se susciten desde ahora en adelante al mandatario tabasqueño. Vayan ustedes a saber que están tramando y armando con los aliados externos que aunque muestren respeto por el Presidente de México, por atrás alientan y financian la desestabilización en nuestro país. Se han fracturado los lazos tejidos con la corrupción, lo que les permitía manipular el poder y se apoderaban poco a poco de los bienes de la patria, con el beneplácito de quienes se habían anquilosado en los poderes de la Nación.   

La verdad es que observo con preocupación que estos sujetos y grupos de malas energías, arrastren a las calles todo cuanto hoy manejan a través de redes y encubiertas con acciones de la delincuencia organizada. Y se manipule a personas bien intencionadas utilizándolas como carne de cañón, hacer desmanes y tratar de orillar al gobierno de la CDMX, al uso de las fuera pública, cosa que de antemano sabemos que sería el último de los recursos. Pero a esta gente, sabemos, no les importa la vida de la población. 

De antemano observo que los líderes de algunos partidos políticos en vez de adoptar posiciones políticas e ideológicas, buscan radicalizar sus posturas como los gobernadores de Tamaulipas, Jalisco, Nuevo León, los líderes del PRI, PRD, MC, y de otros personajes más. Están interesados en mantener los privilegios alcanzados más que salvaguardar los intereses de la ciudadanía.

Pareciera que no les importa crear una alternativa como oposición, prefieren el enfrentamiento beligerante, envuelto con inciensos y curaciones por la democracia. Continuar tratando de embrujar a la población con los espantos de la corrupción. Opino que no les va a dar resultado. Son otros tiempos, otra conciencia.