OPINIÓN

Salud, un sector al que se le apuesta todo
08/07/2019

El oligopolio que afecta la salud pública de los mexicanos y su resistencia a seguir las nuevas reglas de operación en la adquisición de medicinas en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador va más allá de la política practicada durante varias décadas, y demuestra que los negocios están primero antes que la vida de los seres humanos.

Los vicios adquiridos durante tanto tiempo, aquellos que dejaban jugosas ganancias a las comercializadoras de medicamentos con las instituciones encargadas de cuidar la salud pública no quieren ceder, y buscan presionar al gobierno federal para que éste acepte las condiciones que sólo los beneficia como proveedores al ofrecer el sobreprecio de los productos en cuestión.

Elevar los costos es una costumbre que ciertos proveedores se resisten a modificar; hoy el Gobierno adquiere medicamentos por 7 mil millones de pesos y se ahorra alrededor de mil millones, lo cual comprueba que quienes tienen el control de decidir los precios no tienen ninguna intención de abandonar su alevosa actitud ante los problemas de salud pública.

Un ejemplo de lo anterior es lo que acontece en Tabasco en el caso del Isset, donde hay recursos para la compra de medicinas y material de curación, pero los proveedores se niegan a vender a un costo justo lo que se necesita en este sistema de salud.

La Ley de Adquisiciones, Arrendamiento y Servicios del Sector Público busca la manera de adquirir por la vía directa, y de modo inmediato los medicamentos para garantizar la salud de los derechohabientes del sector en el país.

Esa minoría empecinada y mal acostumbrada a elevar los costos deberá entender que estamos en un proceso de cambio, y que nuestro país merece una mejor calidad de vida, donde la corrupción se elimine de ese cuadro básico del comportamiento de unos cuantos.

Dijo que sería una contradicción que su gobierno surgido de un movimiento popular no destinara recursos para brindar servicios de salud pública a quienes lo requieran.

El presidente señaló que los empresarios afectados por los nuevos mecanismos de adjudicación de contratos de obra pública o adquisición de medicamentos es de donde surgió la percepción de que el sector salud carece de medicamentos.

Reconoció que si bien la situación actual es apremiante, a lo largo del sexenio se invertirá lo necesario para tener un sistema de salud pública gratuita y de buena calidad.

Un dato es que en el sexenio pasado se contrató la construcción de 270 hospitales y centros de salud, que no fueron concluidos, y se adquirieron 90 mil millones de pesos en medicamentos que inexplicablemente no llegaron a los hospitales o clínicas.

El sector salud deberá sanearse, el tiempo es apremiante y en este rubro es delicado esperar. Por eso es importante apostarle todo.

PARÉNTESIS

El secretario de Educación de Tabasco (SETAB), Guillermo Narváez Osorio señaló que no dejarán que profesores que fueron cesados por otras razones, se reinstalen junto con los que fueron dados de baja por la pasada reforma educativa. Precisó que son 140 los docentes que serán restablecidos, los cuales ya están en un listado, por lo que no tienen por qué surgir nuevos nombres. ( kundera_w@hotmail.com)





DEJA UN COMENTARIO