OPINIÓN

PUNTOS SUSPENSIVOS
07/01/2019

Desde hace algunos años, sobre todo en la era del PRI, el Instituto de Seguridad Social, conocido por sus siglas como el ISSET, sirvió como una caja chica para los gobiernos en turno.

Son las famosas pensiones las que viven un problema serio, y derivan en protestas, sobre todo cada fin de año, cuando desean que sus prestaciones aparezcan, y ven que no se les han depositado nada.

Aunque ahora, con la llegada de Fernando Mayans Canabal a ese instituto, adelantó que buscará hasta por debajo de las piedras para encontrar los recursos que de forma misteriosa no aparecen.

El ex senador de la república explicó que el tema es complicado, sin embargo, se tiene que tener viabilidad porque es dinero de los trabajadores, quienes vienen aportando por años, y se les hace los descuentos correspondientes para los servicios médicos, viviendas, pensiones y jubilaciones.

Lo que busca el funcionario una vez que se resuelva el problema es colocar candados para no repetir la historia. En un primer diagnóstico en la entrega recepción obtuvo que son varias las áreas en donde derivan los problemas, y se tienen que sanear, y solo por citar un ejemplo, la venta de licencias médicas.

Solo por mencionar una cifra, indicó que son unos 2 mil 400 millones de pesos por año en pagos y pensiones, pero falta hacer bien la cuenta, porque algo no cuadra.

Del otro lado está la crisis hospitalaria, donde falta oxígeno, medicamentos, e incluso comida para los pacientes que se quedan internados.

Para Fernando Mayans el ISSET es un "cuchitril", con edificios que no cumplen normas de protección civil, desorganizados, sin embargo, el compromiso no es quedarse en ese punto, más bien es equilibrar en todos los sentidos lo que sucede adentro de la institución.

El ex diputado local y federal dijo que todo depende de las decisiones que se vayan tomando para encausar el rumbo, lo que le puede llevar desde uno a un año y medio, pero lo interesante es dar ese primer paso, sin hacer negocios ni caer en la corrupción.

El reto mayor será el mirar hacia atrás, escarbar y encontrar el dinero de las pensiones, tal vez llegar a la época de las inundaciones en la entidad, de la que se dice, ahí fueron a parar las prestaciones económicas, lo que caería en un delito.

El ISSET hoy es un verdadera "papa caliente", y se necesita de mucha experiencia para sacarlo adelante. La confianza recayó en Fernando Mayans Canabal, quien ahora tiene ese compromiso.

Por lo pronto el cauce de las investigaciones siguen vigentes, y como resultado adelantó que habrá denuncias en contra de quienes resulten responsables, incluyendo de las cabezas que estuvieron en las distintas dependencias y que no hicieron las aportaciones, como es el Colegio de Bachilleres que debe cerca de 800 millones de pesos.

Por lo que se entiende el problema es mayúsculo... real, y llevará su tiempo arreglarlo.  

PARÉNTESIS

Durante la presentación del Programa de la Zona Libre de la Frontera Norte, Tijuana, Baja California, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador afirmó que desde hace 19 años se tenían contabilizados los montos por el robo de combustible a Petróleos Mexicanos. Detalló que por este delito, ascienden a más de 60 mil millones de pesos, y que desde la administración de Vicente Fox se tenía conocimiento, y se hacía el descuento por el robo de combustible. (kundera_w@hotmail.com)





DEJA UN COMENTARIO