OPINIÓN

NOTA BENE
05/04/2019

Fuentes cercanas al Gobernador, Adán Augusto López Hernández, nos aseguran que la estrategia de recuperación del estado, en lo económico y en lo social, y para comenzar a poner en cintura a la delincuencia comenzará, a dar resultados muy pronto.

Nos dan la fecha de mediados del mes de junio para que los ciudadanos comencemos a ver el cambio en nuestro entorno más cercano. Esto coincide con lo consultado en varias fuentes y lo que denota, claramente, es que hay una estrategia, lo que no es poco. En estos días arrecian las críticas al gobierno de Tabasco en el sentido de que no se está notando ningún cambio, aunque parecen olvidar que apenas han pasado tres meses desde el cambio de estafeta y con el nefasto resultado de la administración anterior, calificada como la peor en las últimas décadas.

Si Tabasco fuera un coche le podríamos considerar en "siniestro total" después del paso de Núñez y sus hordas por encima. Y esas quejas contra el actual mandatario vienen, curiosamente, de aquellos que callaron, a pesar de conocer, y en algunos casos participar, de los desmanes de un gobierno sin control y ajeno a cualquier sana y obligada intención de buscar un beneficio social con sus acciones, ya que buscaban un enriquecimiento personal acosta de todos los ciudadanos. Por eso es preferible que nadie tire la primera piedra contra el Gobernador que lo único que ha demostrado son muchas ganas de trabajar y resolver los problemón que se ha encontrado porque nadie, que se sepa, está libre de pecado y puede descalabrar a un pariente lejano de aquella bíblica señora que, quizá sin merecerlo, se convirtió en un arquetipo de la deslealtad matrimonial.

Tenía mucha competencia. El error de estos críticos adelantados es muy claro: creer que eso, lo que se hizo con Tabasco en los seis pasados años desde el gobierno, no iba a saberlo nadie. La ocultación no existe. Incluso al que hace algo bueno le está impedido que no se divulgue. Hay demasiada gente que vive de los demás y cobra por contar todo lo bueno que hace y, con una tarifa superior, por relatar lo que nunca debió hacer. Adán Augusto, de entrada, ha conseguido reducir el gasto en 2.000 millones, que se emplearan para obra pública, aunque todavía no puede reducir lo que gastan los sinvergüenzas que cercan la sociedad tabasqueña.

Cada uno va a su aire, pero el resumen es que la atmósfera es irrespirable. Todos los estados son difíciles, pero el nuestro lo es de una manera especial. La convalecencia será larga, pero lo más necesario para que vuelen las cometas sigue siendo el aire y algo ha cambiado en la atmósfera política a ciertas alturas en nuestro estado.

Los brotes verdes de nuestra economía están ahí y en cuanto se resuelva el "borrón y cuenta nueva" y cuando den inicio los trabajos de la Refinería de Dos Bocas y en el momento en el que comiencen a dar empleo las inversiones productivas que se están gestando con empresas privadas como Pascual, las cosas serán completamente diferentes. Es muy difícil conseguir que haya una buena distribución si no hay nada que repartir. El tiempo es oro, pero el rey Midas, que es el monarca absoluto, transforma el oro en tiempo.

No debemos perderlo ni ganarlo, ya que él sabe que lo tiene todo por delante y así cualquiera.





DEJA UN COMENTARIO