OPINIÓN

Moler y amolar
12/08/2017

                                                                                                                                              

Moler es un verbo que implica muchas cosas. Por lo pronto moler es desmenuzar, pulverizar, o sea, convertir algo en polvo, romper en partecitas muy pequeñas, machacar, triturar o quebrantar.

La muela se llama así porque sirve para moler y de la muela se deriva amolar, verbo parecido a moler pero que no es lo mismo. Amolar es sacarle punta a algo, una arma o cualquier otro instrumento, pero también se usa ese verbo para adelgazar o enflaquecer.

En sentido figurado nosotros usamos amolar como sinónimo de arruinar, dañar o causar perjuicio. Por eso, cuando ya lo negativo rebasa todos los límites, decimos “Y para acabarla de amolar… pasó esto o aquello”.

Moler también se usa como sinónimo de molestar gravemente y con impertinencia.  Mi marido es muy molón –dicen las señoras- se pasa todo el día muele y muele, o sea moleste y moleste, fastidiando a los demás.

Si un agente de tránsito le quiere infraccionar porque según él estaba usted conduciendo a velocidad excesiva, probablemente usted le diga ¡No la amueles! ¡si sólo venía a 50 kilómetros por hora!

De moler se deriva molino que es el aparato o instalación con que se muele. ¿Qué se muele? Pues depende, hay molinos de café, porque el café sólo se usa molido. También hay molinos de carne que producen precisamente la carne molida con la que se hacen las hamburguesas.

Desde que apareció en el mercado la harina de maíz, casi desapareció el molino de nixtamal. El nixtamal es maíz cocido que había que llevarlo al molino para convertirlo en masa y con ella hacer tortillas o tamales.

También hay molinos de caña que en realidad no muelen la caña sino que la prensan para exprimirla y obtener el jugo que es tan dulce que se le llama aguamiel.

El molinillo tampoco se usa exactamente para moler. En realidad el molinillo es un instrumento generalmente de madera tallada que se usa o se usaba para agitar el chocolate para que hiciera espuma porque el chocolate espumoso es más sabroso.

Del molino deriva también el remolino que es un movimiento rápido giratorio que puede ser de agua, de aire, polvo, humo o algo similar.  De moler se derivan otros verbos como demoler que es derribar, destruir una construcción e inmolar que es sacrificar a una víctima para ofrecerla a alguna divinidad.

Consultorio Verbal

comodijo2@hotmail.com

PREGUNTA DEL PÚBLICO: ¿Por qué las personas del Distrito Federal se refieren a los que vivimos en los estados como "del interior"? Luis Ernesto Garza

RESPUESTA.  Todo lo que está fuera de la capital pero dentro de nuestras fronteras se le llama “el interior”. Es correcto

AHORA PREGUNTO.  Si te dicen “lo tienes en tus napias” es como si te dijeran…

a.- Lo tienes en tus narices

b.- Lo tienes en tus manos

c.- Lo tienes en tus cosas

d.- Lo tienes en tus pies

RESPUESTA a.- “Lo tienes en tus napias” es igual que decir “lo tienes en tus narices”

Me retiro con esta reflexión: La vida no tiene valor si no se consagra a la verdad y al bien ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.






MÁS CONTENIDO DEL AUTOR


DEJA UN COMENTARIO