OPINIÓN

OPINIÓN

Un sismo que se convirtió en electorero
08/09/2018

Ayer se cumplió un aniversario de los sismos que afectaron a los estados de Chiapas, Oaxaca, Ciudad de México, Guerrero, Tabasco, Puebla y Estado de México. Los movimientos telúricos cobraron decenas de vida en los estados de Oaxaca y Chiapas; en otras entidades, como Tabasco, hubo cientos de casas dañadas (pero este último no fue considerado en la reconstrucción).

La intensidad del movimiento fue calculada en 8.2 grados, una intensidad no registrada desde hacía más de un siglo según datos difundidos por el servicio sísmico nacional a cargo de la UNAM. El epicentro se ubicó a 140 km al suroeste de Pijijiapan, Chiapas.

Entre los daños reportados en Oaxaca fue de al menos 57 mil casas, mientras que en Chiapas se contabilizaron 53 mil 395 y viviendas con dañadas por el movimiento de las placas terrestres. El gobierno federal de inmediato activó los mecanismos de apoyo en casos de emergencia y desastres en México.

En los estados de Chiapas y Oaxaca la situación fue aprovechada por sus gobiernos estatales para solicitar a sus Congresos autorizaciones para contraer deuda y poder apoyar a sus gobernados afectados por el fenómeno natural, a unos días de iniciarse un proceso electoral.

No fueron los únicos políticos a los que se les ocurrió sacar raja ante una situación que se amplió a otros estados ante los sismos que ocurrieron dos semanas después, el 19 de septiembre, en la que estados del centro del país se vieron afectados materialmente y con decenas de pérdidas humanas.

Partidos políticos nacionales fueron presionados por la sociedad para que renunciaran a sus prerrogativas y esos recursos se destinaran para la reconstrucción de los estados afectados ante la insuficiencia de los recursos del FONDEN.

Ningún partido dijo que no ante el temor de quedar mal frente al electorado. Hay registro de que cinco partidos regresaron recursos vía hacienda para su integración a una bolsa de apoyo.

Otros decidieron abrir su propio mecanismo financiero para hacer llegar los apoyos a los afectados, situación que hace unos meses fue puesto en el escenario nacional ante un posible uso político de los recursos. Ya la máxima autoridad nacional en la materia ha dicho que no hay prueba de tales fines. Es el caso de Morena, partido al que exoneraron de las sanciones impuestas por el INE.

Todos los recursos privados nacionales e internacionales se fueron a un fideicomiso denominado Fuerza México mediante el cual se han destinado 6 mil 844 millones 389 mil 946 pesos para apoyos parciales inmediatos y 22 mil 810 millones 342 mil 755 pesos para el proceso reconstrucción.

Los sectores reportados con mayor necesidad de recursos fueron educación y vivienda, a cada uno de ellos el fideicomiso les programo aplicar más de 10 mil millones de pesos.

Sin embargo, a un año de haber ocurrido los sismos cientos de afectados, algunos de ellos perdieron todo, siguen esperando los apoyos prometidos. En la ciudad de México se han organizado para exigir bajen los apoyos ante las condiciones de peligro en la que habitan las viviendas que no han podido ser derribadas o reforzadas, teniendo que vivir literalmente en la calle.

Los sismos del mes septiembre del año pasado dejaron en evidencia que la cultura de protección civil no ha permeado en la sociedad mexicana. Que los mecanismos financieros de apoyo en estas situaciones cruzan por trámites burocráticos largos que no corresponden a la realidad, pero sobre todo que la corrupción sigue imperando en nuestro país, en todos los niveles de gobierno, con costos muy altos para la sociedad.

Todo esto debe ser parte de los insumos que debe aprovechar el próximo gobierno para fortalecer los mecanismos institucionales para la prevención de desastres. Es cuestión de vida o muerte.

POSTDATA

El gobernador Arturo Núñez aseguró que su administración está haciendo todos los trámites necesarios para enfrentar el problema de liquidez que existe actualmente. Todos los compromisos de pago serán solventados, puntualizó, al referir que Tabasco depende de los recursos que envía la Federación. Recordó que 94 de cada cien pesos que se reciben en la entidad provienen del gobierno central. Hay que evitar la desesperación, y también cuidar de no atizar los conflictos.





DEJA UN COMENTARIO