OPINIÓN

PUNTOS SUSPENSIVOS
11/01/2019

El gobernador del estado, Adán Augusto López Hernández, dio un respiro a los usuarios de combis, taxis y Transbus, por lo menos de seis meses.

Después de que las diferentes uniones de servicio de transporte subieran el precio del pasaje, lo que afectó de manera directa al bolsillo de la población más vulnerable, sobre todo porque se vino a sumar a la cuesta de enero.

Desde que se hizo el anuncio no gustó. Por un momento las personas guardaron silencio, pero empezaron los enfrentamientos verbales con los conductores de las diferentes unidades, ya que nunca quedó claro el tema del aumento al pasaje.

Fue el pasado martes cuando vecinos del fraccionamiento Carlos Pellicer Cámara, ubicado en la carretera Villahermosa-Frontera bloquearon los cuatro carriles del tramo carretero en rechazo al tema tarifario. Se encendieron las luces de alerta.

Tomando en cuenta que al cierre del 2018 se dieron intensas manifestaciones en varios puntos de la ciudad, de inmediato el mandatario Adán Augusto López Hernández convocó a una reunión con los diferentes sectores, y ahí se determinó no incrementar el pasaje. Un acto de sensibilidad social.

En una mesa de trabajo, el Ejecutivo local junto a los líderes acordaron que será el nueve de julio cuando se revise la autorización que viene del pasado 31 de diciembre, y que por lo pronto se posponía el incremento.

López Hernández señaló que la secretaria de Movilidad, Egla Cornelio Landero, se encargará de mantener reuniones con el gremio, y cada 45 días serán con él. Una modalidad del diálogo directo.

Lo que se busca es realizar estudios en el transporte, pero que igual no afecte a los usuarios, y que la noticia del alza no sea de golpe.

El aumento se tendrá que dar en algún momento, pero quizá no de la forma en se hizo. Ahora el usuario sabe, está enterado que el método es otro, y le da tiempo de prepararse, por lo menos mentalmente, lo que evitará las molestias.

Ante todo se observa que existen ya los acuerdos, bajo una sola acción: el diálogo, sobre todo con un grupo tan complicado como son los transportistas, quienes están acostumbrados a presionar tomando calles y carreteras.

Ahora falta saber si los conductores, caso específico de taxis, entran en la dinámica de entender que no habrá aumento.

Una tarea que tendrán los dirigentes es convencer primero a los concesionarios, y éstos a su vez a los trabajadores, de lo contrario habrá un choque, no por falta de entendimiento sino por capricho.

La propuesta quedó en la mesa. Se busca orden y menos imposiciones. El trabajo deberá ser en conjunto, y siempre considerando el entorno social. De nada sirve conciliar arriba si abajo no atienden el mensaje.

Queda pendiente el otro punto -igual de sensible- el combate al pirataje, a uso de unidades clandestinas, que durante un largo tiempo ha ocasionado malestar entre los mismos gremios, culpando al ex secretario de Comunicaciones y Transportes, Agustín Silva, de haber permitido que creciera. Es tiempo y oportunidad de poner orden.

PARÉNTESIS

El subsecretario de Salud, Manuel Adalberto Pérez Lanz, destacó que no sería correcto despedir a los trabajadores que tienen años laborando en esa institución; por esa razón apuntó que no se cometerá ninguna injusticia, sobre todo cuando han dejado parte de su vida ahí. Sin duda que en los ajustes tiene que haber mucha mesura y elevado sentido de responsabilidad. (kundera_w@hotmail.com)





DEJA UN COMENTARIO