OPINIÓN

Usos y Costumbres, ¿con libertad para matar?
02/05/2018

Algunos pueblos viven bajo un régimen llamado “Usos y Costumbres”. Tabasco, sobre todo en algunas zonas indígenas, tiene marcado ese precepto, el cual se rige bajo la forma de autogobierno, lo que está sustentado en el artículo Segundo de la Constitución Política Mexicana, apartado A, Fracción Primera y Segunda.

Se refiere a reconocer y garantizar el derecho de los pueblos y comunidades indígenas a la libre determinación y autonomía para decidir sus formas internas de convivencias y organización social.

Dichos Usos y costumbres deben ser respetados por el Estado, donde entran: normas internas de los pueblos y comunidades indígenas, el ámbito de las relaciones familiares, de la vida civil, de la organización de la vida comunitaria y en general de la prevención y solución de conflictos en el interior de cada comunidad, siempre y cuando no contravengan a la Constitución Política del Estado, las leyes estatales ni vulneren los derechos humanos ni de terceros.

Hasta ahí queda clara la función u objeto de esa ley interna, sin embargo, en ciertos lugares ha sobrepasado el límite de la ley, a tal grado que en lugar de aplicar el derecho a juzgar a una persona, le quitan la vida.

Fue el caso de un joven acusado de robar una motocicleta en la comunidad de Tocoal, quien fue llevado, amarrado, hasta la plaza central de Tamulté de las Sabanas, donde le prendieron fuego, y por la gravedad de las quemaduras murió.

El hecho lo filmaron, y de inmediato lo subieron a las redes, justificando que los delincuentes ya estaban advertidos desde hace año y medio, e incluso, en la comunidad de Buenavista existe un tablero que señala el tipo de castigo que se aplica de acuerdo al delito cometido.

Otra acción similar ocurrió el mismo día 29 de abril, pero en la Villa Vicente, Guerrero, lugar donde se linchó a otra persona, acusada por el delito de robo, y que aún se encuentra grave por una herida de arma blanca.

Por su parte, el gobierno del estado reprobó los hechos ocurridos, y en apego a la Ley y a su autonomía, la Fiscalía General del Estado ha informado que actuará en consecuencia para el deslinde de responsabilidades.

La advertencia a la población es que no se puede hacer justicia por propia mano, porque no es, ni será aceptada por las autoridades bajo ninguna circunstancia.

En una reunión en la misma Secretaría de Seguridad Pública, los delegados de la zona indígena de Tamulté de las Sabanas dijeron que darían un voto de confianza a las acciones que realiza la SSP para que dentro del marco legal disminuyan los delitos y se fortalezca la tranquilidad en sus comunidades, al tiempo que reprobaron los hechos ocurridos el pasado domingo en esa localidad.

Sobre la inseguridad que prevalece en aquella zona, se acordó realizar una mesa de trabajo en conjunto con el fin de bajar el índice delictivo.

El trabajo tiene que ser coordinado, gobierno y sociedad, porque debe existir un solo fin, aplicar el estado de Derecho.

PARÉNTESIS

SUJETOS asaltaron y agredieron al ex rector de la Universidad de la Chontalpa, Ramón Figueroa Cantoral, a quien le amputaron la mano izquierda. El fiscal Fernando Valenzuela Pernas dijo que en total fueron cuatro personas. Ya se trabaja en la ubicación exacta para dar con los agresores.

puntossuspensivos1703gmail.com





DEJA UN COMENTARIO