OPINIÓN

ESCALA CRÍTICA

Usumacinta, otro factor de vulnerabilidad para Tabasco; alerta en región de Los Ríos
24/11/2020

TABASCO, al igual que Chiapas, siguen en estado de emergencia. Más allá de los formalismos legales que en las más recientes declaratorias de la Coordinación Nacional de Protección Civil reconocieron ayer a seis municipios tabasqueños en estas condiciones: Tacotalpa, Balancán, Centla, Emiliano Zapata, Jonuta y Tenosique. Estos cinco últimos amenazados seriamente por el aumento en los niveles y desbordamiento del río Usumacinta.

Antes, por las inundaciones registradas entre 28 de septiembre y 4 de octubre de este año, Protección Civil nacional reconoció la situación crítica de Jalpa de Méndez y Nacajuca, así como Centro, Balancán, Jalapa, Tacotalpa y Teapa. Aunque Macuspana tuvo su declaratoria oficial, la CNPC dio por concluida esa etapa por considerar que la situación anormal generada por los fenómenos meteorológicos había "disminuido a niveles aceptables". Son formalismos, como usted podrá observar, que no se ajustan a la situación real.

Es por eso que además del todavía existente Fondo de Desastres Naturales (Fonden, ahora denominado Fondo para la Atención de Emergencias), el gobierno federal ha echado mano de otro tipo de acciones de urgencia como las encabezadas por la Secretaría de Bienestar que ayer inició un segundo censo de damnificados para la limpieza de sus hogares, así como para la reposición de enseres domésticos. Muchas viviendas van por la segunda vuelta de apoyos porque fueron inundadas en la primera oleada de finales de septiembre y principios de octubre. Al paso que vamos será necesario un tercer censo para la zona de los ríos, independientemente de lo que se debe hacer para atender los daños en la agricultura y la ganadería que son el motor de la economía social del estado.

Para el gobierno de estado, son los 17 municipios considerados en estado de emergencia. La alerta continuará hasta mediados de diciembre.

En Chiapas, la declaratoria oficial de emergencia abarca unos 30 municipios de los 124 existentes en aquella entidad. A diferencia de Tabasco, donde el municipio más pequeño (Jonuta), tiene unos 40 mil habitantes, en Chiapas hay demarcaciones de apenas de 3 a 5 mil pobladores. En términos totales, para Tabasco se habla de más de 500 mil damnificados, en tanto que para Chiapas la cifra alcanza los 100 mil.

UNA TRAS OTRA, IMPACTOS

EL FIN de semana reciente los anuncios de alerta fueron para las poblaciones ubicadas en las márgenes del río Usumacinta y su zona de impacto: Tenosique, Zapata, Balancán, Jonuta y Centla, mientras continuaban los trabajos de rescate y atención a las poblaciones afectadas por el desbordamiento del río Grijalva, por el desfogue de las presas y por las avenidas de los llamados "Ríos de la Sierra", afluentes que no tienen ninguna obra de control hidráulico.

Como usted sabe, en la primera oleada de inundaciones de finales de septiembre y principios de octubre, las poblaciones más afectadas fueron aquellas en donde tiene impacto el río Grijalva en sus dos vertientes. Agudizada por el desfogue de las presas. La segunda oleada se combinó con los volúmenes de agua que aportaron las lluvias al Grijalva como las que alimentaron los ríos de la sierra y la extensa zona lagunar de la planicie. La tercera oleada que se vive actualmente corresponde a la región del Usumacinta, considerado el más caudaloso del país.

Para que tengamos una idea de los volúmenes de agua en un comparativo entre Grijalva y Usumacinta, se estima que Grijalva tiene un caudal medio de 2 mil 750 metros cúbicos por segundo (1 mil 20 el Samaria y 1 mil 550 el Grijalva frente a Villahermosa), un caudal que se modifica con las aportaciones extraordinarias  programadas de la operación de las presas. En cambio, del Usumacinta se reporta un caudal medio de 5 mil 250 metros cúbicos por segundo, aunque en la parte alta viene con 3 mil 250 mts3/seg.

El caso es que la actual temporada de lluvias y huracanes –esta última se alargó y fue mucho más intensa-, nos ha mostrado otra vez la enorme vulnerabilidad del territorio (y por lo tanto de sus habitantes). Es precisamente de las situaciones extraordinarias de donde tenemos que sacar lecciones para la vida cotidiana si queremos reducir los riesgos.

Hay también una lista en la agenda de vulnerabilidades en las que por lo menos cuatro son de urgente atención: territorial, delictiva, sanitaria y social (pobreza).

MEDIO SIGLO

FALLECIÓ el diplomático e intelectual Víctor Flores Olea, integrante de la llamada "Generación del Medio Siglo" a lado de Enrique González Pedrero, Luis Villoro, Carlos Fuentes, Porfirio Muñoz Ledo, Julieta Campos, Salvador Elizondo, Ricardo Garibay, Miguel León Portilla, Inés Arredondo, Margo Glantz, María Luisa Mendoza, y una larga lista de destacados mexicanos que se reunieron en torno a una revista que tuvo el nombre de "Medio Siglo", a la que siguió "El Espectador".

Flores Olea fue uno de los más notables directores de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, centro de estudios dirigido por González Pedrero cuando aún era Escuela de Ciencias Políticas y que durante el mandato del tabasqueño pasó a ser facultad. Don Víctor es reconocido por su acendrado nacionalismo, pero también por su apertura al pensamiento universal.

AL MARGEN

HAY EN MÉXICO más de 4 mil 450 embalses de agua.  Tres de las más grandes presas están ubicadas en Chiapas (Nezahualcóyotl-Malpaso, Belisario Domínguez-Angostura y Manuel Moreno-Chicoasén) y junto a la de Peñitas tienen como función principal generar electricidad. Sobre el tema hablaron ayer en TVT-Corat, Rodolfo Uribe, Ángel Díaz Perera, Gonzalo Oyosa Lastra y Ricardo León Caraveo, en un programa conducido por Jorge de Dios. (vmsamano@hotmail.com)




DEJA UN COMENTARIO