OPINIÓN

OPINIÓN

Pueblos indígenas, desaparición, discriminación, resistencia
11/08/2018

Cada año, desde el 23 de diciembre de 1994, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas determinó conmemorar el 9 de agosto el Día Internacional de los Pueblos Indígenas es que utiliza esa fecha para sacar los informes y las fotos con ese sector de la población que sufre las atrocidades de un sistema, solo los ve como objeto decorativo en el mejor de los casos, ya que en el extremo son considerados obstáculos para el desarrollo, porque en sus comunidades se encuentran asentadas sobre la riqueza biológica de México.

Los indígenas en nuestro país viven en una sociedad con serios problemas de clasismo y racismo.

Según el INEGI en su Encuesta Nacional sobre discriminación (ENADIS) 2017, somos una sociedad que discrimina por el tono de piel, peso o estatura y forma de vestir o arreglo personal, por lo que no es raro que sean las personas indígenas y las que tienen alguna discapacidad los que registren el mayor número de actos de este tipo en su contra. A pesar de ellos los pueblos indígenas de México siguen vivo y resistiendo.

En Tabasco es el pueblo chontal el que reporta el mayor número con cerca de 58 mil personas, distribuidas principalmente en los municipios de Nacajuca, Centro, Centla y Macuspana.

Le siguen los choles con una población de 37 mil hablantes. Los Zoques con más de 4 mil hablantes viviendo principalmente en Huimanguillo. Los Náhuatl de Comalcalco con más de 3 mil habitantes y en menos proporción los Ayapanecos que solo reporta 35 hablantes en Jalpa de Méndez.

Estos pueblos indígenas de Tabasco conviven con otros indígenas que han migrado a Tabasco en busca de opciones laborales, en muchos casos sin éxito.

La historia reciente de los pueblos indígenas en Tabasco pasa hasta por su desaparición en las estadísticas por decreto gubernamental como el extremo de la discriminación que sufrieron, y en el otro, el decreto del año 2018 como el encuentro de dos mundos en Tabasco a iniciativa del actual gobernador de Tabasco. Reivindicando nuestras raíces indígenas.

A pesar de lo incómodo que han sido para algunos gobernantes de Tabasco, los chontales escribieron una de las partes de la historia democrática más importante cuando fueron los que arroparon al candidato a gobernador en el estado de Tabasco por el Frente Democrático Nacional y hoy presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador.

Fueron los chontales de Tabasco los primeros que creyeron en AMLO y defendieron con su libertad y su vida las ideas de éste. Sobre sus espaldas se estrellaron los garrotes que "compraban" algunos diputados de aquellos años en plena carretera.

 Fueron ellos los que cerraron durante días los principales pozos petroleros en protesta por el fraude electoral y sobre ellos llovió gas lacrimógeno en respuesta a su protesta.

Los chontales ya sin su líder político caminaron solos y crearon sus propuestas educativas como la Universidad indígena Latinoamericana en Centla que es el antecedente de la hoy Universidad Intercultural que se encuentran en Vicente Guerrero y en Tamulté de las sabanas. Un ejemplo de los frutos que da la organización.

Hoy quien fue arropado por las comunidades indígenas en Tabasco ha provocado inconformidad de grupos indígenas ante el anuncio de la futura secretaría de bienestar social quien ha señalado que la dependencia que atienda a los pueblos indígenas será una de sus subsecretarías, lo que representa un retroceso han dicho líderes indígenas. Ya veremos qué lugar ocupan en la próxima administración federal.





DEJA UN COMENTARIO