OPINIÓN

Sin cuerpo ni alma: Método y sistema para saquear
29/11/2019

De la ceremonia democrática de las comparecencias de los secretarios y secretarias del Gobierno del estado, se están dando a conocer no solo los avances en cada una de las materias, sino también el estado en el que se encontró la administración de cada una de ellas. En todos los casos se denuncia el mal manejo de los recursos y también un uso delictuoso de los mismos. Por poner unos ejemplos en educación se descubrieron 900 “aviadores” que cobraban sin desquitar el sueldo trabajando e incluso, en el colmo del descaro, supimos que varios de ellos viven en el extranjero. En salud dieron a conocer lo que todos sabíamos: que dinero federal que estaba destinado a compra de medicamentos, o para otros programas, se utilizó para pagar el salario del personal que por arte de magia había desaparecido y hasta el momento nadie sabe en que se utilizó o, lo más probable, en que bolsillos quedó. Dos ejemplos que dibujan el panorama en el que se han encontrado todas y cada una de las oficinas del gobierno del estado de Tabasco en el periodo que gobernó Martha Lilia y su esposo Arturo del que dice, con su gracia habitual Manuel Andrade, que duda de que se le haya instalado un marca pasos “porque no tiene ni cuerpo ni alma”. En este actuar se pone de manifiesto un método que es imposible que no aprobara la pareja gobernante ni su secretario de Saqueo, Amet Ramos. Hay un sistema evidente que consiste en que “como nos hemos robado todo lo que nos correspondía como gobierno del estado, usa el dinero federal sin temor a las consecuencias porque estamos seguros que tendremos impunidad”. Es básicamente lo que cualquier observador pensaría al ver el “modus operandi” de la banda de pillos que se encontraba al frente del gobierno de Tabasco. Publica ayer diario PRESENTE que: “El titular de la Secretaría de la Función Pública, Jaime Antonio Farías Mora, destacó que derivado de las distintas auditorías que han realizado del ejercicio 2018, la dependencia a su cargo interpuso ante la Fiscalía General del Estado (FGE), tres denuncias penales por un posible daño al erario público por 246 millones 369 mil pesos. Dijo que las principales observaciones a la pasada administración fueron en materia de salud, así como en el ISSET y DIF, donde no se pudieron solventar irregularidades. Dejó claro que en la dependencia que encabeza se trabaja con responsabilidad y por ello, si hubo personas que actuaron de mala fe en el pasado, deberán pagar las consecuencias”. Eso está muy bien pero, siempre hay el “pero”, no están denunciados ni Martha Lilia ni Arturo Núñez que es lo que todos, pero todos, los tabasqueños estamos deseando. Las evidencias están ahí a la vista de todos e insisto en que el hecho de que hubiera método y sistema implica automáticamente la responsabilidad directa del gobernante. Farías Mora dice con buen criterio que "No perseguimos a nadie, porque hacemos las cosas con apego a la ley, respetando principios y derechos, pero que quede claro que no doblaremos las manos ni fingiremos nada", apuntó. Y estamos seguros de que así será pero, otra vez el pero, están demostrados desvíos de al menos 6 mil millones de pesos y eso amerita al menos que la Fiscalía llame a quien por ley y por moral es el responsable que no es otro que Arturo Núñez como Gobernador y su esposa como cómplice necesario. Y eso está pendiente.




DEJA UN COMENTARIO