OPINIÓN

Vuelta Continua
11/09/2018

José Martínez

Los compromisos de Andrés Manuel López Obrador para Tabasco siguen firmes y van en serio, sin importar que para conseguirlos se requiera movilizar toda la voluntad política que hasta ahora ha faltado. Durante su visita a Tabasco este fin de semana para reunirse con empresarios del ramo petrolero, el paisano presidente electo aseguró que estará a la altura de las expectativas, las cuales sabe que son muy, muy altas.

Los compromisos que hizo a título personal en el estado recaerán principalmente en el gobernador electo Adán Augusto López Hernández, pero antes de que eso ocurra la labor está en manos de la mayoría en la Cámara de Diputados y la de Senadores. La labor de los legisladores, primero en el Congreso de la Unión, debe ser cuadrar los números para que a Tabasco efectivamente le llegue un caudal de recursos importantes, tal y como están en este momento las finanzas públicas.

Una vez que se conozcan los recursos de los que dispondrá el estado, tocará a los legisladores locales garantizar un presupuesto que le permita a Adán Augusto sacar adelante los temas más sentidos por la población, desde luego, junto con los proyectos que sean financiados directamente desde el gobierno federal y que serán coordinados por Carlos Merino. Los engranes de la compleja maquinaria del poder tendrán que alinearse con efectividad para que lo que fácil se ha dicho, se cumpla.

Los compromisos parecen mayúsculos, tomando en cuenta el trato que Tabasco ha recibido de la federación los últimos 18 años: 60 mil empleos permanentes para la reforestación de la Chontalpa, Tenosique, Balancán y la Sierra; el doble de recursos para las pensiones de los adultos mayores y personas con discapacidad; becas para todos los estudiantes de nivel preparatoria y  para los universitarios de escasos recursos... por no hablar de la refinería en Dos Bocas, el Tren Maya que pasará por Tenosique y el impulso a la agroindustria.

Sin embargo, el gobierno electo debe primero "desenredar" las finanzas de la Secretaría de Salud y asumir el desafío de cambiar la percepción en materia de seguridad con medidas que permitan a los tabasqueños sentirse más seguros a partir de hechos. Sería fácil para la mayoría morena encarnizarse contra los secretarios Rommel Cerna y Jorge Aguirre Carbajal por una crisis que tiene un componente real fincado en el manejo de las finanzas y su aportación a nivel federal, y otro componente mediático que magnifica las carencias al grado de que para muchos ciudadanos, la situación es peor que la vivida al final del sexenio de Andrés Granier Melo. Son situaciones distintas.

Si el futuro gobernador López Hernández estará ocupado atendiendo lo urgente al mismo tiempo que lo importante, los alcaldes tendrán que ponerse a trabajar también en lo necesario para sus municipios. Proyectos de infraestructura, así como políticas de prevención de la violencia no deben faltar en ninguna demarcación.

El borrón y cuenta nueva a partir de enero –cuyos detalles están todavía por definirse-, sin duda ganará un bono democrático que puede ayudar a proporcionarle más tiempo a las autoridades de los tres niveles de gobierno para coordinarse en la atención de los demás compromisos. Y aunque es muy fuerte y amplio el respaldo a Andrés Manuel, este bono no es infinito, menos para el resto de los funcionarios electos.

Estar a la altura de las expectativas requerirá una ardua labor de coordinación, mucha comunicación, y sobre todo, una capacidad política de negociación y diálogo. Con fuerza de sobra para despegar el vuelo, para mantener el rumbo será forzoso atender a las voces críticas y prestar atención a las demandas de los ciudadanos.

PRIMERA PARADA

Fue muy prometedor y esperamos de buen augurio la presencia de todos los gobernadores del sureste en la reunión en la que Andrés Manuel López Obrador presentó el proyecto del Tren Maya. En especial quisiera destacar que al encuentro hayan acudido los tabasqueños Adán Augusto López, gobernador electo, y Arturo Núñez Jiménez, gobernador en funciones. Más allá de las diferencias coyunturales, o de los "amarra navajas", lo importante es que existan propuestas de desarrollo real para la entidad.

SEGUNDA PARADA

Ya que hablamos de la reciente visita de López Obrador a esta zona, muy importante para Tabasco fue la confirmación de las acciones que emprenderá el nuevo Presidente. Los proyectos en territorio tabasqueño deberán detonar una respuesta a la grave crisis complicada por la Reforma Energética, que fue más una subasta de los energéticos. Por elemental seguridad estratégica nuestro país debe recuperar el control de esos recursos. Y eso pasa por Tabasco.

PARADA ESPECIAL

No hay que dejar de insistir en que la autonomía de las universidades no puede ser extraterritorialidad para la operación de grupos que atentan contra la integridad y la vida de los jóvenes. Hay que defender la libertad de cátedra, pero hay que combatir a la delincuencia, tanto de cuello blanco como a los mercenarios conocidos como "porros".





DEJA UN COMENTARIO