OPINIÓN

ESCALA CRÍTICA

Partidos políticos locales, ante el desgaste de organizaciones tradicionales centralistas
23/09/2020

LAS DIFICULTADES de los partidos de oposición con registro nacional para estructurar una oferta política, podría abrir las puertas a los partidos políticos locales siempre y cuando tengan verdadera representatividad.  Hasta ahora, muy pocos son los que como organizaciones con registro local han logrado competir contra los enormes aparatos de los institutos tradicionales; pero también no poicas veces repiten los vicios que aseguran combatir. Es así que actualmente, de acuerdo a un registro del Instituto Nacional Electoral, en el país hay 17 partidos estatales.

Elaborado con información proporcionada por los organismos electorales locales, se puede observar en un listado del INE que tan solo de mayo del 2014 a la fecha han perdido el registro como partidos locales 29 organizaciones.

Recientemente se informó que en Tabasco, el Instituto Electoral le negó el registro a dos agrupaciones cuyos dirigentes buscaban incorporarlas como partidos locales: "Sociedad en Acción 2019 A.C", fundada por Ariel Cetina Bertruy,  y "Unión Democrática por Tabasco A.C", impulsada por Humberto de los Santos Bertruy. Por lo menos esta última anunció que impugnará la decisión.

¿PARTIDOS TEMPORALES?

EN EL PAÍS, le comentaba, hay unos 17 partidos locales que algunas veces hacen alianza con organizaciones nacionales, pero por lo general compiten con sus propias fuerzas. En Aguascalientes se mantienen vigentes tres: Unidos Podemos, Partido Libre de Aguascalientes y Nueva Alianza; en Baja California (Norte), dos: Encuentro Social y Partido de Baja California; en Baja california Sur, cuatro: Humanista, Coherente, Nueva Alianza y de la Renovación Sudcaliforniana.

Chiapas cuenta con tres partidos locales: Chiapas Unido, Mover a Chiapas y Nueva Alianza, se caracterizan por estar vinculados a grupos nacionales; en Chihuahua sólo existe como partido local Nueva Alianza (Panal); en Coahuila, hay cuatro: Unidos, Partido de la Revolución Coahuilense, Unidad Democrática de Coahuila y Partido Emiliano Zapata.

En otro listado del INE se consignan los nombres de 17 organizaciones cuyos promotores buscaron registrarlas como partidos políticos locales: cinco en Guerrero, cuatro en Nuevo León, cinco en Querétaro, uno en Sonora, uno en Baja California y uno en Campeche. No aparece Tabasco.

En esta entidad del sureste, han existido varios intentos de constituir partidos locales. La organización que más cerca estuvo de hacerlo fue la Agrupación José María Pino Suárez, fundada por quien después fue gobernador, Arturo Núñez. Todavía a finales del 2018, el ex dirigente Miguel Ramos Cabra anunció que sí tenían interés en obtener un nuevo estatus. Sorpresivamente este año el IEPCT la dio por "no localizada" en su domicilio oficial. Como Agrupación todavía podía participar en el proceso electoral del 2021. Esto ya no ocurrirá.

Con respecto a las organizaciones denominadas "Sociedad en Acción 2019 A.C" y "Unión Democrática por Tabasco A.C" que sí solicitaron acceder al estatus de partidos políticos locales, los integrantes de la comisión respectiva concluyeron que ninguno cumplió los requisitos legales. Explicó la consejera Rosselvy del Carmen Domínguez que detectaron, entre otras anomalías, duplicidades de firmas de un mismo individuo en el cruce de comprobación en asambleas de diferentes organizaciones. Además, señaló, "no cumplieron con sus estatutos en la normativa interna que se les hizo requerimiento". Tampoco se puede afirmar que estas organizaciones representaran una alternativa a la representación ciudadana; sus objetivos se observan como estrictamente electorales.

Aunque el dirigente formal de la Asociación vinculada a Humberto de los Santos, ex alcalde de Centro, Ovidio Lázaro anunció que impugnará "ante los tribunales competentes" –pues dijo representar a más de 30 mil tabasqueños-, los tiempos se agotan: el 4 de octubre se inicia el proceso electoral local 2020-2021, en el que además de las diputaciones federales, se votará por los cargos en las Presidencias Municipales y diputaciones locales.

BATALLA POR LA VIDA

COMENTAMOS en este espacio que el esfuerzo de las comunidades rurales, sobre todo indígenas, por evitar que los contagios de COVID-19 ingresen a su territorio –algunos con medidas muy drásticas- responde a una necesidad de sobrevivencia. Un esfuerzo que tenía que ser acompañado por la sociedad y el gobierno, porque la resistencia no puede ser eterna. Hasta ahora, algunos municipios aislados han logrado mantenerse a salvo de infectarse.

Es de sobrevivencia porque saben de los altísimos riesgos que conllevan las epidemias. Lo han padecido en el pasado.

Un estudio referido por el diario La Jornada (22/09/2020) expone una realidad trágica: en 43 municipios indígenas, la mitad de los enfermos de COVID-19 muere. El contraste es evidente: el promedio nacional se logró reducir al 10 por ciento (10 fallecidos por cada 100 enfermos). Anota la reportera Ángeles Cruz Martínez: "El dato es reflejo de la desigualdad y las limitaciones que enfrenta ese sector en el acceso a los servicios médicos, reconoce un informe de la Secretaría de Salud (SSA)".

La tasa de letalidad respecto al total de casos indica que de los confirmados de coronavirus en población indígena, el promedio es de 14.6 por ciento, mientras a nivel nacional el indicador es 10.7 por ciento. Hay 43 regiones, le decía, en condiciones de gran vulnerabilidad.

AL MARGEN

ASUMIÓ como consejero representante del PRD en el Instituto Electoral (IEPCT), Carlos Castellanos Morales. Su designación es parte de los reacomodos en la nueva directiva de Javier Cabrera en la organización solaztequista. (vmsamano@hotmail.com)




DEJA UN COMENTARIO