OPINIÓN

San Francisco de Asís, entre la religión y cultura
09/10/2019

A San Francisco de Asís se le ha relacionado con los llamados "cordonazos". Explicado de otra forma, son las intensas lluvias que se pueden presentar –por lo regular- el día de su celebración, que fue el 4 de octubre.

Otra forma de celebrar a este patrono es la fiesta que le veneran los habitantes de la Villa Tamulté de las Sabanas, donde cada año se reúnen los feligreses para ser testigos de bailables y la gastronomía en honor a San Francisco.

De acuerdo a la historia en el siglo XVI los habitantes de la zona indígena de Tamulté de las Sabanas empezaron a idolatrar al dios Kantepec, a quien le ofrendaban sus cultivos, sin embargo, a la llegada de los españoles, estos dejaron en la zona la imagen de San Francisco de Asís, quien se convirtió desde entonces en el santo patrono de la Villa.

En esta ceremonia se rescata el baile del caballito, así como los platillos tradicionales de la región, sin olvidar los cantos, cuyos coros hacen que las plegarias se eleven como un papalote hasta pretender tocar el cielo.

Sobre la tierra anda la gente, traen sus ofrendas a San Francisco de Asís, le piden que sus milpas sean bendecidas para la próxima cosecha. Ante él, cientos de lugareños se inclinan, cierran sus ojos, y con una vela en la mano empiezan a orar.

Las tardes en Tamulté de las Sabanas en esta época se tornan oscuras. Aunque sus pinceles no quieren hacer caso a esta naturaleza, porque en esta villa existen personas con plumas de colores, con sonrisas que dan vida e inyectan más vida a quien la visita.

La danza, el teatro, la música de viento, su iglesia, el parque, sus calles, las tradiciones que guarda cada una de sus familias que de noche toman el café con un pedazo de tortilla de totoposte de maíz tierno, enmarcan la festividad.

Aquí las mujeres son fuertes. Los niños tienen en sus miradas luz de ángeles, y sus hombres están acostumbrados ir al campo. Por esa razón dan gracias a la madre Tierra; mientras los ancianos, guardianes del conocimiento, sus únicas armas son la memoria y la palabra.

Para ellos San Francisco de Asís es la unidad del pueblo. No conocen la discriminación porque a nadie le dan la espalda. Al contrario, el pueblo es tan solidario que pueden compartir el chorote o el tamal, la tortilla o el café.

La fiesta, que en un principio es religiosa, poco a poco se va fusionando con lo cultural y el misticismo.

Aquí por un momento se olvida la pobreza, por un momento todo se convierte en esperanza: Tamulté de las Sabanas con su San Francisco de Asís en cada octubre.

PARÉNTESIS

El director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, y el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, llevaron a cabo gira de trabajo en el municipio de Cárdenas. En un primer punto entregaron mobiliario escolar en beneficio de la población del Jardín de Niños "Luis Donaldo Colosio". En el parque Domingo Colín se efectuó la entrega de unidades médicas como parte del programa por la Salud y la Educación.  Encuentro cordial entre ORO y Adán Augusto. (kundera_w@hotmail.com)



MÁS CONTENIDO DEL AUTOR


DEJA UN COMENTARIO