OPINIÓN

SELVA TABASQUEÑA

SELVA TABASQUEÑA
07/01/2019

El juicio de la historia está llegando demasiado pronto, el que llego a ser considerado por propios y extraños como un hombre de Estado enfrenta exponenciado el desgaste natural que el ejercicio del poder impone, esto se puede palpar en todos lados y en todas la platicas donde sale a relucir su nombre; en tanto él, nunca olvidará como, cuando y con qué construyo su "honorable hoja de vida", hoy, él más que nadie sabe con qué líneas terminará su amplio expediente curricular.  

Arturo Núñez Jiménez, muy seguro, nunca olvidará aquel momento en el que abanderaba marchas con cartel en mano con la leyenda: "Si no puedes renuncia, adiuuu..." –sin embargo ya como gobernador a muchos que no pudieron, los aguantó de mas, fue pues leal con los que le acompañaron, pocos supieron retribuírselo, otros, la mayoría, prefirieron la simulación y el comodismo-; nunca olvidará los rostros de algarabía, pero más aún de esperanza que por miles había en la plaza de la Revolución aquella noche en que el conteo en las urnas de las mesas directivas marcaban una clara tendencia a su favor, aquel día en que esos esperanzados sabían que a punta de votos habían sacado de la quinta a aquellos que mancillaron Tabasco. Nunca olvidará que prometió el Cambio Verdadero, que proclamo su "por amor a Tabasco", que tenía una ruta clara y que factores poderosísimos (caída del precio del crudo y en muchas ocasiones indiferencia de la federación) dieron al traste a su plan; logro el rescate, inicio la recuperación, pero no fue posible mantenerla y mucho menos vio llegar la consolidación, eso sí, cumplió a cabalidad aquello de no endeudar o comprometer el destino de las futuras generaciones, a pesar de que las presentes urgían, demandaban soluciones, ese gesto y convicción no fueron suficientes para llevar a Tabasco a buen puerto, y dejo el gobierno en medio de una crisis severa y con amplia animadversión social.

Nunca olvidará que utilizó atinadamente la metáfora de las siete plagas para ejemplificar la condición en que recibía la entidad –hoy como aquellos días, el escenario no es alentador-, nunca olvidará que el sector salud se caía a pedazos en aquel diciembre de 2012 –hace ya casi seis años se amortizó por su buena relación con Mercedes, hoy, la sociedad civil y gremio médico han metido el hombro- y en su gestión por lo que ha revelado el gobernador en funciones, poco o nada hizo para que el manto de la transparencia, rectitud y limpieza quirúrgica inundaran a los que le encomendó dirigir los destinos de una secretaría de gran significancia social; nunca olvidará que siempre manifestó su convicción democrática, en consecuencia fue leal militante de su partido, y mostro reconocimiento, respeto y apertura con los opositores, sin embargo, se debe decir que en el triunfo democrático y la amplia participación vio materializado el repudio y enojo ciudadano hacia su gestión, eso tampoco nunca lo olvidará...

Zarpazo. "...Que no quieran jugar a las vencidas porque va a triunfar la ley y la justicia...". Aplica para muchos temas y puede ir dirigido a muchos hombres y mujeres.





DEJA UN COMENTARIO