OPINIÓN

PUNTOS SUSPENSIVOS
05/12/2018

Un punto clave al que hizo referencia el Presidente Andrés Manuel López Obrador en su toma de protesta fue lo que sucede en Petróleos Mexicanos. El derroche, la corrupción de quienes manejan la empresa, así como los líderes sindicales, es producto de tener hoy una desolada industria.

AMLO dijo a manera de contexto que cuando se aprobó la reforma energética hace cuatro años se afirmó que se iba a conseguir inversión extranjera a raudales, como nunca.

El resultado es que apenas llegaron 760 millones de dólares de capital foráneo, lo que únicamente representa el 1.9 por ciento de la incipiente inversión pública realizada por Pemex en el mismo periodo, y apenas en 0.7 por ciento de la inversión prometida.

En los considerandos de las leyes aprobadas en ese entonces se aseguraba que en ese año íbamos a estar produciendo 3 millones de barriles diarios, y la realidad es que estamos extrayendo solo 1 millón 763 mil barriles diarios. Es decir, 41 por ciento menos de lo estimado y con tendencia a la baja.

"Es tan grave el daño causado al sector energético nacional durante el neoliberalismo, que no solo somos el país petrolero que más gasolinas importa en el mundo, sino que ahora ya estamos comprando petróleo crudo para abastecer a las únicas seis refinerías que apenas sobreviven, téngase en cuenta que precisamente desde hace 40 años no se construye una nueva refinería en el país".

Sobre estos acentos, el tabasqueño sabía que era necesario apretar la cuña, y para sanear esa parte debería colocar a una persona de todas sus confianzas, así es como llega Octavio Romero Oropeza, quien en un principio fue criticado, ya que decían que no tenía la experiencia para ocupar dicho cargo.

Durante varios sexenios han estado –en efecto- algunos especialistas, quienes argumentan a través de documentos tener capacidad, sin embargo, en la práctica todas esas acciones fueron enterradas, porque los resultados están a la vista: de forma general, un desastre que dejó en crisis al sector, no de hoy sino desde varias administraciones atrás.

Como una fórmula, Romero Oropeza adelantó que Pemex ya no sufrirá más desmantelamientos y privatizaciones.

Anunció que Petróleos Mexicanos tendrá un incremento presupuestal considerable que le permitirá, entre otras cosas, la rehabilitación y mantenimiento de las refinerías de Cadereyta, Madero, Minatitlán, Tula, Salamanca y Salina Cruz; así como, para la construcción de la nueva destilería de petróleo en Dos Bocas, Paraíso, Tabasco.

El nuevo director sabe que esta empresa atraviesa por una crisis profunda que no parece tener salida en el marco de la política económica de la que viene, y en el de su propia estructura institucional.

Ante esos retos indicó que se aplicará la austeridad para poder impulsar nuevos proyectos, sumado al combate a la corrupción.

La tarea es difícil, ardua, complicada, pero se necesitan personas como Octavio Romero para que la barca retome su rumbo, y en cadena, los beneficios lleguen pronto a los mexicanos.

PARÉNTESIS

INICIÓ la logística para la toma de protesta de Adán Augusto López Hernández como Gobernador Constitucional de Tabasco. De acuerdo a información de su equipo la fecha está programada para el 31 de diciembre al mediodía. (kundera_w@hotmail.com)





DEJA UN COMENTARIO