OPINIÓN

No bastan los planes, hay que trabajar en serio
24/05/2018

La Zona Económica Especial de Tabasco y la negociación del Tratado de Libre Comercio pueden sonar muy lejanos para la mayoría de los tabasqueños, sin embargo, en el contexto de la contienda electoral, resulta fundamental que quienes resulten electos sepan cómo aprovechar las oportunidades, o ajustarse a la adversidad, que pueden sobrevenir con estos grandes acuerdos para incentivar el comercio.

El estado, a diferencia de otras entidades del norte, carece de una gran industria que le permita emplear mano de obra capacitada para fabricar productos de valor agregado, no hay aquí grandes armadoras de vehículos, fábricas textiles o empresas de tecnología.

A pesar de algunos intentos más o menos serios, ha sido complicado impulsar la industria del turismo, para la que hay mucho potencial. En parte porque se requiere de inversión para rehabilitar infraestructura, desde las carreteras hasta los hoteles, pero también debido a problemas como la falta de visión e inseguridad.

Si hace cuatro décadas Tabasco tuvo que urbanizarse a marchar forzadas para poder dar lugar a la extracción masiva de petróleo y el impulso de la vocación agrícola del estado quedó en suspenso, ahora es necesario trabajar a marchas forzadas en un estado que por casi medio siglo ha estado acostumbrado a vivir de los ingresos petroleros sin más esfuerzo que el de contener algunos descontentos por los daños en sus propiedades.

Ahora, en el nuevo escenario, Tabasco corre el riesgo de que los trabajadores pierdan la oportunidad de ser contratados por empresas de clase internacional por falta de capacitación, que las empresas que aprovechen las oportunidades de comercio sean todas extranjeras o iniciadas con capital de otros estados del país.

Con lentitud, las Zona Económica Especial es ya una realidad, y aunque en una nueva administración se redefinieran los lineamientos de la Reforma Energética y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte sufriera ajustes, lo cierto es Tabasco se debe impulsar el crecimiento de su mercado interno y detonar sus capacidades como productor con urgencia.

Ha sido complicado en el marco de un enorme recorte presupuestal, con la caída de los ingresos petroleros y el enorme golpe del desempleo. En el proceso electoral resulta fácil olvidar al calor de los chistes y denostaciones que el entorno nacional e internacional es complejo. Y, a decir de las propuestas reduccionistas y simples, no parece que todos los contendientes, a la presidencia y al gobierno del estado, tengan plena conciencia de ello.

Toca especialmente a los jóvenes documentarse, no nada más sobre los antecedentes y propuestas de los candidatos, sino  averiguar de qué manera pueden prepararse para ser económicamente productivos en un contexto en el que el Tabasco tendrá que desarrollarse rápido y bien.

Innovación en la agroindustria, capacitación para desempeñarse en el sector de hidrocarburos y diversificación en las cadenas de valor son la clave. Esto lo deben abordar con claridad los candidatos y lo deben saber con precisión los jóvenes. Toca, también, a la iniciativa privada desempolvarse para trabajar.

El reclamo de los ciudadanos a los candidatos de elevar el nivel de discusión y compromiso político se funda en las urgentes necesidades de la realidad que enfrentan todos los días. El trabajo debe hacerse entre todos, pero entre más pronto empecemos a hablar de las oportunidades y los problemas en serio, podremos prepararnos mejor.

PRIMERA PARADA

Interesante el discurso del gobernador Arturo Núñez ayer al entregar la presidencia de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) en un acto encabezado por Enrique Peña Nieto. Dijo el mandatario tabasqueño que quien resulte vencedor de la elección del primero de julio deberá reforzar el avance del país apoyado en el federalismo. Expresó que el único estilo personal de gobernar legítimo es el de las instituciones y el derecho. Hay quienes quieren ver en esto un mensaje a López Obrador, pero me parece que en todo su desempeño público Núñez ha insistido en la defensa de las instituciones.

SEGUNDA PARADA

Y en efecto, quien gane las elecciones –sea de Morena, del PAN o del PRI-, tendrá un estilo personal (como lo tuvo Peña  Nieto, Calderón o Fox, por sólo citar a los recientes), pero estará acotado por los otros poderes legales y también por una sociedad civil organizada y en movimiento. Los gobernadores de la Conago se comprometieron a garantizar elecciones limpias y libres. Es la mejor manera de procurar la estabilidad.

PARADA ESPECIAL

El gobernador Núñez, en la reunión celebrada en el Centro de Convenciones, reiteró que una política central del Estado mexicano es la lucha contra la pobreza y la reducción de la desigualdad social, así como combatir la inseguridad atendiendo dos premisas: la acción inmediata y las causas de fondo.





DEJA UN COMENTARIO