OPINIÓN

ESTRICTAMENTE PERSONAL

Transformación, sin ocurrencias (por favor)
14/08/2018

Es grandilocuente y ambiciosa la enorme misión que se ha planteado Andrés Manuel López Obrador como su legado a la historia de la nación: la Cuarta Transformación. No escatima analogías con la Independencia, la Reforma y la Revolución, pero ¿cuál es ese cambio que hace pensar a López Obrador que reescribirá el rumbo que parecía manifiesto de México? Hasta ahora no se vislumbra nada de ese calado, pero nunca se ve la escala y trascendencia de los cambios hasta que se hacen, corrigen y consolidan. Se sabe cómo y cuándo empieza todo, pero no cómo y cuándo termina. En cualquier caso, si tan solo hace las cosas que ha prometido sin que se le deshaga el país en las manos, mucho habrá logrado.

López Obrador está todavía muy lejos de la estrategia de destruir todo para levantar lo nuevo de entre las cenizas. La Cuarta Transformación busca construir una sociedad igualitaria, como cada nuevo presidente se ha propuesto hace muchos sexenios, así como luchar contra la corrupción, como prometieron José López Portillo y Miguel de la Madrid. Todos han fallado, lo que subraya el tamaño del reto. Su Transformación, por lo que ha delineado, es reformista, no revolucionaria. Pero que nadie se equivoca. Si esas reformas las lleva a cabo tan cabalmente como ofrece, sentará nuevas bases de organización social.

Los contextos de su Transformación con las anteriores son distintos, pero al igual que aquellos, arranca desde una posición minoritaria. Es cierto que el 53% de los votantes sufragaron por él, para darle el mayor margen de victoria en la historia, como también que del padrón electoral, lo apoyó sólo una tercera parte en las urnas. Esto no regatea el tamaño de la victoria, pero modifica la forma como se procese el triunfo. No es un mandato claro y masivo, como ha sugerido, pero le permite tener el consenso nacional –por el tamaño de su votación- y la arquitectura institucional –las mayorías en legislativas federales y estatales- necesaria para ir construyendo el país de la Cuarta Transformación. No fue un cheque en blanco lo que le dieron los mexicanos, pero sí los suficientes recursos para hacer prácticamente lo que quiera.

Por lo que significa la posibilidad de cambiar todo de acuerdo con su visión de país, la Cuarta Transformación no puede reducirse al racimo de frases alegres y propuestas simplistas que han dominado las semanas de la transición. Las ocurrencias de muchos de quienes integrarán el nuevo gobierno, incluido López Obrador, se convertirán pronto en veneno si no se articulan como propuestas razonables y viables, que le permitan ir edificando su Dorado. 

En su equipo hay voces sensatas y experimentadas para correr sin tropezarse, como lo ha demostrado su equipo económico y el próximo secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. También hay figuras que conociendo al presidente electo y su poca tolerancia a que le lleven la contra, han preferido callar sus observaciones críticas que podrían ayudar a refinar el proyecto, lo que en el mediano y largo plazo, de mantenerse el silencio del temor, no contribuirán a que lo que se quiere hacer, se haga mejor. La única que ha asumido la responsabilidad que le toca es Olga Sánchez Cordero, futura secretaria de Gobernación, quien ha expresado públicamente lo que López Obrador no podrá hacer, aunque lo desee, porque estaría violando la ley. De esas voces se necesitan más, si existe un compromiso con la nación y no sólo con la persona.

Hay otras áreas donde las ideas están escasas, pero la creatividad declarativa rampante, como en el área de seguridad pública, que se convertirá en un naufragio que se chupará el enorme capital político que hoy tiene, si no revisa, sin prejuicios y con la mente abierta que él pide ser tratado, lo que considera su prioridad en el gobierno. La seguridad será la parte más sensible de su gobierno porque es lo más próximo y de impacto inmediato en la ciudadanía. Es lo más volátil y donde rápidamente se hacen comparaciones. Ahí, más que en ningún otro campo, las ocurrencias empiezan a ser de antología. ¿Reducir en tres años, por ejemplo, la tasa de homicidios dolosos de casi 20 por 100 mil habitantes a 4 por cada 100 mil? Esa tasa, literalmente, ni Donald Trump la tiene. Plantearla como compromiso en 36 meses, es un suicidio político.

Estas son el tipo de declaraciones de ocurrencias que le harán daño al gobierno de López Obrador. Hace unos días, su próximo secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, dijo en una entrevista que quedarían fuera de la amnistía que propone el presidente electo, aquellos que hubieran cometido delitos de lesa humanidad, pero cuando describió cuáles eran –por cierto, sin que se lo preguntaran-, habló de delitos del fuero común, uno del fuero federal y ninguno en la categoría que señaló. Desplegar a los futuros funcionarios del gobierno para que se vayan haciendo cargo de sus cosas es inteligente, pero para llevar lo teórico a lo práctico, conocimiento es lo que deben demostrar.

La Cuarta Transformación no puede asentarse en arranques o caprichos. Por ahora se les puede perdonar todo, porque apenas se enterarán de las entrañas del monstruo de país que van a gobernar y cuáles son los alcances y desafíos reales que tiene el gobierno. Pero no les queda mucho por delante antes de sentarse a dirigir el país. La Cuarta Transformación, si es real, requiere seriedad. La campaña, como dice López Obrador, ya acabó. Ahora les toca gobernar. Entre una y otra, la diferencia es enorme.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx

twitter: @rivapa





DEJA UN COMENTARIO