OPINIÓN

ESCALA CRÍTICA

Sin petróleo no hay recursos: el desafío para la Cuarta Transformación y México
26/10/2020

LOS ENERGÉTICOS son la columna vertebral del proyecto de la Cuarta Transformación. Lo fueron en la Tercera Transformación del gobierno del general Lázaro Cárdenas por una circunstancia fortuita –el abuso de las compañías extranjeras-, lo son ahora con Andrés Manuel López Obrador por una definición política...y por una necesidad práctica: los ingresos por la venta de hidrocarburos, así como la obtención de combustibles para el consumo (incluida la generación de electricidad) son determinantes en la generación de ahorros y en la disposición de recursos para una política de bienestar.

Como se sabe, el concepto de "bienestar" cruza todas las acciones del gobierno de López Obrador. Recordemos que en la definición de su plan para Pemex el Presidente indicó que la estrategia sería: tres años de rescate con presupuesto y reducción del pago de impuestos, y los otros tres años, la segunda mitad del sexenio, de obtención de recursos con la empresa petrolera para apoyar el desarrollo nacional.

Dijo en julio de 2019: "Que Pemex tenga recursos, pueda invertir, y que en los últimos tres años del sexenio ya con más producción, con excedentes, Pemex contribuya al desarrollo de México. Tres años para rescatar a Pemex y aumentar la producción y 3 años para destinar inversiones al desarrollo nacional: sembrar petróleo."

Esta fórmula, la de sembrar petróleo, fue acuñada por el escritor venezolano Arturo Uslar Pietri en 1936 y ha sido utilizada como una fórmula para referirse a no dilapidar sino invertir los recursos provenientes de una fuente no renovable.

LOS AMAGOS: TRUMP Y AMLO

EN UNA COLUMNA anterior (viernes 23 de octubre) me referí a la necesidad que considera el Presidente de una reforma constitucional en materia energética. Lo dijo en julio reciente, volvió sobre el tema en agosto y septiembre y el sábado pasado advirtió: "En el caso de que no se pueda fortalecer a la CFE y Pemex, voy a enviar una iniciativa de reforma a la Constitución para que vuelva a prevalecer el espíritu del artículo 27 Constitucional".

Esta reafirmación ocurrió durante su visita al complejo termoeléctrico de la CFE en Nava, Coahuila, y en el contexto de su respuesta a una carta que 43 legisladores de Estados Unidos enviaron a Donald Trump para pedirle que interviniera porque aseguran que las inversiones de empresarios de ese país en miles de millones de dólares "están amenazadas" por acciones del gobierno mexicano. Sostienen que eso sucede por la política de López Obrador para fortalecer a las empresas estatales de energía. Una clara oposición de intereses entre lo privado y lo público. ¿Recuerdos de 1938?

Sostuvo el Presidente que "no vamos a violar ningún a contrato, vamos dentro de los márgenes legales a darle preferencia a la CFE y Pemex, así de claro"; pero también anunció que "en el caso de que el marco legal no nos alcance porque con la reforma energética dejaron todo a favor de los particulares", procedería a enviar una iniciativa de reforma constitucional.

Un asunto complejo y delicado por sus consecuencias; pero también resulta muy obvio que al mandatario mexicano sus antecesores le dejaron una camisa de fuerza que le reduce capacidad de maniobra...aparte de los límites que ya de por sí establece el sistema neoliberal a nivel global. Con esos candados en la Reforma Energética y en la Constitución, no se ve cómo pueda hacer en seis años lo que se haría en doce, como lo expuso en mayo de 2018  aclarando que lo haría "sin reelección".

¿SE DESTRABA EL MORENISMO?

EL PROBLEMA para Morena en la actual circunstancia no es la práctica de la democracia participativa –asignatura pendiente- sino la eficacia como partido. El aspirante a la dirigencia nacional Porfirio Muñoz Ledo anunció que impugnará no sólo los resultados sino todo el proceso que llevó a Mario Delgado Carrillo a obtener la victoria en las encuestas organizadas por el INE y ordenadas por el TEPJF. Dice Porfirio que tanto el INE como el TEPJF violaron los estatutos de un partido al imponer la encuesta. Demasiado tarde: al participar en las condiciones pactadas, e incluso asumirse como ganador de las dos primeras valoraciones, aceptó las reglas del juego.

Lo que sigue ahora es la reorganización interna con miras no sólo al inminente proceso electoral del 2021 –con el necesario acuerdo para las candidaturas-, sino algo más trascendente aún: convertir a la coalición (partido) en un movimiento que respalde los próximos pasos que dará su fundador Andrés Manuel López Obrador quien tiene encima la sombra de Donald Trump y las elecciones en EEUU.

En efecto, mientras la mira de la "politiquería", como la califica AMLO, está en el reparto de alcaldías, diputaciones y gubernaturas, lo que le espera al régimen es mucho más determinante. En este sentido, vale la oportunidad voltear a mirar el proceso boliviano y la explicación que el ideólogo Álvaro García Linera ha dado al retorno –mediante un triunfo en las urnas- del Movimiento al Socialismo (MAS), que cobijó la llegada al poder de Evo Morales en 2006 y que resistió el embate de los militares y las fuerzas opositoras en 2019.

Sostiene García Linera, luego del aplastante triunfo de una coalición cuyos dirigentes inclusive tuvieron que exiliarse y que ahora regresan al poder: "creo que la lección es que si apuestas por procesos que benefician fundamentalmente a la gente más sencilla, más necesitada, más trabajadora, no estás fallando. Podrás tener problemas, podrás tener dificultades, contratiempos, estos recodos que se dan, pero es una apuesta que va con el sentido de la historia". (Revista Crisis, Argentina)

AL MARGEN

UNA INTERROGANTE obligada: ¿Todos en Morena van en el sentido de la historia? (vmsamano@hotmail.com)




DEJA UN COMENTARIO